El autismo y el cerebro: ¿qué dice la investigación?

Descomponer las teorías actuales sobre el autismo y el cerebro.

TheBrain on 20 May 2003

Fuente: Publicada en virtud de la GFDL por en: Usuario: TheBrain el 20 de mayo de 2003

Para mis primeras publicaciones en Psychology Today, quería dar una visión general de las teorías más populares sobre la base cerebral del autismo. En las dos primeras publicaciones del blog analizaré un total de 4 teorías, pero tenga en cuenta que también hay otras.

En este primer post, revisaré la hipótesis de la motivación social y la hipótesis del mundo demasiado intensa.

Hipótesis de Motivación Social

Uno de los síntomas principales del autismo es la falta de interacción social, especialmente entre los niños pequeños. Los padres a menudo notan que es menos probable que sus hijos con autismo les enseñen juguetes o que interactúen espontáneamente con otros niños o adultos en comparación con los niños neurotípicos. La hipótesis de la motivación social propone que esto podría deberse al sistema de recompensa del cerebro. Sabemos que para los individuos neurotípicos, las interacciones sociales son gratificantes. Por ejemplo, la investigación ha demostrado que el contacto visual con rostros atractivos activa los centros de recompensa del cerebro (Kampe, Frith, Dolan y Frith, 2001). La idea detrás de la hipótesis de la motivación social es que tal vez los niños con autismo no encuentren interacciones sociales tan gratificantes como sus pares neurotípicos, lo que explicaría por qué los niños con autismo tienen menos probabilidades de iniciar una interacción social. La investigación en neurociencias de mi laboratorio (Stavropoulos y Carver, 2014) y de otros (Kohls et al., 2018) han proporcionado evidencia para la hipótesis de la motivación social. Descubrimos que los niños con autismo tienen menos actividad cerebral relacionada con la recompensa que sus pares neurotípicos cuando anticipan información social (Stavropoulos y Carver, 2014).

Aún más interesante es cómo esta hipótesis podría extenderse para comprender mejor los intereses restringidos en el autismo. Investigaciones recientes encontraron que los niños con autismo tenían respuestas de recompensa más fuertes a sus propios intereses restringidos en comparación con las recompensas sociales (Kohls et al., 2018). De manera similar, nuestro grupo descubrió que los niños con autismo tienen un enfoque más amplio y recompensan la actividad cerebral relacionada al anticipar imágenes no sociales en comparación con las imágenes sociales (Stavropoulos y Carver, 2018).

Estos hallazgos pintan una imagen interesante de lo que podría estar sucediendo en los cerebros de los niños con autismo. Tal vez los intereses restringidos (como videojuegos, trenes o automóviles) son muy gratificantes, y las interacciones sociales no lo son. Podría ser el caso (aunque esto debe estudiarse) de que el sistema de recompensa en autismo se desarrolla de manera diferente que el sistema de recompensa en niños neurotípicos, y el valor de recompensa de intereses restringidos (y cosas no sociales) es mayor que el de interacciones sociales .

Hipótesis del mundo excesivamente intenso

Cuando la hipótesis de la motivación social se centra únicamente en los comportamientos sociales, la hipótesis del mundo excesivamente intensa (IWH) se refiere tanto a la conducta social como a los síntomas sensoriales. El IWH dice que los niños con autismo pueden tener demasiada actividad cerebral, lo que hace que sea difícil prestar atención selectivamente a algunas cosas y no a otras (Markram, Rinaldi y Markram, 2007; Markram y Markram, 2010). Por ejemplo, si le resultaba difícil “controlar” toda la información que recibía durante una conferencia telefónica en el trabajo, sería difícil prestar atención selectivamente a la voz de una persona e ignorar el resto. Puede ser similar para niños con autismo. Tal vez los niños con autismo experimenten el mundo como abrumador y demasiado intenso. Eso podría explicar por qué los niños con autismo a menudo sienten que los sonidos son demasiado fuertes o que la tela es demasiado áspera o áspera.

En términos de comportamiento social, el IWH dice que debido a que las interacciones sociales son impredecibles e involucran una gran cantidad de estimulación sensorial, los niños con autismo tienen dificultades y con frecuencia se sienten abrumados por estas interacciones. Esta hipótesis tiene implicaciones interesantes sobre por qué muchos niños con autismo reaccionan fuertemente a diversas sensaciones y por qué los padres y cuidadores informan con tanta frecuencia los síntomas sensoriales. También es una teoría única en el sentido de que considera que la raíz de ambos, los déficits sociales y la sensibilidad sensorial en ASD podría ser la misma: una respuesta excesiva en ciertas áreas del cerebro.

