Diseñando Happy Cities: 5 formas de transformar la vida urbana

Una nueva investigación destaca ideas sobre el espacio urbano y la salud psicológica.

Negative Space / Pexels

Fuente: Espacio Negativo / Pexels

Para muchos residentes de áreas urbanas de todo el mundo, las ciudades representan la promesa de una vida gratificante que les permite, más que sus contrapartes rurales, cosechar los beneficios del crecimiento económico, los desarrollos en el transporte público y la innovación tecnológica. Sin embargo, como un subproducto de este progreso, los paisajes metropolitanos densamente poblados presentan desafíos psicológicos únicos que no se encuentran en otros entornos. Un estudio reciente en la Revista de Diseño Urbano y Salud Mental explora un concepto floreciente: el vínculo explícito entre la salud mental y las elecciones de diseño en la planificación y arquitectura de la ciudad.

Usando un marco de psicología evolutiva, los investigadores sugieren cinco categorías para que los diseñadores urbanos consideren: tamaño de grupo, interacciones cara a cara, características de sabana, movilidad y capacidad de respuesta de la ciudad.

(1) Diseño para un tamaño de grupo óptimo

Durante los primeros 5 millones de años de la historia de los homínidos, nuestros antepasados ​​vivieron en pequeñas bandas nómadas de cazadores-recolectores. En promedio, el tamaño del grupo probablemente se mantuvo en alrededor de 100-250 individuos. Con base en las correlaciones entre el tamaño del cerebro de los primates y las redes sociales, Dunbar (1992) propuso que los humanos pueden mantener relaciones cómodamente con aproximadamente 150 personas. Debido a que el tamaño de la neocorteza efectivamente limita el tamaño del grupo, muchas de nuestras adaptaciones sociales están en sintonía con pequeños grupos cohesivos con esta capacidad (Dunbar, 1993). Este diseño psicológico plantea un problema para abordar los problemas mundiales a gran escala de hoy en día, como la destrucción del medio ambiente, la migración masiva y el conflicto geopolítico. La agricultura y las ciudades modernas no existían en el 99% de la historia humana. Debido a que estos inventos humanos surgieron solo en los últimos 10.000 años, confiamos en los mecanismos psicológicos formados en nuestro pasado ancestral para ayudarnos a navegar por las complejidades sociales y físicas del mundo actual.

El cerebro humano evolucionó para gestionar grupos sociales de no más de 150 personas, y esto plantea un problema en el sentido de que las ciudades urbanas densamente pobladas a menudo se cuentan por millones. Un nicho restaurativo es un lugar físico donde podemos “recuperar nuestras primeras naturalezas y complacer a nuestros seres biogénicos” (Little, 2014, pp. 211). Actuar fuera de carácter, por ejemplo, actuar como un extrovertido cuando eres biogénico (es decir, naturalmente) introvertido, impone costos fisiológicos. Es enérgicamente exigente estar de acuerdo cuando normalmente eres desagradable, o actuar como si estuvieras abierto a nuevas experiencias y flexible cuando en realidad estás estructurado y tienes una mente notablemente cerrada. Un nicho de restauración funciona para reducir esos costos y nos da la libertad de ser nosotros mismos en un ambiente confortable que se adapte a nuestra personalidad. El diseño urbano se beneficiaría de la integración de nichos restaurativos que limitan la capacidad a 150 o menos.

Kevin Bennett

Fuente: Kevin Bennett

(2) Diseño para la interacción cara a cara

Facebook, Twitter, Snapchat y otras redes sociales no son suficientes sustitutos de la interacción cara a cara. Al crear espacios públicos seguros y sociales, las ciudades pueden facilitar las interacciones naturales entre las personas. Los espacios existentes se pueden actualizar socialmente, por ejemplo, con la adición de áreas de descanso, mesas, bancos y otras características que fomentan el diálogo y la expresión emocional. Además, estas características deben organizarse específicamente para promover la comunicación porque muchas personas, a pesar de estar pasando tiempo en un espacio público, están enterradas en sus teléfonos inteligentes y otros dispositivos.

