Conciencia y sueños

Sam McGuire Photography, Los Angeles (used with permission).
Fuente: Sam McGuire Photography, Los Angeles (usado con permiso).

Los sueños se encuentran entre las experiencias conscientes más vívidas y únicas. Su poder narrativo está bien documentado a lo largo de la historia, desde historias espiritualmente edificantes, como el sueño de Jacob, hasta revelaciones sobre el ser interno que van desde la percepción personal hasta el psicoanálisis de Freud. A pesar de su importancia cultural y personal, los sueños siguen siendo tan enigmáticos como siempre.

La película Inception ofrece una representación dramática de cómo se pueden experimentar los sueños de una manera muy despierta. Las posibilidades de compartir un sueño o integrar un sueño dentro de otro sueño (aquí, para el propósito de la vida real de ganar tiempo) se presentan como posibilidades compatibles con la experiencia típica de soñar. En términos generales, sin embargo, uno no está simplemente observando los sueños desde una "distancia despierta" donde uno puede planificar o incluso construir una realidad alternativa. Por el contrario, soñar generalmente implica estar profundamente bajo el control de los eventos experimentados, sin mucho control planificado o conciencia despierta.

Aún así, los sueños conscientemente atentos suceden. Los sueños lúcidos, la conciencia atenta de que uno está soñando, pueden describirse como un tipo de atención sostenida a la manera en que uno transita a un estado de sueño desde la conciencia despierta. Evan Thompson destaca cómo el entrenamiento de esta transición de la conciencia despierta a la conciencia de los sueños se ha practicado desde al menos el ejercicio espiritual budista llamado "yoga de los sueños". Un aspecto importante de la conciencia de este sueño es la decisión consciente de atender el sueño como un sueño. El objetivo de la práctica de los sueños lúcidos es entrar en el "modo de sueño" de la conciencia sin dejar de perder el tipo de atención voluntaria consciente característica de la conciencia despierta. Uno entra en la conciencia de los sueños con el reconocimiento atento de que es un sueño. El hecho de que esta práctica (un tipo de rutina de atención) permita a las personas un sueño lúcido sugiere que hay dos variedades de atención consciente en los sueños: una lúcida y una pasivamente comprometida. El marco de disociación de conciencia y atención que hemos discutido en publicaciones previas acomoda estos dos tipos de conciencia de sueño. El sueño lúcido es más activo y se relaciona con la atención consciente voluntaria, mientras que el sueño regular es más pasivo y puede relacionarse con formas automáticas de atención.

Los sueños lúcidos abren posibilidades intrigantes para el estudio de la conciencia. Si uno puede asistir lúcidamente a una experiencia como un sueño (algo que está impulsado casi exclusivamente por los recuerdos y no solo por estimulación sensorial externa), debemos preguntarnos cómo se relaciona este tipo de atención con el soñar despierto y despertar la conciencia. ¿Podría uno invertir los roles y asistir a la conciencia despierta como si fuera un sueño? La vida como un sueño es una idea que tiene profundas implicaciones espirituales y artísticas, y este es un tema familiar en la filosofía y la cultura pop. A pesar de estas implicaciones, y aunque estos son cambios interesantes de atención, todavía no tenemos una buena explicación para su propósito o función cognitiva. ¿De qué sirve poder cambiar la atención de esta manera mientras sueñas?

Considere, por ejemplo, que los sueños pueden definirse como una forma de psicosis, en el sentido de que los sueños son alucinantes, como las experiencias que carecen de contacto con el entorno inmediato (ver Hobson y Voss, 2011). La diferencia entre el sueño y la conciencia despierta se encuentra tanto a nivel descriptivo (fenomenológico) como a nivel neuronal (Hobson y Voss, 2011). Dado que la diferencia entre el sueño y la atención consciente despierta también puede tener diferentes orígenes evolutivos (Haladjian y Montemayor, 2015), la pregunta de por qué evolucionó la conciencia del sueño se vuelve apremiante. ¿Por qué una forma de atención consciente "psicótica" se volvería una forma recurrente de conciencia en los humanos? ¿Hay alguna razón para experimentar los sueños?

