Cuidado: ¿Qué daño puede hacer?

Cuidar a un ser querido define la expresión más pura del amor. Y hay mucho amor por ahí. Un informe de 2009 de AARP indica que más de 48,9 millones de estadounidenses cuidan de un familiar o amigo adulto. Los cuidadores son predominantemente femeninos, tienen una edad promedio de 48 años y se ocupan principalmente de un pariente. Uno de cada tres ha estado brindando atención durante más de cinco años. Casi todos los cuidadores informan efectos adversos sobre su salud emocional, actividades sociales, tiempo libre y más de la mitad informaron efectos adversos en las relaciones familiares.

En un estudio de 6 años de personas ancianas que cuidan a los cónyuges con la enfermedad de Alzheimer, Janice Kiecolt-Glaser encontró un deterioro significativo en la salud de los cuidadores en comparación con un grupo similar de personas que no brindan atención. Ella encontró un aumento de cuatro veces en una proteína del sistema inmune-interleucina 6 (IL-6), una proteína que indica estrés en el cuerpo, en comparación con un grupo control idénticamente emparejado de personas que no brindan atención. Todos los demás factores, incluida la edad, no fueron significativos para el resultado. Incluso los cuidadores más jóvenes vieron un aumento en IL-6.

El estudio también encontró que los cuidadores tenían una tasa de mortalidad 63% más alta que el grupo de control. Alrededor del 70% de los cuidadores murió antes del final del estudio. Otro resultado sorprendente fue que los niveles altos de IL-6 continuaron incluso tres años después de que se detuviera el cuidado. La muestra de sangre también se usó para medir la longitud de los telómeros (fragmentos de ADN en los extremos de los cromosomas) que se han asociado con el envejecimiento. Cuanto más cortos son los telómeros, más corta es su vida. Los cuidadores mostraron una longitud de los telómeros significativamente más corta que los participantes no cuidadores.

Investigaciones anteriores ya habían establecido que los cuidadores tienen tasas más altas de depresión y peor salud. Sus heridas cicatrizan más lentamente, responden mal a las vacunas contra la gripe y la neumonía y sufren más inflamación. Cuando a los sujetos se les administraron inyecciones de grasa por vía intravenosa durante momentos de estrés, las grasas tardaron más tiempo en filtrarse del torrente sanguíneo. La grasa residual en el torrente sanguíneo es una de las causas de la enfermedad cardíaca. El cuidado se vuelve más estresante cuanto más tiempo lo hagas.

Ser consciente de esto y planificar minimizar la mayor cantidad de estrés posible se puede lograr siguiendo algunos enfoques directos:

1. Pida ayuda: comience con un hermano, cónyuge, amigo y vecinos y obtenga compromisos escritos de aquellos dispuestos a ayudar.

2. Buscar asesoramiento de gestión de atención.

3. Tómese tiempo para descansar: Tomar un descanso (respiro) del cuidado es importante para su salud. Haga arreglos con su familia o amigos o planee llevar a su ser querido a un centro de cuidado diurno para adultos por períodos cortos.

4. Use tecnología de asistencia: use sillas de ruedas, bastones, rampas, barras de baño y otros dispositivos de asistencia para ayudar con el cuidado.

Cuidar a alguien que amas es, o será, uno de los eventos más estresantes de tu vida. Al reconocer esto y administrar sus obligaciones para que se conceda un respiro, de alguna manera logrará no enfermarse o lastimarse a sí mismo.

© EE.UU. con derechos de autor Mario D. Garrett 2013

Related of "Cuidado: ¿Qué daño puede hacer?"