Desenchufado

Salud digital y campamento de verano

Pathum Danthanarayana on Unsplash

Fuente: Pathum Danthanarayana en Unsplash

Un nuevo informe del Centro de Investigación Pew revela la asombrosa cantidad de tiempo que los jóvenes pasan en línea. Afirma que hoy en día casi la mitad (45 por ciento) de los jóvenes de 13 a 17 años dicen que están en línea “casi de forma constante”, esencialmente duplicando el número de una medida de Pew en 2014-2015. Y mucho de ese tiempo está en las redes sociales.

No es sorpresa allí.

Algo más de la mitad de los adolescentes (51 por ciento) usa Facebook, con números más grandes que se conectan a través de YouTube (85 por ciento), Instagram (72 por ciento) y Snapchat (69 por ciento).

¿Eso es algo malo? Depende de a quién le preguntes.

Entre los adolescentes, el veredicto es mixto. En el artículo “Teens, Social Media & Technology 2018”, las autoras de Pew, Monica Anderson y Jingjing Jiang, citan puntos de vista contradictorios. Ofrecen que el 31 por ciento de los jóvenes encuestados citaron en su mayoría los efectos positivos (como la conectividad con otros) mientras que el 24 por ciento cita un efecto negativo (incluido el acoso escolar). La siguiente es parte de la narrativa juvenil presentada en la obra (Anderson y Jiang, 2018):

  • “[Las redes sociales] nos permiten comunicarnos libremente y ver lo que hacen los demás. [Nos] da una voz que puede llegar a muchas personas “. (Niño, 15 años)
  • “Podemos conectarnos más fácilmente con personas de diferentes lugares y es más probable que solicitemos ayuda a través de las redes sociales que pueden salvar a las personas”. (Niña, 15 años)
  • “Le da a la gente un público más grande para hablar y enseñar odio y menospreciar a los demás”. (Niño, 13 años)
  • “La gente puede decir lo que quiera con anonimato y creo que tiene un impacto negativo”. (Niño, 15 años)

Al igual que con muchas cosas, padres y adolescentes, parece haber una desconexión, o brecha de realidad, entre lo que mamá o papá piensan que hacen sus hijos y lo que ellos mismos informan que están haciendo. A saber, una historia de la revista TIME de abril de 2018 dice: “Una encuesta entre padres e hijos señaló que los padres permiten el acceso a Internet en promedio cuando su hijo tiene tres años. Además, los niños pasan el doble de tiempo en línea que sus padres. A pesar de la gran cantidad de aplicaciones de control parental para teléfonos y otros dispositivos digitales … los niños a menudo pueden evitar cualquier límite de control parental digital y pueden ser testigos de autolesiones, pornografía, problemas clínicos como desórdenes alimenticios y muchas cosas que ellos mismos consideran como perturbador “(Kazdin, 2018).

El autor del artículo, Alan Kazdin, llama a esto una “tormenta perfecta” y agrega: “Los niños tienen acceso abierto a los medios digitales y hacen todo lo que dicen que hacen, mientras que los padres creen que no hay ningún problema o que las cosas están bajo control”.

Cada vez está más claro que gran parte de este tiempo de pantalla se gasta en teléfonos inteligentes, y los datos de Pew apuntan al hecho de que el 95 por ciento de los jóvenes tiene o tiene acceso a un teléfono inteligente.

Lamentablemente, el daño infligido por este comportamiento en línea puede superar las imágenes perturbadoras o ser objeto de rumores y chismes.

Un artículo de noviembre de 2017 publicado por “The Conversation” mapea la proliferación de teléfonos inteligentes con un aumento vertiginoso en los trastornos de salud mental de los jóvenes. El autor Jean Twenge, profesor de psicología en la Universidad Estatal de San Diego, dice: “Alrededor del año 2012, algo comenzó a ir mal en las vidas de los adolescentes.

“En solo los cinco años entre 2010 y 2015, la cantidad de adolescentes estadounidenses que se sentían inútiles y sin alegría -síntomas clásicos de depresión– aumentó un 33 por ciento en las grandes encuestas nacionales. Los intentos de suicidio adolescente aumentaron un 23 por ciento. Aún más preocupante es que el número de jóvenes de 13 a 18 años que se suicidaron aumentó un 31 por ciento “(Twenge, 2017).

Twenge continúa citando un artículo que publicó con colegas en Clinical Psychological Science que relaciona directamente el uso de teléfonos inteligentes con enfermedades mentales en la juventud. Afirma: “Los adolescentes que pasaron más tiempo en nuevos medios (incluidas redes sociales y dispositivos electrónicos como teléfonos inteligentes) tenían más probabilidades de informar problemas de salud mental, y los adolescentes que pasaban más tiempo en actividades sin pantalla (interacción social en persona, deportes / ejercicio, tareas, medios impresos y asistir a servicios religiosos) fueron menos probables. Desde 2010, los adolescentes iGen han dedicado más tiempo a las actividades de los nuevos medios de comunicación y menos a las actividades sin pantalla, lo que puede explicar los aumentos de la depresión y el suicidio. Por el contrario, los factores económicos cíclicos como el desempleo y el índice Dow Jones no se relacionaron con síntomas depresivos o tasas de suicidio cuando se compararon por año “(Twenge et al, 2018).

Tan generalizado es este problema que, nada menos que Apple, anunció la semana pasada nuevas aplicaciones diseñadas para frenar la adicción a los teléfonos inteligentes (Tsukayama, 2018).

No pueden venir un momento demasiado pronto.

¿Qué más se puede hacer para resolver este problema inminente y creciente?

