Detener el mundo, quiero sentirme seguro

No es un momento fácil para ser un sobreviviente del trauma del abuso infantil. Desastre ambiental en el Golfo, terrorismo, guerra, secuestros y asesinatos de niños, terremotos, incendios devastadores, tornados, inundaciones, enfermedades catastróficas, despidos corporativos y miseria económica: parece que no hay fin para las noticias de terribles sufrimientos en nuestro país y alrededor del mundo. Para empeorar las cosas, no hay escapatoria. Los medios nos bombardean constantemente con informes de última hora, trayendo trauma a nuestras habitaciones familiares, automóviles, ascensores, oficinas, restaurantes, gimnasios y salones de uñas. Si tiene problemas para procesar los eventos actuales, no está solo; la mayoría de las personas lo son … y si fuiste abusado de niño, puede ser particularmente difícil.

En el blog de hoy, mi intención es proporcionar una mirada extremadamente abreviada, y con suerte fácil de usar, sobre cómo los terribles eventos afectan a sus víctimas y a aquellos, incluidos los niños, que los presencian en un ser querido o en sus televisores o pantallas de computadoras. Sugeriré cosas que puede hacer para ayudarse a usted y a sus hijos a sobrellevar y crecer. A su vez, en la sección de comentarios, espero que algunos de ustedes puedan compartir sugerencias de cosas que les han ayudado a ustedes oa las personas que conocen. Sin embargo, antes de continuar con mi agenda, quiero ser claro: si está pasando por un momento muy difícil, ahora es el momento de obtener ayuda directa y personal. Si se encuentra en una situación de crisis marque 911 o vaya a la sala de emergencias de su hospital más cercano. Si tienes un terapeuta, haz una cita; si aún no tiene uno, obtenga una referencia y haga una cita. Gracias, y aquí va …

Una persona que experimenta un trauma está plagada de pensamientos aterradores y sentimientos fuertes y dolorosos como miedo o impotencia, pero a menudo siente vergüenza por estos sentimientos y sufre en silencio. Él o ella pueden retraerse, separarse, ponerse irritables, incapaces de concentrarse, sufrir trastornos del sueño, volverse agresivos y experimentar recuerdos retrospectivos. En Trauma y Recuperación: de la violencia doméstica al terror político (1992), J udith Herman, MD, un psiquiatra de la Facultad de Medicina de Harvard, explica que durante un evento traumático la codificación lingüística de la memoria se desactiva, lo que hace que el sistema nervioso central vuelva a formas sensoriales de la memoria. El cuerpo reacciona a estos estímulos como si hubiera una amenaza continua, y el sobreviviente del trauma puede reaccionar de forma exagerada o parecer que se cierra. Él o ella puede evitar situaciones que evocan pensamientos y sentimientos que recuerden al trauma, o experimentar entumecimiento emocional tanto en situaciones relacionadas con el trauma como en la vida cotidiana.

La investigación publicada en Psychiatric Times (marzo de 1977) por Bessell van der Kolk, MD, un líder reconocido internacionalmente en el campo del trauma, indica que la amnesia completa o parcial ocurre después de prácticamente cualquier forma de experiencia traumática, con abuso sexual infantil, siendo testigo de un asesinato de un miembro de la familia, y exposición al combate que produce las tasas más altas. Los recuerdos generalmente surgen durante la exposición a estímulos sensoriales o de sentimientos que coinciden con los elementos asociados con el trauma. También es común que un sobreviviente de trauma sufra una combinación de recuerdos vívidos de algunos elementos asociados con el trauma y amnesia para los demás. Las reacciones al trauma se desvanecen con el tiempo para muchos, y parecen experimentar un ajuste bastante bueno a lo largo de sus vidas, excepto que típicamente no reaccionan al estrés como lo hacen los demás, sino que a menudo sienten o actúan como si estuvieran traumatizados. otra vez.

Los expertos creen que cuanto más directa es la exposición de una persona a un evento traumático, más probable es que los efectos posteriores sean intensos. Pero la exposición de segunda mano también puede ser taumatizante, como lo fue para muchos de nosotros el 11 de septiembre de 2001, cuando vimos repeticiones instantáneas de aviones conducidos por terroristas que volaban al World Trade Center en nuestros televisores, y quedamos paralizados por la conmoción, la pena. ansiedad y miedo En las últimas semanas, algunos de nosotros hemos experimentado reacciones similares en respuesta a las imágenes de los pelícanos y las aves inmersas en el aceite caliente del Golfo, o vistas panorámicas de las aves muertas que flotan en él.

