Felicidad con la vida 8: Avance de la práctica, no desglose

Por qué la aceptación es la práctica más difícil y más importante de todas.

Matthew Rader/Unsplash

Fuente: Matthew Rader / Unsplash

En este momento está sucediendo algo en mi vida que es muy difícil, algo que definitivamente no quiero como parte de mi vida. No quiero que esto sea mi realidad y, sin embargo, está claro que no deseaba que lo fuera, no he hecho nada para que no fuera cierto. Como siempre es el caso: lucha con la realidad, la realidad gana.

Y así se me ocurrió (brillantemente) que este podría ser un momento propicio para practicar la aceptación, ahora mismo cuando odio esta realidad en particular. Y también, que puede ser un buen momento para entender mejor lo que significa cuando decimos (generalmente con mucha indiferencia) simplemente aceptar lo que es, estar con él, no luchar contra él y todas las otras expresiones que tenemos para este desafío y proceso misterioso

Al investigar una idea o práctica, me gusta comenzar con lo que no es la cosa. En este caso, ¿cuáles son los mitos y conceptos erróneos acerca de la aceptación que nos impiden poder hacerlo?

Mito # 1: Estamos de acuerdo con lo que está pasando. Podemos estar de acuerdo con ello.

El mayor malentendido sobre la aceptación es que significa que estamos de acuerdo con lo que estamos aceptando, que de alguna manera nos hemos puesto cómodos y a bordo de esta situación que no queremos.

Realidad: la aceptación no requiere que estemos de acuerdo con lo que estamos aceptando. No implica que ahora queremos lo que no queremos. No incluye sentirse bien o en paz con respecto a lo que estamos aceptando. No significa que ahora estemos de acuerdo con ello.

Mito # 2: la aceptación significa que dejamos de intentar cambiarlo.

Creemos que aceptar lo que es es sinónimo de aceptar ser pasivo, renunciar al cambio, rendir todos los esfuerzos para hacer las cosas diferentes. La aceptación está diciendo que estamos de acuerdo en que esta situación continuará para siempre. Está decidiendo tirar las mantas sobre nuestra cabeza.

Realidad: la aceptación no significa suspender los esfuerzos para cambiar lo que es. No implica que estamos renunciando a que la realidad se vuelva diferente. La aceptación tiene que ver con el presente y no tiene nada que ver con el futuro. Además, la aceptación no es un acto de pasividad, sino más bien un acto de sabiduría, de acordar comenzar nuestros esfuerzos desde donde estamos realmente y considerar lo que realmente es.

Mito # 3: La aceptación es un fracaso.

En nuestra cultura, la aceptación es para los mansos, para los perdedores. Es lo que hacemos cuando hemos fallado en hacer todo lo demás. Vemos la aceptación como una elección sin opciones, un final sin poder y deprimente para una batalla perdida.

Realidad: la aceptación no es un acto de fracaso. Puede, con el entendimiento correcto, ser experimentado como un acto de coraje. Es para aquellos que tienen la fuerza para enfrentar la verdad y dejar de negarla. De hecho, puede ser un primer paso en un proceso de genuino éxito y movimiento.

Entonces, si no son los mitos, entonces, ¿qué es esto que llamamos aceptación? ¿Qué significa realmente aceptar lo que es o dejar de luchar con la realidad? Y, ¿es realmente posible (me refiero a realmente posible) aceptar lo que es cuando no queremos lo que es?

Para empezar, quiero deshacerme de la palabra aceptación porque conlleva muchos malentendidos. En lugar de preguntar puedo aceptar esto ? Prefiero, ¿Me puedo relajar con esto ? O, ¿puedo estar con esto como está ? O, ¿puedo estar de acuerdo en que así es ahora ? Estos indicadores se sienten más viables dado lo que asociamos con la aceptación. Debido a que el hecho es que algo dentro de nosotros nunca aceptará completamente o se pondrá de acuerdo con lo que no queremos, y esa parte de nosotros también debe incluirse en este proceso.

Relajarse con lo que significa significa que también nos relajamos con la parte de nosotros mismos que está gritando “no” a la situación. Significa que hacemos espacio para el no querer en nosotros. Entonces aceptamos la situación y también el feroz rechazo de la misma al mismo tiempo. No nos pedimos deshacernos de la resistencia; Esa resistencia es nuestra amiga. Está ahí para protegernos de lo que no queremos. Así que aceptamos y permitimos la situación negativa y también su odio.

En segundo lugar, la aceptación se trata de reconocer que esta situación en particular está sucediendo. No significa que nos guste, que estemos de acuerdo o que dejaremos de intentar cambiarlo, simplemente significa que aceptamos que en realidad es lo que es. El elemento principal de aceptación es abrirse a la realidad tal como es, no como nos sentimos al respecto, solo que en realidad es así.