Durante los últimos cinco millones de años, los humanos enfrentaron problemas planteados por el entorno social (p. Ej., Decodificación de expresiones emocionales, comunicación de estados mentales internos a otros y detección de tramposos en interacciones sociales, etc.). Así, la selección natural formó a lo largo del tiempo un repertorio psicológico que incluye mecanismos para resolver problemas sociales cara a cara. Sin embargo, el mundo de la comunicación humana está cambiando rápidamente, muy rápidamente. Estamos usando pantallas digitales más que nunca. Como resultado, esas adaptaciones psicológicas finamente sintonizadas se utilizan de una manera muy diferente, si se utilizan en absoluto.

Los juegos de teléfonos inteligentes que pretenden aumentar la memoria y el intelecto ahora parecen ser más rigurosos en el mercado de las aplicaciones. Liderando el camino están las aplicaciones como Luminosity, Happify y Personal Zen. La evidencia es mixta con respecto a la capacidad de estos programas para aumentar el rendimiento cognitivo en todos los dominios (ver Kueider, Parisi, Gross, Rebok, 2012 para una extensa revisión). A pesar de la persistencia de la popularidad de estas aplicaciones, las investigaciones muestran que es mejor contactar a un amigo que buscar su dispositivo inteligente. En un estudio diseñado para medir la memoria y el rendimiento intelectual, un equipo de investigadores descubrió que las personas que pasaron 10 minutos socializando en grupos antes de la evaluación se desempeñaron tan bien como aquellos que pasaron 10 minutos leyendo y completando crucigramas (Ybarra, Burnstein, Winkielman , Keller, Manis, Chan y Rodríguez, 2008).

Tim Gouw / Pexels

Fuente: Tim Gouw / Pexels

(3) Diseño para la sabana

La investigación que vincula los espacios verdes y la salud mental nos resulta convincente en parte porque está anclada en preferencias de hábitat evolucionadas. La hipótesis de la sabana (Orians, 1980) argumenta que nuestras preferencias actuales de hábitat se formaron por las presiones de selección en nuestro pasado ancestral. Específicamente, la selección favoreció las preferencias, las motivaciones y las reglas de decisión que nos atraen a entornos ricos en recursos al tiempo que evitamos entornos poblados con amenazas de supervivencia y sin recursos. La sabana africana, que se cree que es el sitio donde se originaron los humanos, cumple con estos requisitos.

El apoyo para la hipótesis de la sabana se puede encontrar en estudios de preferencias del paisaje. Un estudio solicitó a los sujetos que calificaran una serie de fotografías estandarizadas de árboles tomadas en Kenia. Las imágenes se tomaron bajo condiciones de luz y clima similares. Cada foto se enfoca en un solo árbol y varía a lo largo de cuatro dimensiones: forma del dosel, densidad del dosel, altura del tronco y patrón de ramificación. Los sujetos de Australia, Argentina y Estados Unidos mostraron un gusto similar en las fotos que muestran árboles. Los árboles que formaban un dosel moderadamente denso con troncos que se separaban en dos cerca del suelo -los árboles similares a la sabana- eran los preferidos por los participantes de las tres culturas. (Orians y Heerwagen, 1992).

La tecnología moderna, los diseños estructurales y los materiales de construcción nos permiten vivir cómodamente en climas que requerirían un esfuerzo intenso hace solo unas pocas generaciones. Aún así, llevamos con nosotros las preferencias psicológicas formadas por generaciones de antepasados ​​que viven en un mundo muy diferente y, a menudo, personalizamos nuestros entornos para que se asemejen a ese antiguo hábitat. La mayoría de nosotros prefiere los espacios físicos que ofrecen vistas de vistas verdes sobre sótanos sin ventanas. Observar árboles podría incluso tener un beneficio real para la salud: los pacientes que veían los árboles fuera de la ventana se recuperaban más rápidamente de las estadías en el hospital (Ulrich, 1984). Las flores también parecen tener un impacto positivo en los pacientes del hospital. Llevar flores aumenta el optimismo y en realidad mejora la tasa de recuperación (Watson y Burlingame, 1960).

