El camino a la paz mental

Fotolia_98380742_XS copy
Fuente: Fotolia_98380742_XS copia

Los clientes vienen a mi práctica buscando alivio de la adversidad que enfrentan. Divorcio, muerte, depresión … cualquier cantidad de eventos difíciles los han llevado a programar una cita conmigo. Están buscando paz mental y no pueden encontrarlo por sí mismos.

En este post, te proporcionaré el camino simple para descubrir este esquivo estado mental.

Antes de describir cómo liberar tu mente de los pensamientos y experimentar paz mental, permíteme describir qué son los pensamientos. Son respuestas espontáneas que surgen en nuestra mente y están ligadas a nuestro condicionamiento. Este es un proceso subconsciente que es natural y para la mayoría de nosotros no se puede cerrar por completo.

Cada persona tiene sus propios patrones de pensamiento. Son el resultado de experiencias a las que hemos estado expuestos y que hemos tenido en el pasado. En nuestra vida cotidiana, los usamos para etiquetar eventos y oscilan entre dos polos: el miedo y el deseo.

Queremos más de algunas cosas y si no las recibimos, no estamos contentos. Y si recibimos lo que queríamos, entonces tememos perderlo.

Por ejemplo, imagina que estás buscando a tu alma gemela. Puede decirse a sí mismo: "Soy tan infeliz, todavía no he encontrado a mi alma gemela".

Y luego, una vez que lo encuentres, puedes decir: "Estoy tan feliz de haber encontrado a mi alma gemela. Pero tengo miedo de este final ".

Si bien los pensamientos tienen un propósito importante, por ejemplo, pueden evitar que corramos peligro o hacer que actuemos sobre algo importante, en su mayor parte, no son necesarios. De hecho, realmente agregan estrés a nuestras vidas. Sobre todo, nos impiden vivir en el momento presente, que es otra manera de describir tener paz mental.

Pero en lugar de alejarlos, la clave es aprender a manejar nuestros pensamientos cuando surgen. Después de todo, lo más probable es que sigan apareciendo hasta el día de nuestra muerte.

Para dominar nuestros pensamientos en lugar de ser esclavos de ellos, primero debemos identificar los patrones y procesos de pensamiento que hemos desarrollado. La mayoría de nosotros generalmente hacemos lo siguiente:

Cuéntele a la historia interminable: Digamos que está preocupado por sus finanzas. Usted puede pensar: "¡No tengo idea de lo que sucederá el año que viene!". Esta gota de pensamiento se convierte en un diluvio o una inundación repentina que comprende una corriente interminable de preocupación. Este temor puede continuar durante los próximos cinco minutos, mantenerte despierto toda la noche o quedarte contigo por el resto de tu vida.

Wish It Away: algunos de nosotros tomamos el enfoque basado en la vergüenza de criticarnos cuando surge un pensamiento incómodo. Cuando observamos un pensamiento que no nos gusta, podemos decirnos: "Soy tan estúpido, ¿por qué sigo obsesionándome con esto?" "¿Qué pasa conmigo?" O "Debería haberlo superado por ahora y viviendo una vida pacífica. "Desafortunadamente, desearlo no funciona. De hecho, la vergüenza, la represión y otros esfuerzos para bloquear los pensamientos, solo los hacen más fuertes.

Darle a conocer cuándo estamos contando la historia interminable o deseando que desaparezca o ambas cosas, dará como resultado un cambio dramático. Una vez que hacemos esto, simplemente somos testigos de los pensamientos. Como si estuvieras viendo una película, observas tus pensamientos.

Cuando estás en un teatro, puedes sentir la felicidad o la tristeza de los personajes, pero no identificas sus experiencias como tuyas. Y cuando sales del teatro, rápidamente te recuerdas que todo era solo una película.

El proceso de observación es realmente muy corto. El pensamiento surge y has identificado el tipo de pensamiento. El siguiente paso es la clave: vuelves a centrarte en lo que se desarrolla en la vida real, fuera de tus pensamientos.

Para revisar, los pensamientos surgen espontáneamente. Estas son respuestas condicionadas y subconscientes que son naturales y ocurrirán durante toda su vida. Cuando suban, concédeles conciencia. Entonces deja de contar la historia interminable o deseándoles que se vayan. Obsérvelos y luego regrese a lo que está surgiendo en el momento presente.

Los pasos que te describí no serán naturales al principio. Tendrás que repetirlos una y otra vez. La buena noticia es que los pensamientos seguirán surgiendo, ¡así que tendrás innumerables oportunidades para practicar!

Cuanto más a menudo practicamos, más silenciosa se vuelve la mente. Con el tiempo, la paz mental que estamos buscando surgirá como la flor de loto de las turbias aguas de abajo.

Related of "El camino a la paz mental"