La pieza TIME recomienda que los padres prueben lo siguiente (Kazdin, 2018):

  • Limitar (y controlar) el tiempo de pantalla
  • Suponga que su hijo es hábil para pasar por alto cualquier control que pueda poner en su lugar
  • Pase tiempo juntos en pantalla y fuera
  • Comportamiento del modelo que quieres ver

Otra idea es enviarlos al campamento de verano para disfrutar de estar lejos de las presiones del hogar y la escuela, centrándose en sí mismos y en los demás … ¡sin tiempo de pantalla!

De hecho, en mi artículo de 2016 de HuffPost “Una mente sin ataduras” les recordé a los padres: “Mientras que el año académico ofrece amplias oportunidades para lo que comúnmente se conoce como ‘las tres R’ de lectura, escritura y aritmética, el tiempo en un campamento de verano ofrece diferentes – y únicas – oportunidades de aprendizaje experiencial para niños y adolescentes. De hecho, es un caldo de cultivo perfecto para otras tres R que con demasiada frecuencia se pierden en nuestro mundo acelerado, siempre encendido e hiperconectado: recargar, reconectar y reflexionar. ¡Cada uno es importante para las mentes jóvenes!

“Este verano, los campamentos en todo el país están proporcionando un remedio a la adicción que es la dependencia excesiva de la tecnología. ¿Cómo? Al enfatizar las relaciones reales en tiempo real y un enfoque casi singular en la comunidad, que, en general, no suele permitir un amplio acceso a la tecnología por parte de los campistas “(Wallace, 2016).

Ese mismo año, Tovia Smith, de la Radio Pública Nacional, produjo un segmento de “Todas las cosas se consideran” (y una publicación de blog) sobre la visita con adolescentes en un campamento de verano de Nueva Inglaterra. Ella comenzó: “Parte de la experiencia del campamento de descanso nocturno en el verano se está perdiendo seres queridos. Y para muchos niños en estos días, eso significa anhelo de sus amados … teléfonos celulares.

“La mayoría de los campamentos los prohíben, incluidos los Cape Cod Sea Camps, en Brewster, Mass. En el día de la inauguración, el largo camino de entrada al campamento está lleno de señales que dan la bienvenida a los campistas y les advierten: ‘Enviar su última Snapchat’ y ‘Última oportunidad de enviar un texto! ‘”(Smith, 2016).

Smith escuchó de estos niños y niñas lo que ella esperaba: era realmente difícil alejarse del acceso instantáneo a amigos (uno de los niños dijo que experimentaría vibraciones fantasmales en el bolsillo, pensando que estaba recibiendo un mensaje de texto) y demasiado fácil de sufrir. de FOMO (Fear of Missing Out) debido a la falta de conexión con amigos en casa. Lo que la sorprendió fue la rapidez con que los adolescentes dijeron no solo que se ajustaban, sino también cuánto disfrutaban centrándose en los amigos del campamento y en la vida del campamento sin la distracción de los teléfonos inteligentes.

Tal vez hay esperanza después de todo. Y tal vez la salud digital de los jóvenes se pueda mejorar desenchufando en un campamento este verano.

Referencias

Anderson, M. y Jiang, J. (2018). Adolescentes, redes sociales y tecnología 2018. 31 de mayo de 2018. Pew Research Center. http://www.pewinternet.org/2018/05/31/teens-social-media-technology-2018/ (11 de junio de 2018).

Kazdin, A. (2018). Cómo administrar el control parental sobre el tiempo de pantalla de su hijo. TIEMPO . 30 de abril de 2018. http://time.com/5260086/parental-controls-screen-time-app/ (11 de junio de 2018).

Smith, T. (2016). Los campamentos de verano luchan para hacer cumplir las prohibiciones en el tiempo de pantalla. Todas las cosas consideradas Radio Pública Nacional. 11 de agosto de 2016. https://www.npr.org/2016/08/11/489661961/camps-summer-struggle-to-enforce-bans-on-screen-time (11 de junio de 2018).

Tsukayama, H. (2018). Los expertos califican las nuevas herramientas de Apple y Google para combatir la adicción a los teléfonos inteligentes. The Washington Post . 7 de junio de 2018. https://www.washingtonpost.com/news/the-switch/wp/2018/06/07/experts-grade-apples-and-googles-new-tools-to-fight-smartphone-addiction /?noredirect=on&utm_term=.eaafd0411c20 (11 de junio de 2018).

Twenge, J. (2017). Con la salud mental de los adolescentes empeorando en cinco años, es probable que haya un culpable. La conversación 14 de noviembre de 2017. https://theconversation.com/with-teen-mental-health-deterioring-over-five-years-theres-a-likely-culprit-86996 (11 de junio de 2018).

Twenge, J., Joiner, T., Rogers, M. y G. Martin. (2018) Los aumentos en los síntomas depresivos, los resultados relacionados con el suicidio y las tasas de suicidio entre los adolescentes de EE. UU. Después de 2010 y los vínculos con un mayor tiempo de pantalla de los nuevos medios. Ciencia Psicológica Clínica . Volumen 6, Número 1, enero de 2018. Asociación para la Ciencia Psicológica. http://journals.sagepub.com/doi/full/10.1177/2167702617723376 (11 de junio de 2018).

Wallace, S. (2016). Una mente sin ataduras. The Huffington Post . 6 de julio de 2016. https://www.huffingtonpost.com/entry/an-untethered-mind_us_577dcbc7e4b0f06648f3df29 (11 de junio de 2018).

Related of "Desenchufado"