Comunicación paciente-médico

Cuando los pacientes controlan más de la conversación, a menudo tienen mejores resultados.

Photo by ESB Professional / Shutterstock

Fuente: Foto de ESB Professional / Shutterstock

Siempre he tenido curiosidad acerca de una experiencia a menudo reportada por personas que describen sus visitas a profesionales médicos.

Comprensiblemente, para algunos, las visitas al médico son experiencias que inducen a la ansiedad, especialmente cuando existe la necesidad de hablar sobre molestias importantes o una enfermedad crónica ya diagnosticada. Muchos estarían de acuerdo en que su sola presencia en el consultorio médico para un examen médico causa cierto grado de regresión y malestar general. El “síndrome del saco blanco”, que a menudo resulta en lecturas de presión arterial elevada, es una experiencia común y algo que el médico y el paciente dan por hecho.

Muchas personas expresan su disgusto por la brevedad de sus citas médicas y la oportunidad limitada resultante de discutir sus quejas con su médico. Estas quejas, con frecuencia, pueden ser más acerca de sus problemas emocionales que su condición médica. Para muchos pacientes, su médico es el único con quien comparten información personal de cualquier tipo y pueden confiar en la respuesta de su médico para ayudarlos a determinar la gravedad de sus quejas médicas o físicas.

Aunque muchos médicos escuchan naturalmente a sus pacientes con empatía, nuevos estudios sugieren que con demasiada frecuencia son abruptos, aparentemente desinteresados ​​por la angustia de los pacientes y propensos a controlar la entrevista médica. Con demasiada frecuencia, nunca descubren preocupaciones médicas serias en la mente de sus pacientes. Como cualquier buen conversador, algunas de las nuevas investigaciones sugieren que los médicos harían bien en escuchar más y hablar menos. El sociolingüista Richard Frankel dijo:

“El problema es que los médicos demasiado fácilmente suponen que la primera queja del paciente es la más importante. Pero encontramos que no existe una relación entre el orden en que los pacientes plantean sus preocupaciones y su importancia médica. Para la mayoría de los pacientes que hemos estudiado, cuando su médico les da la oportunidad de decir todo en su mente, su tercera queja en promedio es la más preocupante “.

El Dr. Frankel continuó diciendo que los hábitos de entrevista de muchos médicos no permiten que la mayoría de los pacientes lleguen tan lejos.

Los hallazgos de la investigación sugieren que cuando los pacientes controlan más la conversación entre el médico y el paciente, siendo lo suficientemente insistentes como para mencionar todo en su mente, a menudo tienen mejores resultados médicos. Hace varios años, los investigadores de la Universidad de Tufts encontraron que una “sesión de coaching” de 20 minutos para los pacientes, mientras esperaban a sus médicos, tenía efectos positivos en la salud. Las personas con hipertensión y úlceras, así como un grupo con diabetes, tuvieron un mejor desempeño que los pacientes no tratados.

En las sesiones de coaching, se ayudó a los pacientes a determinar sus agendas y se les ofrecieron técnicas para superar la vergüenza, la ansiedad o la timidez al hablar con el médico. Los resultados de la investigación revelaron que los pacientes entrenados fueron mucho más efectivos tanto para dar como para obtener información en su comunicación con su médico. Los pacientes entrenados con hipertensión tenían lecturas de presión arterial sistólica 15 por ciento por debajo de sus lecturas anteriores, mientras que aquellos con diabetes tenían lecturas de glucosa en sangre 12 por ciento más bajas. Estos hallazgos sugieren que cuanto más asertivo es el paciente, más probable es que se sienta escuchado y entendido, que mejore su desempeño médico y obtenga una mejor comprensión de la información brindada por el médico.

Related of "Comunicación paciente-médico"