Cuente sus bendiciones de identidad

Las historias que nos contamos a nosotros mismos funcionan para justificar el abuso que infligimos al planeta.

“Las historias que nos contamos a nosotros mismos en su mayoría trabajan para justificar y ocultar el abuso que inflinjamos en el planeta y nuestros hermanos no humanos. En un abrir y cerrar de ojos, nuestra civilización ha llevado la vida en la tierra al borde de la extinción “.

Hace unas semanas recibí y comencé a leer un libro fascinante y amplio de la Dra. Layla AbdelRahim titulado Children’s Literature, Domestication and Social Foundation: Narratives of Civilization and Wilderness . Estaba familiarizado con otro de sus libros titulado Wild Children – Domesticated Dreams: Civilization and the Birth of Education, y después de leer su último trabajo quería saber más sobre él, así que le pregunté si podía responder algunas preguntas. Con mucho gusto ella dijo que podía. Nuestra entrevista fue la siguiente.

Courtesy of the Publisher

Fuente: Cortesía del editor

¿Por qué escribiste literatura infantil, domesticación y fundación social ?
Este libro se basa en mi disertación doctoral en la que me propuse comprender los principios de la vida en el desierto y lo que hacía que las relaciones socioeconómicas salvajes fueran diferentes de los principios económicos de la civilización. Como mi trabajo anterior estaba enraizado en la antropología, me interesaba particularmente comprender cómo las elecciones culturales -como matar animales, domesticar la sexualidad humana y no humana y otras formas de violencia- se codifican e incorporan a nuestras vidas a través de prácticas personales e institucionales y cómo aseguramos la autorreproducción de estas instituciones.

Mi investigación reveló que debido a que las economías de la naturaleza están gobernadas por relaciones de intercambio empáticas y mutualistas, los individuos y grupos (o especies) continuamente buscan nuevas formas de interactuar. Aquí, la empatía o el hecho de que tu comunidad de vida se sienta se convierte en una guía importante por la cual los miembros de la comunidad reúnen el conocimiento y lo que guía sus acciones y reacciones. Este sistema requiere presencia y favorece la constante evolución de la diversidad. La civilización, por el contrario, tiene sus raíces en la economía de la domesticación, en la que todo y todos se ven obligados a ajustarse a la voluntad del propietario humano de los recursos. Es un sistema socioambiental y económico arraigado en el monoculturalismo, donde la empatía se interpone en el camino. Por lo tanto, la civilización ideó un intrincado sistema tecnológico que permitía a las personas alienarse del dolor que infligen a los demás. El lenguaje y la cultura simbólica permitieron a los humanos institucionalizar una ideología de violencia y transmitirla a través de un “conocimiento” abstracto basado en narrativas que enmarcan las experiencias de nuestros seres y de otros. En lugar de basar nuestro conocimiento en experiencias directas de cómo nuestros propios medios de vida impactan a otros de cuyo sufrimiento nos beneficiamos, ahora dependemos de narraciones para definir qué actos deben ser entendidos como violentos y por lo tanto definidos como ilegales o desviados y cuáles violentos. los actos ni siquiera se pueden ver por lo que son.

Mariana Syncerz, free downloads, Dreamstime

Fuente: Mariana Syncerz, descargas gratuitas, Dreamstime

La literatura y la cultura infantiles son loci potentes para esta ideología, asegurando su reificación intransigente y su propagación inconsciente. El libro muestra cuántas de las obras ficticias y científicas que asumimos que son “feministas”, “ambientalistas” o “antirracistas” construyen sus narrativas sobre esta base de violencia y, por lo tanto, infringen inadvertidamente su propio propósito: la película “Up , “Los libros populares como Anne of Greene Gables , Winnie-the-Pooh , The Giving Tree, Charlie and the Chocolate Factory , entre otros. Sin embargo, y tal vez el objetivo más importante del libro es ofrecer un camino a seguir para contemplar nuevas relaciones socioeconómicas basadas en paradigmas mutualistas en la naturaleza e integrarlas en nuestros deseos, narrativas, instituciones y prácticas. Utilizo los libros Moomin de Tove Jansson para ilustrar cómo se verán las posibles maneras de avanzar.

