Cómo vencer el miedo al fracaso

Cinco formas simples de eliminar el miedo al fracaso de tu camino hacia el éxito.

Greg Epperson/Shutterstock

Fuente: Greg Epperson / Shutterstock

El miedo al fracaso es un obstáculo importante que se interpone entre usted y sus objetivos. Pero no tiene que ser así.

El miedo al fracaso es la intensa preocupación que experimentas cuando te imaginas todas las cosas horribles que podrían pasar si no lograras un objetivo. La intensa preocupación aumenta las probabilidades de contenerse o darse por vencido. Ser exitoso se basa en gran medida en su capacidad para aprovechar el miedo.

¿Qué puedes hacer para evitar que el miedo al fracaso te retrase?

1. Redefinir la falla como discrepancia

El éxito es a menudo difícil de definir. El fracaso es aún más difícil.

¿Cuál es tu definición de fracaso? ¿Renunciando? ¿Nunca vas tras tus metas? No lograr un resultado deseado? ¿No se logra el resultado deseado dentro de un cronograma esperado? Puede pensar que la respuesta a esta pregunta es obvia. Pero es importante tener claro lo que usted considera fracaso, ya que el fracaso es el objeto de su miedo y el obstáculo para su éxito.

Para que su meta no sea a prueba, deje de pensar en las fallas y piense en las discrepancias entre lo que espera lograr y lo que puede lograr. Las discrepancias le brindan información que puede estudiar, explicar y aprender para que pueda recalibrar sus esfuerzos futuros.

Mientras continúes haciendo esfuerzos, no hay lugar para el fracaso. Cuando te rindes por completo, sin mayor motivo que el miedo a fallar, ¡esa es una historia diferente!

2. Distinga entre amenazas reales e imaginarias

El miedo es nuestra respuesta a dos tipos de amenazas: real e imaginaria. Ya sabes la diferencia. Las amenazas reales representan un riesgo para nuestra supervivencia. Las amenazas imaginadas son escenarios hipotéticos. Ofrecer un discurso frente a un grupo de personas es una amenaza imaginada porque hay poco riesgo para su supervivencia. Ofrecer un discurso frente al orgullo de los leones en la sabana es una amenaza real porque no están interesados ​​en escucharte, están interesados ​​en comerte.

El miedo al fracaso por definición implica amenazas imaginarias. Y aunque el miedo es real, la amenaza no lo es. Por el momento, la amenaza es una predicción, un producto de tu imaginación, un escenario que construiste. Esto no hace que tu miedo sea infundado o irracional. Pero lo hace prematuro e innecesario. En lugar de dejar que te detenga, estudíalo y planea cómo evitar las consecuencias que temes.

3. Crear objetivos de promoción en lugar de prevención

La investigación sobre el logro de los objetivos sugiere que hay dos tipos de enfoques que las personas toman con respecto a sus objetivos: enfoque y evitación. Me gusta llamarlos objetivos de promoción y prevención.

Los objetivos de promoción son lograr un resultado positivo (por ejemplo, “Quiero obtener un aumento”, “Quiero ampliar mi base de clientes” o “Deseo obtener un ascenso”), mientras que los objetivos de prevención consisten en evitar un resultado negativo. (por ej., “No quiero perder mi trabajo” o “Espero no recibir una evaluación negativa”). Los objetivos de prevención están asociados con enfoques más desorganizados para la consecución de metas, menor compromiso, menos autodeterminación y más ansiedad. Además, los objetivos de prevención conducen a la creación de más objetivos de prevención en el futuro.

El miedo al fracaso lleva a la creación de objetivos de prevención, lo que puede desdibujar nuestro enfoque, socavar nuestros esfuerzos y dificultar la planificación. Replantear los objetivos de prevención como objetivos de promoción es una forma de eliminar el miedo al fracaso.

Si bien la mayoría de nosotros establece metas de promoción al mismo tiempo y metas de prevención en otro, es importante recordar que la forma en que enmarcamos nuestros objetivos puede oscurecer nuestras intenciones, retrasar la implementación y facilitar el abandono.

4. Espere un buen resultado pero no se apegue a él

Mientras más apegado esté al resultado que visualizó cuando establece el objetivo, es más probable que interprete las discrepancias de ese resultado deseado como un fracaso. A medida que las circunstancias cambian y su experiencia lo cambia, lo que inicialmente vio como el resultado ideal ya no puede ser alcanzable, apropiado o significativo. Sin embargo, si decide no volver a evaluar o ajustar los resultados que esperaba, se verá atrapado en la discrepancia y convencido de que está fallando. La investigación muestra que las personas que revalorizan sus objetivos y son capaces de ajustar su enfoque o sus expectativas disfrutan de una mejor salud física y mental.