Una posible explicación es que algunos tipos de atención consciente en los sueños son particularmente útiles para la comprensión personal, la comprensión y la originalidad. Después de todo, sería incorrecto equiparar sueños con alucinaciones porque las alucinaciones implican un estado de conciencia despierto que representa algo que no está físicamente presente, mientras que en los sueños uno se encuentra en un estado completamente diferente en el que, por ejemplo, el control motor el sistema no está activo. Además, como argumenta Evan Thompson (2014, p.188), las prácticas como asistir a un sueño como un sueño hacen que los sueños se asemejen a la conciencia imaginaria y formas creativas de conciencia, en lugar de alucinaciones, porque uno está guiando la atención de una manera fructífera.

Por lo tanto, es posible que varias formas de conciencia con diferentes tipos de atención puedan estar involucradas en el fenómeno que globalmente llamamos "soñar". La idea de que hay varias formas de conciencia es verosímil (ver Kriegel, 2015), y es importante para la investigación futura investigar si estas diferencias dependen o no y en qué medida dependen de diferentes tipos de atención. ¿Podría ser, por ejemplo, que el sueño lúcido se basa en una forma de atención voluntaria y reflexiva que probablemente no se encuentre en ninguna otra especie? La sugerencia de que las experiencias de sueños lúcidos mejoran nuestros poderes de imaginación puede explicar por qué las valoramos y por qué podrían ser cognitivamente importantes, incluso si técnicamente podrían considerarse formas de psicosis.

De forma más controvertida, algunas formas de psicosis, que pueden incluir sueños, parecen ser fuentes particularmente poderosas de inspiración y originalidad artística. El poder transformador de estas experiencias juega un papel importante en el arte y la religión. Como dice Platón en el Fedro , una buena clase de locura libera la mente de maneras que parecen indispensables para un pensamiento verdaderamente intuitivo y original, así como para la creación artística y poética. Si esto es correcto, los estados alterados de conciencia, incluidos los sueños, serían fundamentales para algunos de los objetos culturales que más valoramos: las creaciones artísticas.

Otro punto a considerar es la diferencia entre los sueños y los recuerdos de vigilia. Recordar sueños parece depender de una forma mucho más débil y frágil de atención voluntaria que el tipo de atención que guía y tiene éxito en recuperar recuerdos semánticos y episódicos. Sin embargo, la memoria involucrada en los sueños parece integrar aspectos importantes de nuestras vidas personales. Creemos que este tipo de integración de recuerdos en los sueños puede ser relevante para la integración de narrativas personales (ver Montemayor & Haladjian, 2015, capítulo 4). Si esto es correcto, los sueños pueden tener un impacto específico en la memoria autobiográfica que va más allá de su relevancia para la creación original y perspicaz.

Independientemente de los poderes creativos de los estados alterados de conciencia, las distinciones entre el sueño lúcido, el soñar, el soñar despierto y la conciencia despierta ciertamente resaltarían la disociación entre la conciencia y la atención. La capacidad de tener sueños lúcidos en los seres humanos, que probablemente no ocurra en otras especies (aunque se cree que algunos animales son capaces de soñar cuando duermen), es algo que debe estudiarse detenidamente. En última instancia, este tipo de investigación nos ayudaría a comprender mejor la naturaleza de la conciencia.

– Carlos Montemayor y Harry Haladjian

Referencias

Haladjian, HH, y Montemayor, C. (2015). En la evolución de la atención consciente. Psychonomic Bulletin & Review, 22 (3), 595-613.

Hobson, A., y Voss, U. (2011). Una mente para salir: Reflexiones sobre la conciencia primaria y secundaria. Conciencia y Cognición, 20 (4), 993-997.

Kriegel, U. (2015). Las variedades de la conciencia Prensa de la Universidad de Oxford.

Montemayor, C., y Haladjian, HH (2015). Conciencia, atención y atención consciente . Cambridge, MA: MIT Press.

Thompson, E. (2014). Despertar, soñar, ser: Ser y Conciencia en Neurociencia, Meditación y Filosofía . Columbia University Press.

Related of "Conciencia y sueños"