Comunicarse, no comprometerse, es una clave para conectarse

Intimidad a través del diálogo, no del sacrificio.

Pixabay image by Mohamed Hassan

Fuente: Imagen de Pixabay por Mohamed Hassan.

Las relaciones implican compromiso, ¿verdad? Una asociación madura es un juego de dar y recibir.

Mi respuesta corta es la siguiente: de alguna manera sí y de otra manera no.

Si queremos una conexión saludable, no siempre podemos hacer lo que queremos. Las relaciones maduras no pueden prosperar en el suelo narcisista. No es todo acerca de nosotros.

Pero tampoco las relaciones pueden florecer si nos rendimos demasiado a nosotros mismos, sacrificando nuestros valores, sofocando nuestra voz o minimizando nuestras propias necesidades. Hacerlo podría ser una auto-traición, lo que lleva a la frustración o la ira hacia nosotros mismos o hacia los demás por sacrificarnos demasiado.

Comprometer suena noble … ya veces lo es. Nuestros líderes electos ciertamente podrían usar una dosis considerable de la misma cuando formulan políticas en lugar de aferrarse rígidamente a su ideología, lo que deja a otros sintiéndose disminuidos, creando así divisiones.

En nuestras relaciones personales, el compromiso tiene un lado oscuro. Es una configuración para el resentimiento si nuestra tendencia a complacer a los demás es el piloto automático. Descartar rápidamente nuestros propios deseos de mantener una relación intacta puede llevar a un creciente resentimiento, lo que puede dañar una relación.

La intimidad prospera en un clima donde nos sentimos libres de ser nosotros mismos, queriendo lo que queremos y expresando nuestros deseos sin temor a ser rechazados, retribuidos o avergonzados.

Expresar nuestros deseos no significa que siempre nos saldremos con la nuestra. No significa que si nuestro compañero nos ama, nos acomodarán y se descuidarán. Después de todo, ellos también quieren ser felices.

Diálogo y comunicación

Considerar una alternativa al compromiso plantea la cuestión de cómo podemos ser nosotros mismos y tener una relación sana. ¿Cómo podemos navegar nuestras diferentes necesidades con alguien que nos importa?

La solución común a este dilema es aceptar un compromiso. Preferimos la comida tailandesa, pero nuestro compañero quiere italiano. Queremos visitar a un amigo, pero nuestro compañero quiere ver una película juntos en casa. ¿Cómo podemos negociar nuestras diferencias para no resentirnos?

El arte del diálogo y la comunicación es donde el caucho se encuentra con el camino en nuestras relaciones importantes. Esta es una danza de autoafirmación integrada con una sintonía empática hacia los demás.

Un nutriente principal para la intimidad es ser abierto, presente y emocionalmente disponible. Tenemos la responsabilidad de expresar nuestros sentimientos y deseos de manera respetuosa. Pero, poco después, ¿podemos voltear las mesas y escuchar atentamente a nuestro compañero o amigo? El investigador John Gottman descubrió que las relaciones prosperan cuando nos dejamos influir unos por otros.

Ser afectado por nuestro socio es diferente de hacer lo que creemos que es “justo” o “correcto”, lo cual no quiere decir que no haya lugar para la justicia. Pero es un asunto completamente diferente cuando priorizamos la comunicación sobre el compromiso. Hay un “sentimiento” diferente a las cosas cuando surgen soluciones a través de un proceso sagrado de “asimilar” a la otra persona y llegar a algún curso de acción que se sienta cómodo para ambas personas.

¿Podemos preocuparnos lo suficiente como para extendernos de una manera que transmita el mensaje?

  • Quiero escuchar lo que es importante para ti
  • Quiero tomar en serio tus sentimientos y deseos.
  • Porque me importa, me permito ser afectado, e incluso cambiar al escuchar abiertamente lo que estás experimentando.

Hay una gran diferencia entre aceptar y permitirnos ser genuinamente tocados por la experiencia de otro. La intimidad requiere abrirse al mundo del otro. Si me importas, estaré encantado de darte lo que quieres … si puedo.

