Criando a nuestros hijos para pensar, sentir y ser saludable

Todos hemos escuchado acerca de las recientes estadísticas alarmantes sobre la obesidad infantil … Las tasas de obesidad entre los jóvenes y los adultos en los Estados Unidos se han disparado durante la última década.
En 1994, el 11.3 por ciento de los niños de 6 a 11 años y el 10.5 por ciento de los que tenían entre 12 y 19 años eran obesos. En 2008, esas cifras habían aumentado a 19.6 para los más pequeños y 18.1 para los más viejos.
El aumento desencadenó una escalada de las tasas de diabetes, presión arterial alta y otros problemas de salud entre los jóvenes. Tradicionalmente, estas condiciones habían afectado principalmente a los adultos.

Como padre, defensor de niños y profesor de un taller titulado, Impulsando el BQ de su hijo: cómo potenciar y no desanimar la sabiduría corporal innata de nuestros hijos, me preocupa cuán desconectadas están las mentes de nuestros niños de su cuerpo. Si tuviera que señalar el motivo # 1 por el cual hay una epidemia de obesidad infantil en este país, creo que es la forma en que se nos enseña desde una edad temprana a ignorar y deshonrar las necesidades y la sabiduría de nuestro cuerpo.

Cambiar la forma en que nuestros hijos interactúan con sus cuerpos comienza primero en cómo modelamos para nuestros hijos la importancia de nuestro propio cuidado de nuestros cuerpos. Cómo escuchamos nuestros propios cuerpos influirá en cómo educamos a nuestros hijos a hacer lo mismo.
Como padres, es importante alentar a nuestros hijos a confiar en los mensajes de su cuerpo como mariposas en el estómago, cambios en la temperatura corporal, apretar los puños, sudor nervioso, etc. para navegar sus experiencias cotidianas con mayor facilidad y comprensión de situaciones que podrían ser potencialmente perjudicial.

Aquí hay 4 cosas que su hijo podría decir que revelan sentimientos provenientes de la sabiduría de su cuerpo … ¡y por qué es importante que los padres presten atención!

1) No, ¡no quiero solo un bocado más!
No obligue a sus hijos a comer en exceso cuando su cuerpo les dice que están llenos. Un estudio en el Journal of the American Dietetic Association sugiere que los padres dejen de enseñar a sus hijos la regla cardinal de la mesa, que una vez fue popular, "limpie su plato, cómalo todo". De acuerdo con los dietistas profesionales que realizaron este estudio en particular, este tipo de entrenamiento contribuye a comer en exceso y la obesidad. El estudio mostró que cuando a los niños de tres años se les servían porciones más grandes de lo normal de macarrones con queso, comían lo que querían y se detenían cuando estaban llenos. Pero el mismo experimento, realizado un par de años después, mostró que los niños de cinco años ya habían aprendido a ignorar las señales del cuerpo que les decían que ya habían comido lo suficiente y en cambio comían más cuando les servían más.
En la economía actual, donde las familias observan de cerca cómo gastan el dinero, los padres a menudo desconocen que "ignoran los mensajes de su cuerpo" que están obligando a sus hijos a no desperdiciar alimentos. Un ejemplo: una mamá amiga mía recientemente fue con una madre y sus respectivos hijos de 5 años para obtener yogurt congelado después del preescolar. Uno de los muchachos no terminó inicialmente todo su yogurt. Él dijo que estaba lleno. Obviamente sabía cómo se sentía su cuerpo y comió lo que quería y eso fue suficiente para él … Sin embargo, su madre le dijo: "No voy a gastar mi dinero en comprar este yogurt si no vas a comer". todo, "entonces, ¿qué hizo el niño pequeño? Terminó todo o sabía que no iba a poder volver a la tienda de yogurt después de la escuela.