En el shock común: presenciar la violencia todos los días: cómo nos perjudican; Cómo podemos curar (2003), Kaethe Weingarten, Ph.D., psicóloga de la Facultad de medicina de Harvard, explica que ninguno de nosotros puede evitar ser testigo de la violencia, ya sea en la naturaleza o en las relaciones, y debemos ser conscientes de los tóxicos poder de este testimonio y su tremendo potencial de curación. El testimonio compasivo, que contribuye a la transformación de la violencia en todos los niveles, desde el individuo hasta la sociedad, requiere que dediquemos tiempo a la reflexión y el autocuidado. Necesitamos una comunidad de apoyo en nuestras vidas personales para que podamos procesar el significado de nuestras propias experiencias como víctimas y testigos. Esto nos permite desarrollar una capacidad de escucha empática y asegura que nuestra compasión se extienda desde un corazón abierto, en lugar de uno abrumado. Cuando hacemos el importante trabajo de dar testimonio, disolvemos el angustioso muro de aislamiento entre la víctima y la sociedad, y creamos un puente de conexión emocional, disminuyendo así el impacto del trauma.

Una tarea continua en el proceso de curación del trauma es asignar el lenguaje a la experiencia. Esta es una razón por la cual la psicoterapia promueve la curación. Cada vez que contamos nuestra historia, disminuye el poder que tiene sobre nosotros. Transformado, la historia del trauma cambia. La vergüenza y el miedo son borrados por la dignidad, la sabiduría y la paz. Como me dijo un sobreviviente de abuso sexual, "mantener el secreto solo se mantiene en la vergüenza". Pero independientemente de la experiencia del trauma, el acto de contar la historia también tiene su propio conjunto de problemas, que rara vez son fáciles de resolver, pero siempre es importante abordarlo A menudo se nos recompensa por guardar silencio, o por negar o desplazar nuestros sentimientos, y por castigarnos por decir la verdad. En situaciones de violencia doméstica, esto puede parecer, y en algunos casos ser, una elección entre la vida y la muerte. En otras relaciones familiares y en las amistades, presenta al sobreviviente del trauma un doloroso dilema, descrito con elocuencia por Kaethe Weingarten en Witnessing, Wonder y Hope (Family Process, Winter, 2000):

"Si no te cuento lo que realmente pienso y siento, me sentiré desconectado de ti". Pero, si te digo lo que realmente pienso y siento, te retirarás de mí. Lo que tengo que decir es tan atroz, horrible, tóxico, inaceptable, que no podrás soportarme ".

Este dilema contribuye a crear una "conspiración de silencio" que con demasiada frecuencia sigue al trauma y es profundamente destructiva, ya que atestigua la incapacidad de la persona, la familia, la sociedad, la comunidad y la nación para integrar el trauma. Cuando no se intercambia un diálogo significativo, el miedo, la confusión, el aislamiento, la tristeza, la ira, la vergüenza y la culpa pueden prevalecer y se transmiten a las siguientes generaciones. Esto contrasta marcadamente con los hallazgos generalizados de la investigación de que el apoyo social es el factor más importante para hacer frente al estrés traumático. (Danieli, Yael, International Handbook of Multigenerational Legacies of Trauma, 1998). Ciertamente hay formas en que los medios son útiles en este proceso. Teletón de Larry King anoche sobre el desastre del petróleo del Golfo y cómo podemos ayudar, es un buen ejemplo de eso, como es el legado del impacto de Oprah Winfrey Show en la sensibilización de muchos problemas, pero ahora estoy pensando en su poderosa , impacto sanador en víctimas de violencia doméstica. Y el segmento "In Memoriam" al final del show dominical de ABC, This Week, es nada menos que un ritual de dolor y oración para mi esposo y para mí.

Los niños son espectadores indefensos de todo tipo de trauma y testigos impotentes de la confusión emocional de sus padres. Tome el trauma de la guerra, por ejemplo. Incluso si un niño no está directamente relacionado con la guerra a través de la experiencia de un pariente inmediato que se ha desplegado, él o ella todavía escucha sobre la guerra y se esfuerza por comprender lo que significa y lo que implica la atmósfera de ansiedad y miedo que la rodea. Lo que los niños más necesitan de nosotros es que estemos sintonizados con ellos, para que podamos enseñarles.