Las áreas del cerebro que el IWH dice que podrían ser demasiado activas incluyen la corteza prefrontal y la amígdala. La corteza prefrontal (a veces llamada neocorteza) es donde ocurre la función cerebral de orden superior. En este caso, orden superior significa funciones cerebrales complejas como la atención, la memoria, la función ejecutiva y la planificación, y la cognición social. Algunos estudios muestran que los individuos con autismo tienen hiperactividad (o más actividad) en esta región del cerebro en comparación con sus pares de desarrollo típico (Dichter et al., 2009; Belmonte et al., 2010).

La amígdala es una estructura cerebral en forma de almendra que es crítica para interpretar y “etiquetar” cosas emocionalmente significativas en nuestro entorno. Por ejemplo, si ves una serpiente y sientes una “fiebre” de miedo, puedes agradecer a tu amígdala. La amígdala ha etiquetado serpientes como algo importante (y aterrador). Del mismo modo, si escuchas una canción que te devuelve a un momento muy emotivo en tu vida (como una ruptura dura o tu boda), esa también es tu amígdala. Como se puede imaginar, la amígdala a veces “etiqueta” las cosas como atemorizantes que desearíamos que no; por eso, esta área cerebral ha sido importante para nuestra comprensión de los trastornos de ansiedad y el miedo (por ejemplo, Cottraux, 2005). En el autismo, la sobreactivación en la amígdala está potencialmente relacionada con el motivo por el cual estos individuos consideran que las situaciones sociales son desagradables o incluso aversivas (Dalton et al., 2005; Kleinhans et al., 2009).

Según el IWH, podría ser una sobreactividad tanto de la corteza prefrontal como de la amígdala que explica la hipersensibilidad de los individuos en el espectro. Curiosamente, esta teoría también podría explicar los talentos excepcionales de algunos individuos en el espectro. Por ejemplo, las personas con autismo pueden tener recuerdos sorprendentes, ser capaces de notar detalles extremadamente pequeños e importantes, o un tono perfecto (Pring, 2005).

Envolver

¡Espero que haya sido útil revisar y desglosar estas dos teorías, y estar atentos para los próximos dos en la próxima publicación!

Referencias

Kampe, KKW, Frith, CD, Dolan, RJ, Frith, U. (2001). Recompense el valor del atractivo y la mirada. Nature, 413, 589.

Stavropoulos, KKM, y Carver, LJ (2014). Recompensa anticipada y procesamiento de estímulos sociales versus no sociales en niños con y sin trastornos del espectro autista. Revista de psicología infantil y psiquiatría. dos: 10.1111 / jcpp.12270.

Kohls, G., Antezana, L., Mosner, MG, Schultz, RT, y Yerys, BE (2018). Reactividad de sistema de recompensa alterada para intereses circunscritos y personalizados en autismo. Autismo molecular, 9 (1), 9.

Stavropoulos, KKM, y Carver, LJ (2018). Ritmo de recompensa oscilatorio: anticipación y procesamiento de recompensas en niños con y sin autismo. Autismo molecular, 9 (1), 4

Markram, K., Rinaldi, T. y Markram, H. (2007b). El síndrome del mundo intenso: una hipótesis alternativa para el autismo. Frente. Neurosci. 1: 1. doi: 10.3389 / neuro.01 / 1.1.006.2007.

Markram, K., y Markram, H. (2010). La teoría del mundo intenso: una teoría unificadora de la neurobiología del autismo. Frontiers in human neurocience, 4, 224.

Dichter, GS, Felder, JN y Bod sh, JW (2009). El autismo se caracteriza por hiperactivación cingulada anterior dorsal durante la detección de objetivos sociales. Soc. Cogn. Afectar. Neurosci. 4, 215-226

Belmonte, MK, Gomot, M., y Baron-Cohen, S. (2010). Atención visual en familias de autismo: los hermanos “no afectados” comparten activación frontal atípica. J. Child Psychol. Psiquiatría 51, 259-276.

Cottraux, J. (2005). Desarrollos recientes en la investigación y el tratamiento de la fobia social (trastorno de ansiedad social). Curr. Opin. Psiquiatría 18, 51-54.

Dalton, KM, Nacewicz, BM, Johnstone, T., Schaefer, HS, Gernsbacher, MA, Goldsmith, HH, Alexander, AL y Davidson, RJ (2005). La fijación de la mirada y los circuitos neuronales del procesamiento facial en el autismo. Nat. Neurosci. 8, 519-526.

Kleinhans, NM, Johnson, LC, Richards, T., Mahurin, R., Greenson, J., Dawson, G., y Aylward, E. (2009). Disminución de la habituación neural en la amígdala y deficiencias sociales en los trastornos del espectro autista. A.m. J. Psychiatry 166, 467-475.

Pring, L. (2005). Talento savant. Dev. Medicina. Niño Neurol. 47, 500-503.

Asegúrese de leer las siguientes respuestas de nuestros bloggers a esta publicación:

Autism and the Brain Part 2 es una respuesta de Katherine KM Stavropoulos Ph.D.

Related of "El autismo y el cerebro: ¿qué dice la investigación?"