Cuando tu padre tiene demencia

Ver a los padres con demencia es una de las cosas más difíciles que enfrentamos cuando somos adultos. Vemos que nuestros cuidadores anteriores se vuelven dependientes y discapacitados, a menudo durante un largo período de tiempo. Incluso en las primeras etapas de la enfermedad, enfrentamos la vulnerabilidad de alguien a quien en un momento vimos como fuerte y poderoso. Las consecuencias emocionales para los niños adultos pueden parecer interminables y abrumadoras.

Ya sea que seamos cuidadores directos o no, hay preocupaciones y preocupaciones constantes. ¿Cuándo mamá empeorará? ¿Papá está gritando a los auxiliares de enfermería otra vez? ¿Cuándo deberíamos pensar en el cuidado de la memoria? Además, uno de los aspectos más singulares de las relaciones humanas es que las tenemos en cuenta y suponemos que también están pensando en nosotros. Cuando un padre comienza a olvidar, una de las cosas que podemos preguntar es cuánto tiempo más permaneceremos en sus mentes. Después de todo, se supone que los padres deben preocuparse por nosotros, y no al revés.

Algunas de las cosas más difíciles para los niños adultos que manejan la demencia son equilibrar la preocupación y darse cuenta de que los roles han cambiado. La forma en que las personas enfrentan estas realidades depende, en parte, de la historia de su relación con sus padres.

Los ancianos que actualmente viven con demencia son parte de una generación en la que generalmente no se discutían las emociones. Como resultado, es posible que algunos hijos adultos de personas con demencia no se hayan sentido cerca de sus padres, incluso en hogares donde se sintieron atendidos. Tal vez su padre trabajó todo el tiempo. Tal vez su madre estaba bien intencionada, pero abrumada en su función de cuidar de los niños. Los Baby Boomers a menudo comentan que, si bien sus padres "hicieron todo por ellos", no había mucho espacio para tratar temas emocionales.

Las emociones son excedentes cuando su padre está enfermo. Una clave para hacer frente al diagnóstico de demencia no es ignorar el rango de emociones a medida que aparecen. Los niños adultos a menudo se preocupan si sienten resentimiento por la cantidad de energía que se necesita para tratar a sus padres con demencia, ya sea en el hogar o en un centro. Muchos niños no se sienten con derecho a expresar frustración o enojo. Y a veces puede haber una cultura de competencia entre aquellos que sirven en roles de cuidador. Es como si necesitaran ser lo más útiles posible todo el tiempo: ser Super Cuidadores. Intenta recordar que los sentimientos negativos son normales. No hay nadie para impresionar. Si te sientes presionado sobre lo que otros piensan, es probable que seas demasiado duro contigo mismo.

Por supuesto, cuando nuestros padres se enferman, retribuirles puede ser extremadamente significativo. Pero las demandas de la demencia pueden gravar incluso a los niños adultos más capaces, que a menudo tienen sus propios hijos, matrimonios, carreras y vidas para atender. Aquí es donde la preocupación normal de cómo está pasando un padre puede volverse tóxica. La preocupación puede cobrar vida propia; las personas se sienten atormentadas por la culpa cuando hacen algo divertido. La gente puede creer que si no están constantemente preocupados, no están siendo buenos hijos para sus padres. Sin embargo, la realidad es que si no estás haciendo nada divertido, no puedes estar completamente presente con tus padres. Cuando los niños se privan de sus propias vidas y de su propio placer, no solo alimenta el resentimiento, sino que también agota su capacidad para atender las necesidades de sus padres.

El manejo óptimo de la demencia implica atender sus propias necesidades y sentimientos sin juzgar. La frustración y el resentimiento son normales. Trate de no quedar atrapado en un ciclo de cuidado en el cual piense en otra cosa que no sea su padre. Como seres humanos que forman vínculos profundos, nos preocupamos y nos preocupamos por quienes nos necesitan. Pero a veces, el exceso de preocupación es un intento de eludir el duelo necesario de perder a un padre. Todos queremos sentir que nuestros padres nos aman más que a nada. Las discapacidades asociadas con la demencia son recordatorios crueles de que nuestros padres no estarán por siempre para tenernos en cuenta y hacernos sentir especiales. Esta dolorosa realidad nos puede perseguir si no le prestamos atención.

El cuidado personal también involucra todo lo que usted ya sabe: establezca límites, pida ayuda, hable con otras personas que lo entienden. Además, el ejercicio es el tratamiento conductual más poderoso para la depresión, la ansiedad y el estrés. La importancia del ejercicio no se puede exagerar, pero a menudo es lo primero que se debe hacer para los niños adultos ocupados. Recuerda los consejos que recibimos cada vez que estamos en un avión: primero ponte tu propia máscara de oxígeno. Entonces ayuda a otros.

Esta publicación apareció por primera vez en Enlivant.com.

Related of "Cuando tu padre tiene demencia"