¿Cómo da seguimiento a tus intereses previos?

Este libro surgió de años de observaciones personales, experiencias y mi breve paso por el periodismo de guerra en Sudán, Eritrea y Etiopía, así como mi trabajo con refugiados de guerra y más tarde investigación antropológica en Europa y América del Norte. Pero lo más importante, surge de mi preocupación permanente por el bienestar de los animales no humanos. Mis abuelos maternos tenían una pequeña granja familiar al sur de Moscú rodeada de un bosque. Había vacas, cabras, cerdos, conejos, pollos, gansos, patos, gatos y un perro. Mis abuelos amaron y cuidaron mucho a los animales. Y sin embargo, mataron y comieron con calma los animales a los que dieron nombres y quienes creía que eran parte de la familia. Corría al bosque e intentaba encontrar una lógica para esto, pero no podía. Traté de ayudar a los animales y salvarlos de ese destino, pero a pesar de que en ese momento, no sabía cuáles eran las instituciones, pude ver que había un muro social, un consenso, que salvaguardaba estos actos de violencia.

A la edad de tres años y medio, decidí no comer animales y hacer todo lo posible para ayudar a poner fin a su sufrimiento. La literatura infantil fue particularmente impactante para mí en la forma en que enmarcó nuestras relaciones con nuestros hermanos no humanos y entre sí. Experimenté los cuentos de los Hermanos Grimm como representaciones etnográficas del canibalismo y la depredación humana: en las historias se decía a animales y niños que eran amados y, sin embargo, se los comía sin vacilación cuando se producía el hambre. En la vida real también, las personas en las que confiaba y amaba comían los animales que confiaban en ellos y los amaban. Por lo tanto, aunque en ese momento no tenía la terminología, sin embargo, comprendí la conexión entre nuestra economía (civilizada), las historias y las culturas de subsistencia antes de tener el lenguaje, o quizás, porque no lo tenía. Con los años, esta conexión se hizo más clara a medida que profundizaba en la investigación interdisciplinaria sobre la violencia, la desviación, la normalidad, la legalidad, la enfermedad y la salud. Comencé así mis estudios en las ciencias “duras” y luego en la antropología, la sociología y la literatura comparada.

¿Cuáles son sus principales mensajes en este amplio y novedoso libro?

Hay varios mensajes que espero transmitir. En primer lugar, las historias que nos contamos a nosotros mismos en su mayoría funcionan para justificar y ocultar el abuso que inflinjamos en el planeta y nuestros hermanos no humanos. En un abrir y cerrar de ojos, nuestra civilización ha llevado la vida en la tierra al borde de la extinción. Insto a las personas a que reconsideren las formas en que cada uno de nosotros, a sabiendas o no, perpetúa esta tragedia, tanto a nivel personal como institucional; las formas en que cada uno de nosotros desempeña nuestro papel de “Pequeño Eichmann” en el holocausto contra la vida. Debido a que el lenguaje constituye la tecnología principal para la transmisión de elecciones socioeconómicas, las personas deben examinar las formas en que el lenguaje nos habita y nos domestica, lo que nos lleva a contribuir a una economía basada en la depredación. En otras palabras, debemos conectar palabras con hechos y no separarlos como lo hacemos actualmente.

Mi libro ofrece un análisis de cómo las narraciones de la civilización centran los intereses de los “dueños” y los “agentes”, es decir, de aquellos que son económica y políticamente dominantes, y silencian las voces del sufrimiento para continuar su explotación. De esta manera, el discurso público enmarca la perspectiva del depredador en términos de verdad y las voces que desafían la naturalidad de la depredación como mentira. Mi esperanza es que este libro proporcione una nueva lente a través de la cual podamos entender nuestra antropología (o el autoconocimiento como depredadores) y revivirnos a nosotros mismos, comenzando con nuestras narrativas y economía socioambiental y terminando con nuestro lenguaje y nuestros sueños.

¿Quién es tu audiencia principal?

El libro está dirigido a una audiencia variada, laica y profesional. Para que mi trabajo sea accesible para personas no académicas, explico los términos “difíciles”. Las notas explicativas y la bibliografía ofrecen sugerencias adicionales para la investigación. La audiencia laica puede ser activistas, padres o simplemente personas preocupadas por alinear sus vidas personales y profesionales para responder adecuadamente a las demandas de los desafíos ambientales y políticos actuales.

