Dos barreras para vencer la soledad

En este punto, los científicos han determinado casi con certeza que aproximadamente la mitad de las razones por las que las personas se sienten solitarias implican alguna forma de ansiedad relacional -como miedo a ser rechazado o miedo a la intimidad en una relación cercana- porque interfiere con la formación de tales relaciones . Por ejemplo, considere la posibilidad de comunicarse con alguien que acaba de conocer por primera vez: está lleno de incógnitas e incertidumbres, e involucra expresiones faciales y posturas corporales tanto como las palabras habladas. Ahora imagine tratar de hablar en voz baja con esta persona mientras permanece constantemente atento y preocupado por cualquier signo, verbal o no verbal, que pueda indicar que esta persona no le gusta. Esta es la dificultad con la socialización que enfrentan las personas que tienen una forma de ansiedad relacional llamada sensibilidad al rechazo. Otra forma de ansiedad relacional que interrumpe la vida social -el miedo a la intimidad- es una especie de recelo cauteloso hacia los demás y una renuencia a abrirse que surge como resultado de ser herido o defraudado por alguien de su confianza y de quien dependía en el pasado. Claramente, la socialización va a ser más difícil para las personas que temen la intimidad o el rechazo, y estas personas tienen más probabilidades de tener dificultades para formar relaciones cercanas, como las relaciones de pareja o las amistades.

Pero también es cierto que la mitad de las razones por las que las personas están solas no es porque tengan estas dificultades en las nuevas situaciones sociales. Las personas pueden tener una o más relaciones cercanas y aún sentirse solos. Esto parece contrario a la intuición, ya que se supone que tener relaciones es el remedio para la soledad. Comprender por qué requiere una buena comprensión de lo que es la soledad y qué relaciones cercanas tienen el potencial de proporcionar (o no proporcionar) para nosotros. Cuando nos sentimos solos, es una sensación de compañerismo perdido. La compañía afirma nuestro valor como persona porque la otra persona importante nos ve como valiosos y sabe cosas sobre nosotros que otros no. La compañía también actúa como una fuente de apoyo para enfrentar los desafíos de la vida. En general, nos proporciona la sensación de que "pertenecemos aquí en esta situación, con esta persona". Desafortunadamente, las relaciones con parejas, familiares o amigos románticos no siempre nos hacen sentir valorados o apoyados de esta manera. A veces son más neutrales y, a veces, son incluso lo opuesto, y nos llevan a sentir que no nos importan, no nos apoyan ni nos desagradan. Lo que sucede entonces, en estas relaciones, es que terminamos deseando compañerismo, y el apoyo y cuidado que tiene el potencial de proporcionar, de la misma manera que lo haríamos si no tuviéramos relaciones cercanas.

Volviendo a por qué socializar y encontrar buena compañía es más difícil para algunos que para otros, los estudios han indicado que tiene mucho que ver con las experiencias de la familia de origen. Estas pasadas experiencias emocionalmente significativas, particularmente con nuestros cuidadores principales (padres, tutores, etc.) en la infancia, afectan la forma en que experimentamos, interpretamos y memorizamos nuestras interacciones sociales en la adultez, y el tipo de experiencias y tipos de personas que buscamos fuera. Además, las expectativas que aportamos a las nuevas situaciones sociales tienen un fuerte efecto sobre cómo tienen experiencia, hasta el punto en que podemos percibir que a alguien no nos gusta, incluso cuando lo que nos está comunicando sugiere lo contrario. Estos mismos problemas pueden interferir con la formación de relaciones cercanas y con su calidad y nuestros sentimientos de ser valorados y apoyados en ellos. El mismo individuo que está constantemente atento y preocupado por señales de desagrado en las interacciones con extraños también puede temer la desaprobación en las relaciones cercanas, en la medida en que no puede abrirse por temor a las consecuencias que podrían derivarse si s / él debía revelar su "verdadero yo".

Ciertamente, otros factores también pueden estar en juego, y las experiencias de la familia de origen no se consideran lo único que importa: mudarse a un nuevo estado es aislar, las personas que se aman pueden separarse a medida que siguen caminos diferentes en la vida, etc. Tampoco es una garantía de que ciertas experiencias de la familia de origen conduzcan a ciertas cosas más adelante en la vida, o un vínculo directo y simple de una a otra. Pero en general, los efectos de las experiencias de la familia de origen son poderosos y de amplio alcance lo suficiente como para afectar las interacciones con extraños y familiares por igual. Comprender que tener una relación cercana, por sí misma, no es suficiente para evitar los sentimientos de soledad tiene una serie de implicaciones. Por ejemplo, establecer una relación romántica simplemente como una forma de escapar de la soledad es probable que sea contraproducente. También es útil comprender cómo y por qué esas relaciones amorosas pueden salir mal independientemente de cómo comenzaron. Una buena fuente de información y asistencia sobre el contenido de este artículo es el libro Soledad, Amor y todo lo que está entre medio, que está escrito en lenguaje sencillo por el psicólogo clínico Ami Rokach. Además, los enlaces a los recursos se encuentran a continuación, incluido Web of Loneliness Institute, una organización sin fines de lucro dedicada a proporcionar información y apoyo a personas solitarias a través de la investigación y la intervención, y el Centro para el estudio de la aceptación interpersonal y el rechazo en la Universidad de Connecticut, donde se puede leer con más detalle la teoría científica en la que se basa este artículo.

Alex Molaver
Fuente: Alex Molaver

Escrito por Alex Molaver
Estudiante graduado
Universidad de Connecticut

Web of Loneliness Institute: webofloneliness.com

Centro para el Estudio de la Aceptación y el Rechazo Interpersonal: csiar.uconn.edu

Referencias seleccionadas

Baumeister, RF, y Leary, MR (1995). La necesidad de pertenecer: Deseo de apegos interpersonales como motivación humana fundamental. Psychological Bulletin, 117, 497-529.

Bowlby, J. (1969/1982). Adjunto y pérdida: vol. 1. Adjunto. Nueva York: Libros Básicos.

Bowlby, J. (1973). Adjunto y pérdida: vol. 2. Separación: Ansiedad e ira. Nueva York: Libros Básicos.

Bowlby, J. (1980). Adjunto y pérdida: vol. 3. Pérdida: Tristeza y depresión. Nueva York: Libros Básicos.

Mikulincer, M., y Shaver, PR (2014). Una perspectiva de apego a la soledad. En RJ Coplan, JC Bowker (Eds.), The Handbook of Solitude: Perspectivas psicológicas sobre el aislamiento social, la retirada social y el estar solo (pp. 34-50). Wiley-Blackwell.

Rohner, RP (2015b). Introducción a la teoría de aceptación-rechazo interpersonal (IPARTheory), métodos, evidencia e implicaciones. Obtenido el 19 de octubre de 2015 de csiar.uconn.edu.

Related of "Dos barreras para vencer la soledad"