Fern Reiss, en su libro, Terrorism and Kids (2001), discute las pautas que creo que son apropiadas para apoyar a los niños a través de muchos tipos de eventos que tienen el potencial de desencadenar reacciones de estrés traumático. Ella recomienda limitar la visualización de TV e Internet, explicando que las imágenes son más molestas para los niños que las palabras. No permita que los niños escuchen solo las noticias y cuando, por el motivo que sea apropiado para que estén viendo las noticias, acurrúquelas durante ese tiempo; hace mucho para consolarlos. Discuta sus reacciones, ayúdelos a etiquetar los sentimientos y cuénteles algunos de los suyos. Tenga cuidado con el material de lectura que deja en la casa. Asegúrese de que su hijo no se sienta responsable de sus sentimientos. Mientras los niños necesitan verte reaccionar, necesitas que les expliques las cosas en un lenguaje apropiado para la edad, y reciben un permiso implícito para lamentarse si te ven afligido, procesar algunos de tus sentimientos lejos de ellos. Piensa en su nivel de desarrollo. Y no pase por alto a los bebés, pensando que no se ven afectados. Los bebés tienen una conciencia intuitiva de los sentimientos que los rodean. Podrían ponerse quisquillosos. Calmarlos manteniéndolos cerca. Los niños en edad preescolar necesitan garantías de que los mantendrán a salvo, y valoran la atracción, el dibujo y el juego. Sea empático y recuérdeles que su mundo inmediato es seguro. Haga algo activo en conjunto, como ir de paseo por la naturaleza o andar en bicicleta.

En Children and Trauma: Una guía para padres y profesionales (1997), Cynthia Monahan recomienda que cumpla con su rutina y dedique tiempo a la diversión. Haga listas con sus hijos de cosas que hacer, cosas por las que está agradecido y lo que quieren ser cuando crezcan. Les recordará a ambos que la vida continúa y que las cosas pueden mejorar. Los niños en edad escolar son menos capaces que los niños mayores de comunicarse, así que dedique tiempo con ellos e inicie la discusión. Los adolescentes necesitan adultos porque a menudo entienden la situación lo suficientemente bien como para sentirse aterrorizados. Como confirmación de esto, después de la masacre de Virginia Tech en 2008, mis colegas y yo tuvimos una ráfaga de nuevas referencias de estudiantes de último año de secundaria que tenían miedo de irse a la universidad. El trauma humano afecta a niños y adultos de forma más negativa que el trauma causado por desastres naturales. Haga una lluvia de ideas con sus hijos sobre cómo su familia puede participar en algo que ayude a las víctimas o ayude a darle un nuevo significado al evento. Y nunca subestimes el valor del amor y la compasión.

En Trauma Stewardship: Una guía cotidiana para cuidar de sí mismo mientras cuida a los demás (2009), Laura van Dermoot Lipsky explica que mantener la compasión por nosotros y por los demás es de suma importancia. Ella recomienda que reduzcamos la velocidad y hagamos un balance de dónde estamos cada día; que un viaje consciente y conectado, tanto interna como externamente, nos permite ser administradores de nuestra propia capacidad para ser útiles. Ella nos recuerda que no controlamos muchas cosas en nuestras vidas, pero podemos controlar la forma en que interactuamos con nuestra situación de momento a momento. Asimismo, Kaethe Weingarten (2003) señala que "pocos de nosotros estamos en condiciones de cambiar el mundo de manera espectacular, con una sola acción, pero todos podemos cambiar el mundo al transformar la forma en que presenciamos la violencia y la violación que observamos a diario".

¿Recuerdas los días previos a los teléfonos celulares, el correo electrónico, Facebook y Twitter? Si es así, puede recordar un tintineo de los antiguos anuncios televisivos de la compañía telefónica: "Póngase en contacto y toque a alguien". Ese jingle ciertamente es aplicable ahora. Necesitamos a alguien a quien confiarle; necesitamos apoyo social; necesitamos construir comunidades de cuidado. El mejor consejo que puedo darte es que te acerques y toques a alguien con tu interés, con tu cariño, con tu historia, con tu comprensión, con tu compasión, con tu sonrisa, con tu sentido del humor, con tu tristeza, con tus lágrimas, con tus manos que ayudan. Busque y solicite ayuda. Alcanza y dalo. Abre tu corazón y tu mente. Conectar.

__________________________________________________________________

Además de los libros y autores que mencioné en este blog, puede disfrutar visitar uno o más de los siguientes sitios web en busca de inspiración sobre dónde y cómo conectarse y promover la curación: www.giftfromwithin.org: www.thehopeofsurvivors.com; www.thejoyfulheartfoundation.org; www.soldiersheart.net; www.childhelpusa.org; www.rain.org; www.thesah.org; www.darkelegy103.com; www.poetrytherapy.org

Related of "Detener el mundo, quiero sentirme seguro"