Cómo la corregulación convierte las relaciones saludables en tóxicas

Cuando hablar con amigos va de útil a dañino

¿A quién recurres cuando estás atravesando un desafío o un momento difícil? ¿Cómo suenan tus conversaciones? ¿Sabes lo que realmente encuentras útil? ¿Y puedes ver la diferencia entre ayudar y obstaculizar?

La investigación ha demostrado una y otra vez cuán importante es para nosotros sentirnos socialmente conectados y apoyados por las personas que nos rodean. De hecho, lo que importa más que la cantidad de amigos que tenemos, o incluso qué tan realistas sean sus consejos, es que sentimos que somos apoyados. Es decir, estamos satisfechos con nuestra percepción de la información o aliento que recibimos. Sin embargo, no todas las formas de apoyo se crean iguales. Y a veces, la línea entre ayudar y obstaculizar puede ser borrosa, especialmente cuando las conversaciones giran hacia la ventilación.

wavebreakmedia/Shutterstock

Fuente: wavebreakmedia / Shutterstock

Tan reconfortante como tener a alguien a quien recurrir cuando necesitamos ventilar o informar, puede ser una pendiente resbaladiza hacia la reflexión conjunta . Es posible que nunca hayas encontrado la idea de la rumiación, pero lo más probable es que estés familiarizado con la rumia . Cuando atraviesa un momento difícil, no es raro reflexionar repetidamente sobre los eventos que tuvieron lugar (así como aquellos que aún tienen que suceder) y las cosas que se dijeron (o no se dijeron). A veces, este proceso puede ser útil: es una forma de pensar, sopesar nuestras opciones y encontrar soluciones nuevas y creativas. Pero también puede hacernos sentir atrapados y menos inclinados a hacer algo realmente constructivo sobre una situación y nuestra angustia asociada. Mientras más profundo estemos en un ciclo de rumia, más difícil será reconocer que está sucediendo y abrirse paso.

Este proceso puede ser aún más difícil de detectar cuando ocurre en el contexto de nuestras relaciones más cercanas. La correlación implica discutir y volver a plantear reiteradamente nuestros problemas y sentimientos difíciles con otra persona sin encontrar una solución o resolución. Hablar con un amigo, compañero o familiar sobre nuestros problemas puede sentirse realmente bien . Nos puede hacer sentir apoyados, acercarnos más y hasta engañarnos para creer que estamos haciendo algo productivo con nuestra situación. A la larga, sin embargo, puede impedirnos seguir avanzando y, en realidad, provocar síntomas de ansiedad y depresión.

¿Cómo puedes ver la rumiación?

1. Conoce las señales.

Un buen lugar para comenzar es reconocer la diferencia entre compartir y rumiar. Revelar tus pensamientos, sentimientos y experiencias es una forma importante de construir cercanía y confianza en cualquier relación. Pero si te encuentras hablando de las mismas experiencias una y otra vez, particularmente aquellas que involucran emociones difíciles, como la ira, la tristeza o la envidia, puede ser útil hacerte las siguientes preguntas para ver si estás atrapado en un ciclo de corregulación:

  • ¿Es este un nuevo problema?
  • ¿He / hemos hablado sobre esto antes?
  • ¿Estoy especulando sobre cosas que aún no han sucedido?
  • ¿Tengo alguna información nueva que no haya compartido o discutido?

2. Aprende tus patrones.

Con el tiempo, ayuda a ser consciente de sus patrones, así como de aquellos que tienden a desarrollarse dentro de las amistades. Cada uno de nosotros tiene nuestras propias sensibilidades, vulnerabilidades y fortalezas. Es probable que ciertos temas nos ayuden, y es posible que sea más fácil abrirse a personas específicas. Eche un vistazo más de cerca a su comportamiento y aprenda sus propios factores desencadenantes; esto puede ayudarlo a detectar la rumiación en el momento en que comience a desarrollarse.

  • ¿Hay algunos temas por los que tiendes a pensar (por ejemplo, trabajo, relaciones sentimentales, problemas familiares, preocupaciones financieras, problemas de salud)?
  • ¿Es más probable que se rumule en ciertos entornos (por ejemplo, cuando habla en casa o por teléfono, después de un largo día de trabajo, después de tomar una copa o dos)?
  • ¿Hay ciertas personas o amigos con quienes tiendes a rumiarte?

3. Recluta cerca de otros.

Incluso cuando conocemos los signos que debemos observar, aún puede ser difícil atraparnos en el acto. Es por eso que ayuda reclutar a las personas más cercanas a nosotros, especialmente aquellos con quienes tenemos una tendencia a rumiar. Recuérdele a su amigo o compañero que siempre estará allí para escucharlos y apoyarlos, y que agradece todo lo que han hecho por usted. Hágales saber que ha notado su tendencia a rumiar juntos, y pídales que señalen con suavidad cuando sienten que está virando hacia la rumia. Este tipo de discusiones también le dan la oportunidad de tener una conversación más amplia sobre los tipos de apoyo que puede encontrarle útiles, y cómo puede ser a cambio un amigo o socio mejor o más comprensivo.

¿Cómo puedes pasar de la correlación a la colaboración?

1. Cárgate a ti mismo rumiando, y sé compasivo.

A menudo, simplemente tomar más conciencia de nuestros comportamientos y patrones puede ser suficiente para ayudarnos a pasar de la reflexión conjunta a una solución real. Cuanto más se concentre en reconocer la correlación como ocurre, más fácil será cambiar hacia un enfoque de resolución de problemas. Solo asegúrate de ser compasivo, tanto contigo mismo como con tu amigo o compañero, cuando te atrapes en el acto. En lugar de juzgarte a ti mismo o ser demasiado autocrítico, trátalo como un juego y dale una palmadita en la espalda por ser tan bueno reconociendo la diferencia entre desahogarse o rumiar y resolver problemas.

