Cultura, felicidad y una rata de laboratorio

Cultura, no la cultura de los antropólogos, sino Cultura-con-una-gran-C, pinturas, poesía, ópera, literatura, música, teatro y escultura, ¿cuál es su relación con la felicidad humana? Sin duda, somos felices cuando disfrutamos de estas cosas, pero ¿qué es la felicidad? Históricamente, la felicidad ha significado dos cosas bastante diferentes.

Desde una perspectiva más antigua, es decir, en tiempos clásicos y medievales, te sentías feliz si nada malo te estaba sucediendo. La vida consiste en lo que el mundo o el destino te hace a ti. La gente está indefensa ante el destino. Si suceden más cosas buenas que malas, eres feliz. Darrin McMahon, historiador de la felicidad, señala: "En prácticamente todos los idiomas indoeuropeos, la palabra moderna para felicidad está relacionada con la suerte, la fortuna o el destino". Holandés, por ejemplo, usa la misma palabra "geluk" para la felicidad y suerte. En inglés, "hap" o "heppe" apareció en inglés medio en el siglo XIII, que significa azar, fortuna, "un evento que le sucede a uno". Sobrevive en nuestras palabras "tal vez", "desventurado", "fortuito", " casualidad, "fortuito" y, especialmente, "felicidad". Creo que la idea de Freud de devolver a sus pacientes a la infelicidad ordinaria en lugar de la infelicidad neurótica tiene algo en común con esta visión más antigua y trágica de la felicidad.

Pero desde el siglo dieciocho, la felicidad se ha convertido en psicologizada. Desde Locke, Jefferson y Adam Smith, hemos considerado la felicidad como un estado mental. Como la felicidad es un estado mental, puedes intentar alcanzar la felicidad con tus propios esfuerzos. Esta es la visión consagrada en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. Todos tenemos derecho como derecho inalienable a la búsqueda de la felicidad.

Ambos puntos de vista tienen sentido desde el punto de vista del cerebro, pero, en lo que se refiere a Cultura-con-una-gran C, es el segundo lo que importa. Cuando creamos o recreamos poemas, obras de teatro, películas, arte, música o fotografías, buscamos la felicidad. Estamos persiguiendo cierto estado de ánimo. ¿Y cómo lo buscamos?

Piensa en una rata en una jaula de laboratorio. Se supone que esta rata gira su caminadora una vez, luego empuja una palanca cinco veces, lo que le proporciona un poco de agua azucarada. Y la rata gira la cinta y empuja la palanca cinco veces, y la rata obtiene un poco de agua azucarada, y la rata gira la cinta y empuja la palanca cinco veces, y la rata obtiene un poco de agua azucarada, y la rata gira la cinta y empuja -y así. ¿Es eso una rata feliz? ¡Sí! Lo creas o no, las ratas se ven realmente contentas cuando se les dan cosas dulces para probar, y producen, de acuerdo con Robinson y Berridge, la rata equivalente a una mirada de disgusto en respuesta a la amargura.

¿Cómo sabemos que esta es una rata feliz? Porque continúa. Hace girar la cinta de correr y empuja la palanca cinco veces y obtiene el agua azucarada y hace girar la cinta de correr y empuja, sigue haciéndolo.

Sigue haciéndolo, eso es exactamente lo que hacemos con Culture-with-a-big-C. Seguimos yendo a teatros, leyendo libros, tomando fotografías, yendo a galerías y museos y conciertos. Debemos obtener la misma brizna de placer que la rata de laboratorio. Para los dos mamíferos, ese brote de placer es algo que ocurre en nuestros cerebros. Y ese será mi enfoque en este blog, el papel que Culture-with-a-big-C juega en nuestros cerebros y cerebros en nuestra Cultura-con-una-gran-C.

Artículos psicológicos que cité:

McMahon, Darrin. Felicidad: una historia. Boston: Atlantic Monthly Press, 2006.
Robinson, TE y KC Berridge. "La base neuronal del antojo de drogas: una teoría de sensibilización de la adicción a los incentivos". Brain Research: Brain Research Reviews, 18.3 (septiembre-diciembre de 1993): © 247-91.

  • ¿Está relacionada la neuroplasticidad deteriorada con el dolor crónico?
  • Psicoterapia eficaz: poner en el trabajo para lograr resultados
  • ¿Temiendo algo? Tylenol podría opacar el dolor
  • Puedes cambiar tu estilo de archivo adjunto
  • Cómo funciona tu mente para ti (incluso cuando crees que no lo es)
  • ¿Deberías pisar esa abeja?
  • ¿Eres tú tus pensamientos?
  • Soltar la piedra
  • El límite cambiante de la amnesia infantil
  • Cómo hacer crecer el cerebro de tu hijo
  • El papel de la información en la conciencia
  • El proceso de perros y humanos suena de manera similar
  • Personalidad y Cerebro, Parte 5
  • La Neurociencia de la Guerra
  • Elige el perdón y la gratitud sobre el despido de Gunny
  • Piensa positivo: 11 maneras de impulsar el pensamiento positivo
  • No estás solo al ser retraumatizado por Trump
  • Lo que nuestros primeros recuerdos dicen sobre nosotros
  • ¿Deberías pisar esa abeja?
  • Cómo los hábitos se convierten en tu destino
  • ¿Eres tú tus pensamientos?
  • La depresión es demasiado común para ignorar
  • Cómo tus sueños te pueden hacer más inteligente
  • Sueños artificialmente estimulantes: los peligros no reconocidos
  • Cuatro formas sencillas de aumentar su flexibilidad psicológica
  • ¿Cómo se acumula la inteligencia artificial actual contra la inteligencia humana?
  • Inicio, Parte II: Un mundo de sueños psicológicamente "real"
  • Un estudio sugiere que las compras en línea perjudican su atención
  • ¿Qué dice tu corazón?
  • ¿Enchufar?
  • Abriendo el corazón de un niño
  • Por qué un azúcar alto conduce a un cerebro bajo
  • Por qué los líderes deben ser agradables en lugar de dominantes
  • Cómo construir un cerebro más feliz en dos sencillos pasos
  • Memoria muscular: está en tu cabeza, no en tus extremidades
  • Lo que nuestros primeros recuerdos dicen sobre nosotros