(4) Diseño para la movilidad

La importancia de la movilidad a veces se aprecia solo en su ausencia, especialmente cuando el mundo exterior es accesible, pero otros factores permanecen en el camino. Por ejemplo, no todos los residentes urbanos consideran que los desplazamientos saludables forman parte de sus rutinas personales habituales. Para las personas que se toman en serio el éxito en un área de superación personal (por ejemplo, control de peso, rendimiento de memoria o habilidades de relación), uno de los factores determinantes es la consistencia. Es muy difícil perder peso si comes impetuosamente seis días de la semana. De la misma manera, “la movilidad como rutina” no es fácil si solo utilizas las opciones de movilidad una vez a la semana o menos.

A medida que los planificadores urbanos trabajan para desarrollar elementos que promuevan la salud física, también hay una apertura para fortalecer la salud mental. Les pedimos a los diseñadores que consideren esquemas de ingeniería que inspiren el ejercicio durante los viajes diarios, los recados y la socialización. Por ejemplo, mejorar los espacios transitables ampliando las vías y convirtiéndolas en áreas seguras. Debido a que el ejercicio engendra más ejercicio, se deduce que la movilidad desempeñará un papel más importante en las rutinas personales a lo largo del tiempo. Esto es bueno porque la actividad física regular tiene un impacto positivo en casi todos los aspectos del bienestar psicológico.

picjumbo / Pexels

Fuente: picjumbo / Pexels

(5) Diseño para la receptividad de la ciudad

Muchos de nosotros estamos familiarizados con historias ficticias en las que los cuerpos inanimados están imbuidos de vida. The Velveteen Rabbit , los árboles que hablan en The Lord of the Rings , Pinocchio y Seth MacFarlane’s Ted son solo algunos ejemplos de cosas que se vuelven conscientes: el estado mental de ser conscientes de nosotros mismos. ¿Podríamos lograr un objetivo similar con nuestras ciudades? ¿Podemos inyectar vida en paisajes urbanos hechos de materiales físicos?

Tenemos tecnología inteligente que nos permite mover grandes cantidades de datos globalmente en segundos. Nuestros autos nos hablan, trazamos rutas en nuestros teléfonos, twitteamos ideas, blogueamos nuestras aventuras y publicamos fotos. ¿Qué sucede cuando una ciudad toma conciencia de esta información y comienza a usarla para realizar cambios que impactan en nuestras vidas sociales? Dichos ajustes pueden ser instantáneos o desplegarse lentamente con el tiempo. Según los patrones de comportamiento, una ciudad “inteligente” o “receptiva” podría hacer ajustes que motiven el aprendizaje lúdico de los niños después de la escuela o que ofrezcan más oportunidades de interacción social en lugares donde las tasas de depresión son altas. Una ciudad consciente podría darse cuenta de los tiempos en que los habitantes de un área específica son bombardeados con estímulos y se involucran en un comportamiento adaptativo y autocorrectivo para reducir las distracciones innecesarias. Los resultados deseados son una menor tensión y aislamiento, y una mayor eficiencia en el lugar de trabajo.

Conclusiones

Desde monumentos que inspiran asombro a todos, a casinos que se desconectan del mundo exterior, hemos comenzado a utilizar los avances en psicología y neurociencia para informar las elecciones sobre el diseño y la arquitectura de la ciudad. Avanzando, tenemos la oportunidad de mejorar la satisfacción con la vida a través de programas de arquitectura y diseño urbano que están informados por la personalidad y la ciencia del comportamiento. Además, tenemos el deber de asegurarnos de que las nuevas teorías efectivas se utilicen éticamente, de modo que a medida que las comunidades se desarrollen se vuelvan más democráticas, incluyentes, más felices y más saludables.