El libro debería ser de igual interés para economistas, ecologistas, activistas del bienestar animal, científicos naturales y sociales, humanistas, educadores, académicos y no académicos por igual.

¿Cuáles son algunos de sus proyectos actuales y futuros?

Actualmente estoy trabajando en mi próximo proyecto de libro, en el que examino los vínculos entre las narraciones en la teoría de la evolución, la educación, la economía y la domesticación de los seres humanos. Estoy comparando las concepciones de evolución occidentales, rusas y árabes y, al igual que mi primer libro, Wild Children – Domesticated Dreams: Civilization and the Birth of Education (Fernwood 2013) fue un efecto secundario del libro sobre Literatura Infantil, Domesticación, y Social Foundation , un proyecto paralelo está surgiendo de mi investigación actual. El tema de este libro serán los chimpancés. Creo que los investigadores deberían devolver algo a las comunidades sobre las que escriben y, por lo tanto, hago voluntariado varias veces a la semana para servir y observar a los chimpancés en la Fauna Foundation en Quebec. Una experiencia muy gratificante.

“Si vamos a detener la catástrofe antropogénica que obstaculiza, tenemos que identificar las formas en que hemos interrumpido el sistema de vida en este planeta”.

¿Hay algo más que quieras decirle a los lectores?

Si queremos detener la inminente catástrofe antropogénica, debemos identificar las formas en que hemos interrumpido el sistema de vida en este planeta. Para hacer eso, necesitamos hacer tres cosas: salir de nuestras narrativas narcisistas; ceder nuestro lugar designado como el principal depredador; y reintegrarnos a las economías salvajes, en las que apreciamos y respetamos la autorrealización y el bienestar de cada criatura, independientemente de las especies o si tienen algún valor para nosotros. Esto es lo que quiero decir rewilding.

Gracias Layla por la entrevista más interesante e informativa. Me ayudó a aclarar de qué se trata su libro y espero que reciba una audiencia amplia e intercultural. No había apreciado del todo el poder de la literatura infantil y ahora lo hago. Es esencial que los demás lo aprecien y lo entiendan también.

  • Ciclo de cine participativo: La pesadilla antes de Navidad
  • El niño refugiado: una historia estadounidense
  • Toma de decisiones para una buena salud mental: 3 principios útiles
  • Encarcelado por acaparamiento
  • Las 5 peores razones para casarse
  • Nuestra búsqueda de amor: ¿qué es lo que realmente queremos de nuestro compañero?
  • Cómo usar coincidencias significativas
  • La identidad en la era de las redes sociales
  • Deportes padres, tenemos un problema
  • Sanación intemporal en las puertas de la percepción
  • ¿Qué sigue para los adultos autistas?
  • Cómo construir un futuro con un nuevo potencial
  • Burnout: considere esto antes de abandonar
  • ¿Está obteniendo un divorcio y pensando en anidar?
  • Asalto al yo
  • ¿Las personas solteras son felices porque son gratis?
  • Un niño en mente
  • Lo que necesitas saber sobre el magnesio y tu sueño
  • Seis consejos simples para superar el fracaso
  • ¿Podemos predecir el futuro?
  • El cuestionario de relación resiliente
  • Cómo identificar e inocular una amistad tóxica
  • Seis actitudes que los padres deberían inculcar en sus jóvenes atletas
  • Ser padre en el día del padre
  • ¿Qué creer y cómo creerlo?
  • El final de la religión? Apenas
  • El caso para mantener a Santa
  • Historias de aislamiento: una monja de clausura
  • ¿Conoces tu verdad?
  • El dualismo mente-cuerpo no siempre es saludable
  • ¿Quién no ama al nuevo Papa?
  • Cotizaciones de autismo que necesitas saber
  • De dioses y burkas: sobre ver a un estudiante en una burqa
  • ¿Puede la tecnología hacernos más humanos?
  • El fenómeno de Bernie Sanders y el transhumanismo
  • Por qué el mundo terminará en 2012