¿Cómo puede una mujer moderna integrar la religión en su vida?

Tratando de salvar la belleza de lo antiguo mientras vivía como una mujer moderna.

  blog eshet

Fuente: Fuente: blog eshet

Estoy muy preocupado por lo que veo como una falta de respeto entre el mundo secular y el religioso, tanto en los Estados Unidos como en otro país que conozco bien, Israel.

Debido a que vivo y me muevo entre los dos mundos, y puedo ver la belleza, la sabiduría y las ventajas de cada lado, me duele presenciar las reacciones superficiales y viscerales que cada lado puede tener para el otro. Lo secular -incluida la corriente liberal que valora la inclusividad y el multiculturalismo- puede descartar a las religiosas como ovejas estúpidas que por razones desconocidas eligen seguir reglas arcanas, o como hipócritas que profesan una cosa el domingo y actúan de manera diferente el lunes. Los religiosos -que tienen como enseñanza central amar al prójimo como a uno mismo- pueden barrer la cultura secular no como una cultura, sino como un tipo diferente de instinto gregario, siguiendo la última moda o serie popular de televisión con un entusiasmo que debería ser dirigido hacia Dios.

Una persona que parece inteligente y conscientemente impregnada en ambos mundos es una amiga y colega, Ayellet Vider-Cohen, una psicóloga clínica en Jerusalén. Ella es también la hija de un rabino ortodoxo y la esposa de un rabino ortodoxo. Ella y yo hemos colaborado anteriormente en publicaciones de blogs, una sobre las mujeres y los hombres en las relaciones y otra sobre cómo lidiar con las discrepancias entre los socios cuando se trata del deseo de crecer. Le pedí a Ayellet que me hablara sobre su viaje religioso. Esto es lo que ella escribió:

By author

Fuente: Por autor

Mi identidad religiosa es una identificación muy profunda para mí. Crecí en una casa donde la Torá [Biblia] estaba incrustada en las mismas paredes, una casa donde la luz estaría encendida hasta altas horas de la noche debido a que mi madre y mi padre estudiaban Torá. La Torá que aprendí fue una Torá llena de amor.

Cuando tenía 10 años tuve una caída importante y estuve postrado en cama durante meses. Mi madre era (y sigue siendo) maestra de Torá y me enseñó el material que mis compañeros de clase estaban aprendiendo en ese momento. A día de hoy recuerdo ese estudio con ella, cómo me dio la capacidad de experimentar lo que le sucedió a mi pueblo miles de años antes. Estuve allí con ellos, participando, en sus andanzas por el desierto. Sentí que vivía en sus tiendas, que recogí con ellos el maná que caía cada noche. Luché sus batallas con ellos y, por supuesto, participé en los “buenos muchachos” contra los “malos”.

La Torá me dio una nueva dimensión en mi vida. Hablaba de un mundo de orden, con el bien y el mal y la justicia y normas claras de comportamiento, que si los sigo, me daría una buena vida. Me encantaron las oraciones, me encantaba sentarme al lado de mi madre y orar con ella [en la sinagoga]. Me sentí en estas horas con ella, ella era solo mía, y no había necesidad de competir con mis hermanos por su atención porque estaban en la sección de hombres y mi madre y yo estábamos sentados en la sección de mujeres. Las oraciones me dieron mucha esperanza, me recordaron que después de una noche oscura y atemorizante llegaba una mañana clara, y esto me ayudó a sobrellevar los temores que me envolvieron en los momentos difíciles.

Cuando crecí y maduré comencé a sentir que el mundo religioso me había encarcelado. Empecé a sentir la falsedad en él, en sus valores desiguales, en su discriminación hacia las mujeres, en cómo la sociedad religiosa se organiza para servir al patriarcado. Pero sentí que podía integrar los valores religiosos con los que fui educado [en] los valores liberales de igualdad.