Referencias

Dunbar, RIM (1992). Tamaño Neocortex como una restricción en el tamaño del grupo en primates. Revista de Evolución Humana. 22 (6): 469-493.

Dunbar, RIM (1993). Coevolución del tamaño neocortical, tamaño del grupo e idioma en humanos. Conducta y Ciencias del cerebro. 16 (4): 681-735.

Kueider, AM, Parisi, JM, Gross, AL, y Rebok, GW (2012). Entrenamiento cognitivo computarizado con adultos mayores: una revisión sistemática. PloS One, 7 (7), e40588. 10.1371 / journal.pone.0040588

Little, BR (2014). Yo, yo y nosotros: la ciencia de la personalidad y el arte del bienestar. Nueva York: asuntos públicos.

Orians, G. (1980). Selección de hábitat: teoría general y aplicaciones al comportamiento humano. En JS Lockard (Ed.), La evolución del comportamiento social humano (pp. 49-66). Chicago: Elsevier.

Orians, G. y Heerwagen, JH (1992). Evolución de las respuestas a los paisajes. En JH Barkow, L. Cosmides, y J. Tooby (Eds.), La mente adaptada: psicología evolutiva y generación de cultura. Nueva York: University Press.

Ulrich, RS (1984). Ver a través de una ventana puede influir en la recuperación de la cirugía. Science, 224 (4647), 420-421. doi: 10.1126 / science.6143402

Watson, DP y Burlingame, AW (1960). Terapia a través de la horticultura. Nueva York: Macmillan.

Ybarra, O., Burnstein, E., Winkielman, P., Keller, MC, Manis, M., Chan, E., y Rodríguez, J. (2008). Ejercicio mental a través de la socialización simple: la interacción social promueve el funcionamiento cognitivo general. Personality and Social Psychology Bulletin, 34 (2), 248-259. 10.1177 / 0146167207310454

  • Tonto y cansado? El sueño ayuda en ambas cuentas
  • Drácula en el sofá: la psiquiatría de los vampiros
  • Los seres humanos de Nueva York asumen la salud mental de los veteranos
  • Quedarse o no quedarse en cuidado administrado
  • Cómo se desarrolla el cerebro de un bebé
  • Boogie su camino hacia una mejor salud mental
  • La evolución de las adicciones tecnológicas
  • ¿Estoy siendo acosada sexualmente?
  • ¿Podemos hacer ejercicio demasiado?
  • "¡Si tuviera un mejor cerebro!"
  • El regalo más romántico de San Valentín
  • El poder de uno
  • Transiciones y transformaciones en tiempos difíciles
  • Homofobia de regreso a la escuela
  • Lo que aprendí al tomar opioides
  • Poseer su integridad y hacer frente al norte
  • ¿Qué impulsa nuestra soledad?
  • Nuevas tecnologías conductuales para un gasto más responsable
  • 4 rituales para crear una "familia verde"
  • ¿Por qué la abuela siempre está en Facebook?
  • El camino hacia la jubilación (segunda parte)
  • La crisis de salud mental del estudiante universitario (Actualización)
  • Psilocibina, LSD y la vida interna
  • 4 claves para la recuperación duradera de adicciones
  • San Bernadino y el costo oculto del terrorismo
  • Uso de tecnología para mejorar el acceso a la atención de salud mental
  • 6 consejos para estudiantes de posgrado en psicología
  • Los beneficios de sentir el control a medida que envejecemos
  • Enemigo de Salud Pública No. 1
  • ¿Los padres deberían ser castigados si sus hijos son obesos?
  • ¿Qué es una adicción a la conducta?
  • Por qué Pokémon GO puede ser bueno para ti
  • El Dutchess te espera
  • Energy Therapy: una nueva frontera emocionante
  • La adicción entre los desamparados comienza en la infancia
  • Tiradores de masas: una explicación criminológica única