De laboratorio a vida: cómo dejar que la psicología te ayude

Los comportamientos de formación de hábitos se interponen en el camino de todas nuestras mejores intenciones. Planea tener un cóctel menos, un cigarrillo menos o uno menos en la máquina tragamonedas en línea. Entonces algo le sucede a su buena intención y vuelve a tener problemas. Uno se convierte en muchos más de los que puedes contar. Puede cambiar sus hábitos y hacer que funcionen para usted, pero no es tan fácil. Afortunadamente, los psicólogos están ideando nuevas formas de ayudar a los adictos a manejar sus malos hábitos. Dos experimentos recientes resaltan estos esfuerzos.

Comencemos con el juego patológico. Esto no es solo un mal hábito, sino un desorden psicológico serio. Los jugadores patológicos no solo se dirigen al casino para una incursión ocasional con la mesa de Black Jack o la máquina tragamonedas. Drenan sus recursos financieros, hacen que sus familias los abandonen e incluso arriesgan sus vidas si se endeudan con las personas equivocadas, por nombrar algunos problemas. El Manual Diagnóstico y Estadístico enumera los síntomas de este trastorno como adecuados para el criterio de una condición diagnosticable de la creación de angustia mental grave, poniéndose a sí mismos (u otros) en riesgo y desviándose de las normas culturales y sociales. Entre los muchos tratamientos recomendados se encuentra la terapia cognitivo-conductual, en la que aprenden a monitorear sus pensamientos y diseñar sistemas de recompensa alternativos que eventualmente les permitirán reducir la frecuencia de sus combates de juego.

Muchos enfoques para el tratamiento del juego patológico asumen que si los apostadores solo aprenden a asociar un resultado negativo con el juego, entonces dejarán de apostar. Por supuesto, si eso fuera cierto, se habrían detenido en su primera gran pérdida. Basándose en esta suposición, el psicólogo de la Universidad de Bergen Geir Brunberg y sus colegas (2012) crearon un experimento en el que compararon a los jugadores patológicos con controles en su capacidad para formar asociaciones entre un evento aversivo y un tono neutral. Sí, fanáticos de la introducción de la psicología en todas partes, es un paradigma de condicionamiento clásico . El evento aversivo no fue una pérdida de juego, sin embargo, fue un evento que podría ser fácilmente manipulado en equipos de laboratorio; a saber, un ruido fuerte canalizado a través de auriculares. En la condición experimental clave, los participantes escucharon una breve señal de audio (una "B" encima del medio "C" en el piano). Esa nota B estaba emparejada con una señal de ruido blanco fuerte (100 dB). La mayoría de las personas aprenden, bastante rápidamente, a asociar la nota B con el estímulo aversivo. Sin embargo, los jugadores patológicos no lo hicieron. Usando un monitor de ritmo cardíaco, Brunberg y su equipo pudieron rastrear su aprendizaje. Si mostraban un condicionamiento aversivo, su ritmo cardíaco aumentaría cuando oyeran la nota B incluso cuando ya no se presentara el ruido blanco. Si no, no mostrarían tal aumento. El hecho de que, en comparación con los controles, los jugadores no sugirieron que no podían aprender de las experiencias negativas. (Nota, en el experimento real, los participantes aprendieron a responder a 1 de 2 notas diferentes, solo para hacer la tarea más difícil).

Brunberg y sus colegas investigadores probaron una serie de hipótesis contrapuestas para asegurarse de que el efecto que midieron no se debiera a otros factores. Por ejemplo, las personas con trastorno antisocial de la personalidad también tienen dificultades para aprender de las experiencias aversivas, por lo que las tendencias antisociales se controlaron en el análisis. También descartaron otros hábitos como el consumo de tabaco, la ansiedad, la depresión y el consumo excesivo de alcohol. Incluso después de que todos estos factores fueron controlados, los jugadores patológicos no pudieron aprender la asociación entre la nota y el ruido desagradable. Los hallazgos sugieren que si desea tratar el juego patológico, la terapia de aversión no será una estrategia exitosa. Estos resultados apoyan, en cambio, métodos de tratamiento que ayudan a los apostadores a aprender a cambiar sus pensamientos sobre el juego y, al mismo tiempo, a recompensarse a sí mismos cuando no juegan con otras actividades deseables.

Este fue un ejemplo del uso de un método de acondicionamiento clásico para arrojar luz sobre el tratamiento de un comportamiento problemático. El condicionamiento clásico en sí no disminuye la frecuencia de juego, pero sí nos ayuda a entender por qué algunos tratamientos no funcionan. Ahora echaremos un vistazo a un ejemplo de otro método de acondicionamiento conocido como condicionamiento instrumental o operante. Nuevamente, piense en su introducción o en la clase de psicología de la escuela secundaria, y por supuesto, recuerde que en el condicionamiento operante, un comportamiento se fortalece ("refuerza") por la consecuencia que lo sigue.