Cuando me convertí en madre, quería darles a mis hijos una casa construida sobre una base de valores religiosos, con la literatura y los textos religiosos que tanto amo. Al mismo tiempo, sentí que necesitaba hacer un cambio significativo en el mundo religioso para hacerlo adecuado para mis hijos. Mi conciencia de las injusticias que ocurren en nombre de la religión se profundizó y fortaleció. Estuve expuesto a casos de abuso sexual por parte de rabinos, de prevención de divorcios de mujeres religiosas, de discriminación de mujeres en tribunales rabínicos, del hecho de que el lugar de las mujeres en los textos religiosos es inexistente.

Desde entonces, me he involucrado en acciones comunitarias cuyo propósito es cambiar el rostro del judaísmo ortodoxo en algo más justo e igualitario. Creo que cuando reconoces la distorsión y la falsedad que existe en el mundo religioso, la tentación es querer tirarlo todo a la basura. Pero es un gran tesoro para sacrificar, y no quiero desconectarme de él. Mi manera de permanecer conectado es tratar de cambiarlo, arreglarlo, renovarlo dentro de su antigua estructura, reteniendo los textos y rituales antiguos junto con los cambios apropiados a los valores más liberales en los que creo.

A veces echo de menos el viejo mundo que tenía, el mundo que era una réplica exacta del mundo religioso antiguo. Pero creo que no tengo lugar en este viejo mundo. Es un mundo de mucha belleza, pero permanecer allí es como vivir en un museo y quiero vivir en un mundo religioso que es un hogar para mí, un hogar vivo y respirando. Un hogar donde puedo tomar la misma parte igual en servicios religiosos que los hombres ortodoxos que me rodean, tal como lo hizo mi padre.

En mi próxima publicación, le pediré a Ayellet que aborde algunas de las divisiones fundamentales entre el mundo religioso y el mundo secular.

Ayellet Cohen Wieder es psicóloga clínica e hipnoterapeuta. Es fundadora y jefa de servicios psicológicos para la salud de la mujer en Jerusalén, enseña psicología en la Ono Academic College y escribe un blog sobre la psicología hebrea que integra la interpretación psicológica en textos bíblicos.

  • Enseñanza de la sexualidad: ¿cuánto podemos esperar de los maestros?
  • 5 razones por las que las familias deben incluirse en la terapia infantil
  • ¿Las personas difíciles te sangran?
  • Ayudando con caballos: Psicoterapia equina asistida (EAP)
  • Factores que aumentan o suprimen la ansiedad ante la muerte
  • El efecto desencadenante Parte 5: Pérdida
  • Y ellos vivieron felices para siempre
  • Comprender y tratar el mutismo selectivo
  • ¿Debería llamarme desempleado?
  • Vivir más tiempo practicando el perdón
  • ¿Una comida feliz realmente nos hace felices?
  • La fragilidad de la ciencia
  • ¿Cuál es el "otro" problema en el caso de la obra maestra de la tienda de pasteles?
  • El encanto enloquecedor del matón frágil
  • Por qué debería preocuparse por el divorcio de Kim Kardashian
  • ¿Buscando una actividad divertida de invierno? Esculpir una escultura de hielo
  • Siete preguntas esenciales cuando miramos hacia el futuro
  • Hipermovilidad y ansiedad
  • La mercantilización de la psiquiatría
  • Cómo el presidente Trump puede poner fin a la crisis de adicción de la nación
  • Matar al héroe americano, matar a la prueba justa
  • 7 pasos para liberarse de un socio controlador
  • Sueños artificialmente estimulantes: los peligros no reconocidos
  • Tres formas de reducir la ansiedad de las elecciones posteriores
  • El cristianismo está muriendo en el Reino Unido
  • 52 maneras de mostrar te amo: dar
  • Bergdahl y la lesión moral en el trastorno de estrés postraumático relacionado con la guerra
  • 5 Necesidades de desarrollo Gap Years Meet That Colleges Do not
  • Hablar no paga: Comentarios en el artículo del New York Times
  • Cómo el estrés te hace perder tu Mojo (y cómo recuperarlo)
  • Depresión autoritaria de padres, niños y adultos
  • El sexo es repugnante pero seguimos haciéndolo
  • Castigo físico y violencia
  • Detección y tratamiento de la depresión y la enfermedad bipolar
  • Los trastornos por consumo de cannabis se están disparando en los Estados Unidos
  • Los años mágicos