2) ¡No necesito esa chaqueta, mamá!
Los padres a veces inconscientemente enseñan a sus hijos que lo que sienten no es exacto. No es necesariamente intencional y a menudo ocurre porque el padre no quiere sentir lo que siente por la solicitud o emoción del niño o es un inconveniente para el padre. Por ejemplo, "Mamá, estoy tan caliente en esta tienda, quiero quitarme el suéter" y la madre, que carga varias cosas a la vez, no puede detenerse para ayudar a su hijo en ese momento, y entonces dice: "TÚ. 'RE no está caliente y no hace calor aquí, mantenlo encendido' Eso le enseña al niño a pensar: "Hmm, ¿quizás no sé lo que estoy sintiendo?"
Una clienta me contó que su esposo recientemente había llenado un baño para su hijo. El niño gritó cuando entró, pero el esposo pasó la mano por el agua y dijo: "No hace demasiado calor, veo que mi mano se siente bien". Cuando se lo indiqué al marido, él lo entendió. Estaba anulando lo que su hijo le decía que sentía porque no quería admitir que tal vez lo hacía sentir demasiado caliente.
Evite esta situación simplemente haciendo un diálogo frío y caliente con su hijo, haciéndole preguntas, "¿Cómo te parece esta temperatura? ¿Te sientes frío afuera, debería conseguirte un suéter? ¿Estás demasiado caliente con esta manta?

3) ¡Ay, eso duele!
Confíe en su hijo cuando él o ella dice que algo duele. El dolor de nuestros cuerpos es una señal de que algo está mal y necesita nuestra atención; no queremos enseñar a nuestros hijos a ignorar estas señales. Todos tienen un umbral de dolor diferente y los de un padre y un hijo generalmente no son lo mismo. Como adultos podemos amortiguar nuestros cuerpos con sensaciones dolorosas que fácilmente harían llorar a un niño … ¿Cuántas veces, en la adultez, notaste un corte menor o un moretón y no recuerdas cómo lo conseguiste? Los niños notan estos pequeños rasguños y magulladuras inmediatamente y vendrán y te mostrarán … Mamá, papá, ¡tengo un boo-boo! Nos volvemos cada vez más insensibles al dolor de nuestro cuerpo si se nos enseña a ignorarlo desde una edad temprana.

4) Mi estómago se siente como si estuviera en una montaña rusa.
Preste atención a las molestias estomacales constantes en torno a eventos específicos en la vida de su hijo, como ansiedad por la mañana antes de ir a la escuela, tristeza por estar con ciertos amigos (puede haber intimidación o burlas), no le gusta a un determinado maestro (podría haber diferencias en la disciplina que deben discutirse en una conferencia de padres y maestros). Profundizar en lo que le sucede a su hijo cada vez que detecte el estrés en su vida es fundamental. Tener una discusión con su hijo acerca de sus sentimientos y experiencias en situaciones incómodas puede conducir a soluciones efectivas y a la disipación de las molestias corporales.

Línea de fondo:
Cuando un niño expresa incomodidad física o emocional y se encuentra con frustración o desaprobación repetidamente, pronto se da cuenta de que no es seguro o aceptable sentirlo. El niño recibe el mensaje alto y claro, su cuerpo no es confiable, y comienza a adaptarse y ajustarse a las demandas y expectativas equivocadas. El costo para el niño es tremendo; tanto la autoexpresión espontánea como la simple alegría de ser se pierden rápidamente. ¡Este no es el momento de llenar los sentimientos del niño con dulces, papas fritas o pizza! (¡Mire las estadísticas de obesidad otra vez!)

Soluciones para lo que padres y maestros pueden hacer:

• Enseñar habilidades de vida innatas orientadas al cuerpo a los niños
• Presente ejercicios de respiración y centrado en el cuerpo que toda la familia puede hacer individualmente y en conjunto
• Fomentar, no desalentar la expresión natural de los niños
• Comuníquese con los niños cuando estén con ellos: manteniendo sus sentimientos, cerrándose o actuando.
• Detecta señales físicas para detectar emociones o estrés que los niños pueden tener internamente
• Enseñe a los niños a confiar y tomar decisiones de sus instintos innatos (BQ) en lugar de estar de acuerdo con sus compañeros o adoptar patrones inconscientes de por vida que pueden sabotear su felicidad, meterlos en problemas y ayudarlos a formar malos hábitos alimenticios.

Video de ABC News
http://abclocal.go.com/kgo/story?section=view_from_the_bay/health_fitnes…

Related of "Criando a nuestros hijos para pensar, sentir y ser saludable"