Al encontrar sustento en la intimidad, encontraré placer en traer una sonrisa a tu rostro y alegría en tu corazón. Encontraré el significado, la realización y el placer de expresar mi amor apoyando lo que quieres, no porque valoro el compromiso, sino porque te valoro.

Suspendo lo que quiero mientras te escucho, pero al asimilarlo todo, noto cómo se mezcla con mis propios deseos. Entonces me honro expresándote mi experiencia. Si nunca escucho lo que quiero, podría sucumbir a un patrón codependiente de entregarme para complacerte o complacerte. Pero, como enseña la psicología budista, si me aferro demasiado a lo que quiero, puedo aumentar mi propio aislamiento y sufrimiento.

El arte de amar involucra el dar y recibir escuchar abiertamente y ser tocado por la experiencia sentida del otro. La intimidad es una función del intercambio experiencial, no hacer lo que pensamos que “debemos” hacer para mantener la paz.

La próxima vez que su compañero le pida que visite a sus suegros o que quiera una escapada de fin de semana, esto puede resonar para usted. Si es así, ¡genial! Si no, puedes dialogar al respecto. ¿Puedes escuchar lo que esto significaría para tu pareja en lugar de reaccionar a la defensiva?

Comprender a su pareja puede profundizar la intimidad independientemente de la decisión que se tome. Son libres de hacer una solicitud; es libre de darse cuenta de lo que esto trae para usted, ya sea un “sí” afirmativo o la necesidad de un mayor diálogo. Eres libre de ser tú y responder desde un lugar donde te cuidas y cuidas a tu pareja. Un diálogo basado en el respeto mutuo y la atención puede ayudarlos a que ambos se sientan más conectados entre sí y con los demás. Y después de todo, ¿no es eso lo que todos queremos realmente?

© John Amodeo

  • Mantenerse cerca: cómo mantener una relación de larga distancia
  • ¿Un comportamiento sexual está desencadenando a ciertos grupos?
  • ¿Debe conectar con su ex?
  • El imperialismo intelectual, parte I
  • La psicología de las citas modernas
  • 50 ideas para experimentos de cinco días
  • 5 señales de que eres independiente de tus padres
  • Millennials: ¿Una generación de burnouts o corredores de maratón?
  • Los “avances” tecnológicos y la erosión de la sociedad.
  • ¿Pueden las mujeres y los hombres ser “solo amigos”? - 3 formas de hacer que funcione
  • 7 hechos sorprendentes sobre nuestras fantasías sexuales
  • Hacer que tu amante sonría también ayuda a tu estado de ánimo
  • Cómo organizar una vida: la perspectiva de las tres ollas
  • ¿Es real el "Uno que se escapó"?
  • El vínculo entre el suicidio y el autismo
  • El problema con los proyectos de felicidad
  • ¿Eres resistente? Tu cerebro puede tener la respuesta
  • ¿Puedes confiar en tu sexto sentido?
  • ¿Puedes estar agradecido y ser un Grinch durante las vacaciones?
  • El momento adecuado para dar una segunda oportunidad
  • Hacemos
  • La madre sin amor y el baile de negación de su hija
  • Tomando el control sabiamente: ¿Puedes ser autoritario y humilde?
  • Todavía nos parecemos, pero ¿qué más compartimos realmente?
  • ¿Qué es la autoconciencia y cómo se obtiene?
  • Poder de las mascotas que cambia la vida
  • Sobrevivir al Día de Acción de Gracias con la ciencia del cerebro durante el embarazo
  • ¿Somos exclusivos todavía?
  • ¿Las redes sociales te hacen solitario?
  • 4 errores mentales que cometen las personas que se están enamorando
  • 5 maneras de dejar de ser un amigo narcisista
  • Ayudando a un niño en apuros
  • ¿Puede mejorar el acceso a la atención médica reducir la violencia sexual?
  • Todo lo que necesitas saber para construir un significado en la vida
  • Discurso consciente: Usar tus palabras para ayudar, no para dañar
  • ¿Estás avergonzado de cómo te sientes?