Darle una segunda oportunidad a las relaciones

Con frecuencia recibo llamadas de parejas que buscan asesoramiento después de un período de separación. Las separaciones siempre son un reto, al igual que las reuniones, pero también brindan una oportunidad para que las parejas abandonen sus viejas quejas, reinicien su relación y comiencen de nuevo.

En ocasiones, las separaciones de las parejas son voluntarias (es decir, uno de los socios solicita, exige o inicia la separación) y en ocasiones son el resultado de circunstancias como la escolaridad, el trabajo o el servicio militar. Independientemente de las circunstancias, reunirse después de una separación puede ser mucho más difícil de lo que la mayoría de las parejas se dan cuenta.

Separaciones voluntarias

Cuando un miembro de una pareja sugiere una separación (en lugar de una ruptura) a menudo justifican el cambio hacia el otro diciendo: "Seremos separados para ver si podemos estar juntos". Como psicóloga, siempre he estado un escéptico sobre tales formulaciones. Tiendo a leer tales declaraciones como que significan: "Seamos separados para ver si podemos estar separados (y mantener la relación como una red de seguridad en caso de que resulte que no podemos …)".

Es extremadamente inusual que las parejas usen el tiempo aparte para mejorar realmente su comunicación o su dinámica (aunque sucede en ocasiones). Por lo tanto, cuando las parejas vienen a verme después de una separación voluntaria, supongo que su tiempo de separación no solucionó mágicamente ninguno de los problemas que llevaron a su separación en primer lugar. Pero para estar seguros, típicamente les pregunto qué esperan obtener de la terapia de pareja.

"Queremos asegurarnos de no cometer los mismos errores", es la respuesta más común y también una buena respuesta. Luego formulo la pregunta más importante: "¿Qué has estado haciendo diferente desde que volvimos a estar juntos?"

Por lo general, se produce un silencio incómodo por un momento o dos después del cual uno de ellos dirá: "Um … eh … bueno, queremos que funcione esta vez, así que los dos estamos realmente esforzándonos", que es una respuesta común, pero no una muy buena respuesta. Cuando las parejas dicen "estamos esforzándonos", a menudo significa que están tratando de no enojarse, molestarse o decepcionarse por las mismas cosas que les parecieron molestas, molestas o decepcionantes anteriormente, que es una receta para el agotamiento de la relación, no la relación cambio.

Estoy dispuesto a esforzarme mucho, pero es vital para una pareja tener una buena idea de dónde se deben invertir específicamente sus esfuerzos. Solo volver a estar juntos y esperar lo mejor no funcionará.

Separaciones involuntarias

Aunque algunas separaciones nacen de las circunstancias (como el servicio militar o las asignaciones de viajes en el lugar de trabajo), aún pueden proporcionar oportunidades importantes para cambiar aspectos de la relación que no estaban funcionando previamente. La oportunidad existe porque es mucho más difícil cambiar la dinámica de pareja o cambiar su relación tal como la están viviendo .

Las relaciones son como naves masivas en el mar, una vez que se arrastran es extremadamente difícil para ellos girar y cambiar de dirección. Es por eso que el Titanic golpeó el iceberg: el barco era tan enorme, tan difícil de maniobrar, que no podía girar a tiempo. Cuanto más larga es la relación, más masivo es el 'barco' y más difícil es cambiar el rumbo o cambiar la dinámica de la pareja.

Por esta razón, es cuando las parejas se reúnen que su 'nave' es más fácil de maniobrar ya que los hábitos aún no han tenido la oportunidad de restablecerse y la dinámica aún no se ha afianzado. Esto presenta una oportunidad ideal para reiniciar aquellos aspectos de la relación que no estaban funcionando previamente o que podrían estar funcionando mejor.

Por lo tanto, ya sea que la separación sea voluntaria o no, cuando las parejas vuelven a vivir juntas es una oportunidad para discutir qué aspectos de su relación pueden querer cambiar y cuáles creen que funcionan bien.

Decidir qué no cambiar

Las siguientes preguntas ayudarán a las parejas a identificar lo que no debe cambiar acerca de su relación:

1. ¿Qué es lo que más extrañó cada uno acerca de la otra persona?

2. ¿Qué es lo que más extrañaron cada uno de ustedes acerca de la relación?

3. ¿Cuáles fueron tus mejores recuerdos del tiempo que pasaste juntos anteriormente?

4. ¿Qué aspectos de la relación funcionan mejor?

Decidir qué cambiar / trabajar en

Las siguientes preguntas ayudarán a las parejas a enfocarse en un par de cosas de manera diferente una vez que su separación haya terminado. Cuanto más específicos puedan ser en sus sugerencias y respuestas, más fácil será para ellos trabajar en el cambio:

1. ¿Qué aspectos de la relación podrían mejorarse? ¿Qué cambios podrían mejorarlos?

2. ¿Qué le gustaría que la otra persona hiciera de manera diferente (incluir elementos pequeños y grandes)?

3. ¿Qué comportamiento le gustaría que la otra persona aboliera por completo si fuera posible?

4. ¿Qué aspectos de sus vidas deben renegociarse (por ejemplo, responsabilidades de la casa o de los padres)?

Por último, si va a presentar una queja a su ser querido, aquí le mostramos cómo hacerlo:

Vea mi breve y bastante personal charla de TED sobre salud psicológica aquí:

Eche un vistazo a mis Primeros auxilios emocionales: Estrategias prácticas para tratar el fracaso, el rechazo, la culpa y otras lesiones psicológicas cotidianas (Hudson Street Press, 2013).

Mira la aplicación GRATUITA Dr. Heartbreak

Únase a mi lista de correo y reciba un regalo exclusivo: Cómo recuperarse del rechazo

Copyright 2011 Guy Winch

Sígueme en Twitter @GuyWinch y me gusta mi página de Facebook

Related of "Darle una segunda oportunidad a las relaciones"