Algunos objetivos requieren enfoque y persistencia. Otros, sin embargo, requieren apertura y flexibilidad. Ser capaz de reevaluar y redefinir el resultado que espera alcanzar es un buen amortiguador contra el miedo al fracaso. Deberíamos evaluar nuestro éxito por la cantidad de pensamiento y esfuerzo que presentamos, más que por el resultado que logramos.

5. Eres fuerte y puedes prevalecer

El miedo al fracaso no se trata de los desafíos futuros o el esfuerzo requerido. Se trata de las consecuencias que podemos sufrir si fallamos. No tememos el trabajo que tenemos que hacer, sino la remota posibilidad de que nuestro trabajo no sea lo suficientemente bueno como para producir resultados que cumplan con nuestros estándares.

Los investigadores sobre el miedo al fracaso han identificado varias consecuencias negativas que las personas con miedo al fracaso esperan, incluidos los sentimientos de vergüenza y vergüenza, un gran golpe a la autoestima, la perspectiva de un futuro incierto, la pérdida de influencia social y otras decepcionantes. (más sobre este tema aquí). Tenga en cuenta que las personas estiman que el costo psicológico de no ser mucho mayor que el costo material. Las personas con miedo al fracaso están menos preocupadas por perder dinero que por perder amigos, perder la cara o perder la fe.

Para atenuar aún más el miedo al fracaso, identifique las consecuencias de fallar que más lo asusten y evalúe su capacidad para enfrentar estas consecuencias. En lugar de alejarse del miedo con la esperanza de que no ocurra nada negativo, concéntrese en generar confianza para enfrentar las consecuencias.

Aquí hay algunas preguntas que debe hacerse:

  • ¿Cuál de estas consecuencias te asusta más?
  • ¿Cuánto impacto tendrán en ti? ¿Son meramente desagradables o ponen en peligro la vida? ¿Te harán sentir incómodo o te harán un daño profundo e irreparable?
  • ¿Qué tan rápido avanzarás? ¿Las consecuencias son permanentes o reversibles? ¿Son efímeros o perdurarán para siempre?
  • ¿Qué tan bien puedes manejarlos? ¿Puedes ejercitar el control de daños o te esconderás y desaparecerás?

En última instancia, lo que nos hace intrépidos no es el hecho de que no experimentemos miedo, sino que estamos seguros de que podemos enfrentar las consecuencias de nuestras acciones. Eso es lo que hace que las personas no tengan miedo y eso es lo que también te puede ayudar a ser inmune al miedo al fracaso.

  • ¿Qué está arruinando tu vida sexual?
  • Las tres etapas de las citas exitosas: ¿Dónde aterrizas?
  • Cómo ignorar el cambio climático
  • "Obra lenta de Dios"
  • Superando las secuelas de dejar una relación tóxica
  • Deje de hacer nuevos objetivos: cree hábitos en su lugar
  • "Carol de Navidad" de Dickens
  • Cómo agregar estrés innecesario a tu vida
  • Deje que su visión sea grande, parte 1
  • Social Media Is Social Masochism
  • El derecho de una mujer a tener necesidades: la próxima revolución
  • Singlismo: ¿Qué tan serio es, realmente?
  • Cómo curar nuestra soledad
  • Barbara Bush: Una vida centrada en la política, la alfabetización y los perros
  • 10 maneras de hacer que el amor dure para siempre
  • En un curso sobre grandes libros, crédito adicional si vas a una cita
  • Estamos fallando en el tratamiento de trastornos de la alimentación en minorías
  • ¿Te estás preguntando por qué estás solo?
  • El día en que murió Foreplay
  • Dado que nuestra vergüenza es adhesiva, ¿podemos aprender a abrazarla?
  • Cómo decir sí, no o algunos: una guía para personas post-gato, parte 2
  • Narcisista Gaslighting
  • Después de una ofensa, ¿cuál es el camino para el auto perdón?
  • ¿Qué es la autoconciencia y cómo se obtiene?
  • Brexit: del boom al busto
  • Los efectos de la crisis fronteriza: negligencia infantil y RAD
  • Se como te sientes
  • ¿Por qué no entendemos mal la depresión?
  • Es difícil lidiar con una billetera perdida
  • La A a la (casi) Z de How Flow ayudó a Sue Grafton a encontrar fama
  • La madre sin amor y el baile de negación de su hija
  • Cómo los secretos y las mentiras destruyen las relaciones
  • Cuando se trata de suicidio, las celebridades también son personas
  • Cómo los padres pueden capacitar a sus hijas
  • Sí, los humanos y los animales no son tan diferentes
  • ¿Por qué las inseguridades en las relaciones generan tanta ansiedad?