Cuidado: el amor es ciego

"Eres tan irresponsable. Siento que estoy con un niño. Kate frunció el ceño.

Con una sonrisa traviesa, Brent comentó: "¿Un niño que gana mucho dinero?"

Con voz severa, Kate espetó: "El dinero no es todo. Estás fuera corriendo todo el tiempo y estoy solo con los niños. No puedo depender de usted para obtener ayuda ".

"Te pido que vengas conmigo, pero no; estas muy ocupado. Solías ser tan divertido, ¿qué pasó? ", Brent declaró.

"Criar niños, hacer la tarea con ellos, ir de compras, cocinar, ir a la oficina no siempre es divertido", dijo Kate en su tono de hecho.

"Ese es el problema. Eres demasiado serio ", dijo Brent.

Turing a Brent pregunté, "Brent, ¿notaste que Kate era una mujer seria cuando te enamoraste?"

"Realmente no lo hice. Ella era tan bella y inteligente ", dijo Brent.

Luego me dirigí a Kate, "Kate, ¿notaste que Brent era un tipo amante de la diversión?"

Reflexionando sobre la pregunta, ella respondió: "Sí, pero realmente no me di cuenta de que no era confiable. Ahora que lo pienso, rompió algunas fechas y no siempre estuvo allí para mí ".

"Parece que cuando te enamoraste ninguno de los dos viste cómo era realmente el otro. Y eso es porque el amor es ciego. No solo es un dicho común, sino que hay evidencia científica que lo respalda ", dije.

Luego expliqué lo que la ciencia nos dice sobre el dicho "el amor es ciego". ¿Recuerdas cuando te enamoraste por primera vez? Cuando, como Kate y Brent, ¿estabas caminando sobre las nubes? Cuando pones a tu amante en lo alto de un pedestal? Por supuesto que sí.

Para aumentar esas increíbles emociones, la naturaleza se involucró en el acto. Y eso es porque el amor, la unión, la atracción son esenciales para la procreación. Y así, para la supervivencia de la especie, la naturaleza asegura que el amor es ciego y otros mecanismos que inducen al amor.

Específicamente, cuando nos enamoramos, nuestras neuronas espejo no solo nos conectan con nuestros socios, sino que desencadenan algunos estimulantes químicos cerebrales: dopamina, testosterona, vasopresina, oxitocina, serotonina, GABA, que potencian la atracción, el amor, la lujuria y la lealtad.

Pero hay otra característica intrigante de nuestros notables cerebros. Cuando nos enamoramos, nuestros cerebros se ponen a trabajar y algunas partes se vuelven inactivas ─ las partes responsables de la desconfianza, la sospecha y la discriminación. Estas son las características que nuestros antepasados ​​prehistóricos necesitaban para anticipar a un depredador.

En otras palabras, el cerebro activa los químicos de buen humor y desactiva las áreas dedicadas al juicio. Entonces es cuando estamos locamente enamorados. Con el tiempo, si la relación está plagada de heridas, desilusiones, abandono, enojo, indiferencia, culpa, abuso o infidelidad, los químicos cerebrales mágicos están en espera. Y nos sentimos tristes, ansiosos, debilitados, desesperados. Estos sentimientos negativos se atrincheran en el cerebro.

Eso no es todo. Las asombrosas anteojeras se caen y ya no estamos ciegos. La erosión de la relación llega a casa y se siente como el final del amor.

Pero no es el final.

Es realmente el comienzo: el comienzo del trabajo sobre la relación real, la creación de cambios en ti mismo y la dinámica de las relaciones. Cuando traigas estas nuevas interacciones positivas a la relación, también volverás a cablear los cerebros.

Si quieres saber más acerca de por qué el amor es ciego y cómo puedes curarte de las heridas del pasado y recuperar la intimidad, lee mi nuevo libro. Se llama The New Science of Love: Cómo entender el cableado del cerebro puede ayudar a reavivar su relación (Sourcebooks, Casablanca, 2011) en preorden en Amazon. En este manual sobre el amor, aprenderás sobre el poder de las neuronas espejo en tu vida amorosa, cómo el amor viene, se va y cómo puedes recuperarlo.

Correo electrónico: drpraver@cs.com
Web: www.drfranpraver.com
Red social: www.facebook.com
Red social: www.twitter.com
Sitio web del libro: www.facebook.com/love.dr.fran
Red profesional: www.linkedin.com

Related of "Cuidado: el amor es ciego"