Encontré un ejemplo fascinante de un experimento que usa el condicionamiento operante para estudiar el problema del consumo de alcohol en el que los ratones alcohólicos en lugar de los humanos fueron los participantes. Los ratones, como los humanos, encuentran que el sabor de la cerveza se refuerza. Los ratones en este estudio, conducidos por el investigador de la Universidad de Milán Alessandro Orrù y colegas (2012), aprendieron a presionar una palanca a cambio de una bebida de malta comercial conocida como "cerveza cercana" (menos del .5% de etanol). En otras condiciones, a los ratones se les dio una cerveza más fuerte con un 4,5 a 9 a 18% de alcohol. Luego, los investigadores se echaron atrás y observaron cómo los ratones actuaban sobre una barra giratoria ("rotorod"), dependiendo de la cantidad de alcohol que habían consumido. Huelga decir que cuanto más alcohol consumían los ratones, peor era el rendimiento de funcionamiento de la barra. Además, cuanto mayor era la concentración de alcohol, menor era el número de prensas que los ratones estaban dispuestos a realizar porque cada palanca presionaba con más fuerza.

El objetivo del estudio no era solo crear un conjunto de ratones de laboratorio ebrios, sino también ver cómo estas criaturas ansiosas de alcohol reaccionarían a un medicamento para reducir su necesidad de beber. Habiendo establecido estas líneas de base de prensado de palanca inducido por el alcohol, Orrù y sus colegas observaron lo que sucedió cuando se les dio un fármaco destinado a interferir con los efectos de intoxicación del alcohol. La droga, llamada baclofeno, actúa en una parte del cerebro involucrada en comportamientos motivados por el alcohol y recompensados. En la condición en la que a los ratones se les administró la droga, o esperaron más antes de que comenzaran a presionar la palanca de producción de alcohol, o la presionaron menos veces. Los experimentos demostraron que este fármaco podría ser prometedor, sobre todo porque podría tolerarse mejor entre las personas con dependencia del alcohol que los medicamentos actualmente aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU.

Con estos simples estudios de acondicionamiento, estos equipos de investigación proporcionan información sobre cómo podemos entender y tratar los hábitos complejos y debilitantes. Además, al comprender cómo funcionaron estos estudios, también puede obtener una idea de cómo los psicólogos hacen algunos de sus descubrimientos más básicos, pero importantes, en el laboratorio. La vida puede informar lo que los científicos estudian en el laboratorio, y es gratificante saber que el proceso puede funcionar en ambas direcciones.

Para resumir, aquí están las versiones de Cliff Notes de cada uno de estos estudios:

Apuestas patológicas = Condicionamiento clásico

El estímulo no condicionado fue el ruido blanco.

El estímulo condicionado fue la nota "B".

La respuesta no condicionada fue el aumento de la frecuencia cardíaca. Esta fue también la respuesta condicionada, una vez que se asoció con la nota "B".

Ratones bebiendo = Acondicionamiento instrumental

El presionar con palanca fue el comportamiento que fue recompensado.

El alcohol fue el refuerzo.

La droga evitó que el alcohol se reforzara y por lo tanto redujo el comportamiento.

Muchos de nuestros comportamientos habituales tienen orígenes complejos y no siempre se dividen en estos simples términos de aprendizaje. Sin embargo, muchos lo son, y al estudiarlos en el laboratorio, los investigadores nos ayudan a ayudarnos a nosotros mismos a reducir nuestras propias tendencias para permitirnos lo que es malo para nosotros.

Sígueme en Twitter @swhitbo para obtener actualizaciones diarias sobre psicología, salud y envejecimiento. Siéntase libre de unirse a mi grupo de Facebook, "Cumplimiento a cualquier edad", para analizar el blog de hoy o para hacer más preguntas sobre esta publicación.

Referencias

Brunborg, G., Johnsen, B., Mentzoni, R., Myrseth, H., Molde, H., Lorvik, I., y … Pallesen, S. (2012). Disminución del condicionamiento clásico aversivo en jugadores patológicos. Adicción, 107 (9), 1660-1666. hacer

Orrù, A., Fujani, D., Cassina, C., Conti, M., Di Clemente, A., y Cervo, L. (2012). Autoadministración oral de cerveza alcohólica operante por ratones C57BL / 6J: Efecto de BHF177, un modulador alostérico positivo de los receptores GABA [sub] B [/ sub]. Psychopharmacology, 222 (4), 685-700. doi: 10.1007 / s00213-012-2672-6i: 10.1111 / j.1360-0443.2012.03891.x

Related of "De laboratorio a vida: cómo dejar que la psicología te ayude"