Efecto inesperado de soñar en recuerdos de miedo

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) es una forma común de memoria de miedo, en la cual se genera un estrés emocional generalizado al recordar experiencias que evocan miedo. Si nuestros cerebros pudieran olvidar la memoria del miedo, el TEPT se desintegraría. ¿Por qué no podemos olvidar los recuerdos de miedo? En parte, es porque siguen siendo ensayados, y gran parte de este ensayo ocurre durante nuestros sueños. Una función normal importante del sueño es ayudar al cerebro a fortalecer la memoria de las cosas, buenas y malas, que sucedió durante la vigilia.

La investigación animal reciente sugiere cómo el cerebro logra este fortalecimiento de la memoria (llamado consolidación). Más importante aún, la consolidación es manipulable. El estudio comenzó con la comprensión establecida de que los recuerdos son de dos tipos: explícitos (episódicos) e implícitos (procedurales). Los recuerdos de miedo son episódicos; es decir, recordamos los episodios en nuestra vida que fueron traumáticos. Los recuerdos episódicos están establecidos por una estructura en el cerebro conocida como hipocampo, una parte de la corteza cerebral que se pliega debajo de la corteza principal y tiene una estructura interna y conexiones diferentes con otras partes del cerebro. Además, el efecto de consolidación del hipocampo se ejerce cuando genera un ritmo de tensión de aproximadamente 6-10 ondas por segundo que también contiene frecuencias superiores anidadas (gamma) de aproximadamente 30-90.

Con este trasfondo de información, los investigadores de la Universidad McGill en Canadá * decidieron ver cómo la memoria del miedo podría verse afectada al interrumpir el ritmo theta del hipocampo, que en el sueño ocurre durante la etapa REM (sueño) del sueño. El estudio se llevó a cabo en ratones, monitoreados durante su sueño, poco después de haber sido entrenados para recordar ciertos objetos y también después de haber aprendido un recuerdo de miedo condicionado. La tarea de aprendizaje de objetos era recordar dónde se había colocado un objeto nuevo (también se sabe que el hipocampo proporciona al cerebro información sobre la ubicación espacial). La otra tarea de aprendizaje, y la relevante para el TEPT, consistió en exponer a los ratones despiertos a una advertencia sonora seguida de una descarga eléctrica en los pies. Manifestaron el temor asociado al aprendizaje al congelar todo movimiento tan pronto como se escuchó la señal de sonido, antes de que el impacto en el pie realmente se entregara.

La parte clave del experimento fue la capacidad de cerrar la actividad theta. Otros investigadores han demostrado que las neuronas pueden volverse hipersensibles a la luz láser al inyectar en su entorno un virus que está fusionado con una proteína fluorescente. Se conoce la ubicación de las neuronas que controlan el ritmo theta, por lo que los investigadores inyectaron dicho virus en esa área y también implantaron una fibra óptica que podría suministrar luz láser a esas neuronas. La actividad neuronal en esta área podría detenerse siempre que la luz láser active la proteína.

Con ambas memorias de ubicación del objeto y miedo condicionado, las pruebas de recuperación al día siguiente revelaron que la formación de memoria se previno bloqueando la actividad theta durante el sueño REM anterior cuando el bloqueo ocurrió durante un período crítico de cuatro horas inmediatamente después del aprendizaje inicial. La interrupción de la actividad similar durante la etapa de sueño que no es de sueño ni de la theta, no previno ninguna forma de memoria.

Incluso si pudieras usar esta técnica de luz láser en humanos (y teóricamente puedes), podrías decir que este enfoque no podría funcionar porque generalmente no es práctico instituir terapia formal dentro de las cuatro horas posteriores a una experiencia emocionalmente traumática inicial. Pero, una terapia PTSD actual común se basa en el fenómeno establecido de re-consolidación de la memoria. Cada vez que recupera una memoria, tiene que volver a almacenarse y, por lo tanto, es susceptible de modificación (por ejemplo, terapia de conversación). La memoria revisada puede reemplazar la memoria de miedo original. Un terapeuta podría hacer que un paciente recuerde la mala experiencia, irse a dormir de inmediato y recibir un bloqueo ligero de Theta para interrumpir el almacenamiento de la mala memoria. Tal vez un enfoque más simple sería obtener un buen sueño de sueño poco después de la terapia de conversación, lo que podría ayudar a cimentar la memoria revisada y menos traumática.

* Fue en McGill, hace aproximadamente medio siglo, cuando se descubrió por primera vez el papel del hipocampo en la formación de la memoria.

Fuente:

Boyce, Richard, y col. (2016) Evidencia causal del papel del ritmo theta del sueño REM en la consolidación de la memoria contextual. Ciencia. 352, 812-815.

Para obtener más información sobre el aprendizaje y la memoria, consulte el libro reciente de Memory Medic, Memory Power 101 (Skyhorse Publishing).

Related of "Efecto inesperado de soñar en recuerdos de miedo"