En mi caso, con la situación que tengo, practico relajarme con la realidad de que no tengo una respuesta a esta situación difícil. Estoy aceptando que esta situación es la que es y la odio y quiero que sea diferente y no sé en este momento cómo hacer que eso suceda. Todo eso es verdad; la práctica de aceptación en este momento consiste en dejar que todo eso sea así, lo que sea que sea verdad, y aún así poder respirar profundamente.

Lo cómico es que nuestra negativa a aceptar lo que es implica una lucha contra lo que ya es. Contra lo que estamos luchando ya está aquí. Nos negamos a permitir lo que ya ha sido permitido. Visto desde esta perspectiva, nuestra negativa a aceptar la realidad tiene una especie de locura.

Cuando practicamos la aceptación, solo estamos diciendo una cosa: sí, esto está sucediendo. Eso es. Y, paradójicamente, eso sí nos libera para comenzar a cambiar la situación o cambiarnos a nosotros mismos en relación con ella. Como dijo un buen amigo, la situación cambiará o usted cambiará, pero el cambio ocurrirá. Perdemos tanta energía luchando con el hecho de que esta situación está sucediendo realmente que no aplicamos nuestra energía e intención más útil a lo que queremos o podemos hacer al respecto. Estamos atrapados en una discusión con el universo o con quien sea, que se supone que esto no está sucediendo, todo lo cual es energía en el desagüe. El hecho es que es de esta manera, y la aceptación nos permite al menos comenzar a hacer lo que necesitamos hacer desde donde estamos.

La aceptación es un paso profundo y poderoso en nuestro crecimiento y desarrollo. Se requiere el inmenso coraje de ser honestos acerca de dónde estamos. Y requiere la voluntad feroz de sentir realmente lo que es verdad, lo que puede ser insoportable, pero es mucho más útil que evitar esos sentimientos al negar lo que ya sabemos o argumentar que la verdad no debería ser la verdad. Relajarse con lo que se pone pone fin al argumento inútil y agotador que dice que esta no es la forma en que se supone que debe ser y continúa con el negocio de vivir la vida en las condiciones de la vida.

Cuando aceptamos lo que es, que incluye nuestro “no” gutural, nos damos permiso para unirnos a nuestra vida, para experimentar el momento presente tal como es. Nos permitimos dejar de luchar con la realidad, que es agotadora e inútil. Es contraintuitivo y, sin embargo, sumamente sabio; cuando estamos dispuestos a decir sí a esta cosa que no queremos, sí, así es como lo quiera o no, algo primordial en nosotros se relaja profundamente. Podemos exhalar; El engaño que hemos estado conduciendo por fin ha terminado. Lo gracioso es que siempre hemos sabido lo que es verdad y solo a nosotros hemos estado tratando de engañar en nuestra no aceptación. Aceptar lo que nos ofrece nos da permiso para finalmente ser auténticos con nosotros mismos, para estar plenamente en nuestra propia empresa. Cuando podemos decir que acepto que esto es así, incluso si lo odio y no sé qué hacer al respecto, al menos podemos estar en la verdad, lo que en última instancia es el más poderoso y valiente. Y un lugar amoroso desde el cual crear nuestra vida.

  • Nombre del juego
  • Hacer las paces con los errores del pasado
  • Envejecer no significa perder a un joven
  • Dumping the Dog Domestication Dump Theory de una vez por todas
  • Contemplando la atención plena
  • Sea un comprador de realidad inteligente: tres opciones
  • ¿Me siento afortunado?
  • ¿Más viejo y más débil, o más viejo y más sabio?
  • ¿Sexo con un ex: bueno o malo para la recuperación de la ruptura?
  • ¿Estás viviendo en una burbuja de liderazgo?
  • Promesa pura en un día triste: por qué el deseo necesita gratitud
  • Solo: una palabra de cuatro letras para usar con cautela
  • Salida de la escuela nacional: ¿Día de la zanja o libertad de expresión?
  • El matrimonio solo no te hace una mejor persona
  • Escribir un elogio creativo para su amada
  • Cuando el dolor psicológico se vuelve físico
  • Orientación profesional para consejeros no profesionales
  • ¿Qué podría ser esto?
  • Los perros necesitan colas y voces: las cirugías "cosméticas" deben irse
  • ¿Qué es el desvío espiritual?
  • ¿Puede la cirugía dental llevar a la adicción a las drogas en los adolescentes?
  • En un curso sobre grandes libros, crédito adicional si vas a una cita
  • La psicología de las expectativas
  • Síndrome de Scrooge: Transformación De Amargura
  • Viviendo con dolor crónico
  • La verdadera causa de la depresión
  • Pequeñas aventuras para los no aventureros
  • La Voz (El Enemigo Interior)
  • ¿Qué hace que algo sea sexy?
  • Cuando la terapia cognitiva conductual no funciona
  • La libertad de disfrutar de un funcionamiento seguro
  • Calmarse con meditación basada en lógica
  • Las 3 palabras más importantes para el día de San Valentín
  • El papel de la píldora en el dolor del principio de dolor y placer
  • Cuando la ansiedad se interpone en el camino de la amistad
  • ¿Serán necesarios los humanos?