2. Considere las consecuencias a corto y largo plazo.

Usualmente hay una buena razón por la que hacemos las cosas que hacemos, incluso si nuestros comportamientos pueden parecer ilógicos o incluso destructivos desde el exterior. Por eso es útil validar por qué puede tener la tentación de rumiar, ya sea para procesar los problemas. emociones o sentir esa sensación de cercanía en su relación. Sin embargo, estos beneficios no quitan la realidad de que, a la larga, la corregulación en realidad no es tan útil para nuestra sensación de bienestar o incluso para el problema en sí mismo. La rumiación a largo plazo puede provocar ansiedad y depresión, o exacerbar los síntomas si ya estamos luchando. También tiene el potencial de alejar a ciertas personas, especialmente cuando una relación está desequilibrada, y las conversaciones tienden a centrarse demasiado en las dificultades o la vida de una persona. Tener una comprensión clara de las razones por las que está trabajando para lograr el cambio es un paso importante para poder hacerlo.

3. Cambie a la resolución de problemas activa.

Pregúntate si hay algo que puedas hacer para cambiar o mejorar la situación en este momento. ¿Puedes realmente hacer algo para resolver el problema de alguna pequeña manera? Tal vez se trata de tener una discusión franca con un colega para aclarar un malentendido. O tal vez se esté disculpando por algo que deseaba no haberle dicho a un compañero en el calor de una discusión. A menudo, dar un paso adelante para realmente hacer algo sobre el problema que enfrenta puede ser mucho más útil que desahogarse, sin mencionar el empoderamiento. Por supuesto, hay momentos en los que habrá poco que pueda hacer para cambiar su situación o circunstancias actuales. En estos casos, puede ser útil reflexionar sobre lo que le gustaría hacer de manera diferente en el futuro para evitar situaciones similares o sobrellevarlas cuando surjan.

4. Fortalezca sus otras estrategias de afrontamiento.

Si intenta minimizar su tendencia a rumiar sin pensar en otras formas más constructivas de sobrellevarlo, probablemente se sienta abrumado e incluso solo. Es por eso que es igualmente importante encontrar nuevas formas de enfrentar cualquier problema que estés enfrentando. Desarrolle una rutina de autocuidado sostenible, analice las ventajas y desventajas de las posibles soluciones y recurra a las distracciones saludables cuando todo lo demás falla. Y no pierda de vista lo importante que es encontrar nuevas formas de sentirse conectado en sus relaciones. Concéntrese en tener discusiones significativas, intente una nueva actividad en conjunto, comparta sus sueños o haga equipo para abordar un objetivo compartido. Sobre todo, trabajen juntos para establecer nuevas formas de apoyarse mejor unos a otros a través de los altibajos que inevitablemente la vida arroja a su manera.

5. Haz un balance.

Con todo lo dicho, todavía habrá momentos en que todo lo que realmente necesitas es solo el espacio para abrirse a un amigo y desahogarse. La ventilación no siempre es contraproducente. Se convierte en un problema cuando ocurre repetidamente, especialmente a expensas de enfoques más constructivos. Si necesita ventilar o apoyar a un amigo que lo está haciendo, ¡adelante! Solo asegúrate de estar al tanto de cuánto espacio está ocupando esto en tus conversaciones y tu relación. Si es necesario, trabajen juntos para establecer límites de modo que sus interacciones no estén completamente dominadas por la rumiación. Encontrar un equilibrio saludable hará que sus conversaciones sean mucho más útiles y de apoyo, tanto a corto como a largo plazo.

Referencias

Rose, AJ (2002). Co-rumiación en las amistades de niñas y niños. Desarrollo del niño, 73 (6), 1830-1843.

Calmes, CA, y Roberts, JE (2008). Rumia en las relaciones interpersonales: ¿la co-rumiación explica las diferencias de género en la angustia emocional y la satisfacción de las relaciones entre los estudiantes universitarios ?. Cognitive Therapy and Research, 32 (4), 577-590.

Rose, AJ, Carlson, W., y Waller, EM (2007). Asociaciones prospectivas de correlación con amistad y ajuste emocional: considerando las compensaciones socio-emocionales de la correlación. Psicología del desarrollo, 43 (4), 1019.

Waller, EM, y Rose, AJ (2010). Ajuste de compensaciones de la correlación en las relaciones madre-adolescente. Journal of Adolescence, 33 (3), 487-497.

  • Entonces, ¿quieres ser un escritor?
  • Receta para un matrimonio feliz
  • Principales compromisos de no violencia
  • Es hora de tu cambio personal
  • La gran decepción
  • Cambio de mesa: cuando los hijos adultos emplean a un padre
  • ¿Ser el mío? Seis pasos para el amor propio
  • Resoluciones de Año Nuevo
  • Antidepresivos: una actualización de investigación y un ejemplo de caso
  • 4 maneras en que tu cuerpo puede ayudarte a superar el bloqueo del escritor
  • ¿Puede fantasear con el amor alguna vez ser suficiente?
  • ¿Es la violencia una parte esencial del estilo de vida estadounidense?
  • ¿Puede fantasear con el amor alguna vez ser suficiente?
  • Cómo florecer este otoño
  • Cinco claves para superar los resentimientos
  • Los monstruos que nos hacen: cosas que van de golpe en la mente
  • 7 maneras de hacer crecer un amor que dura
  • Manipula tu camino hacia una mejor relación
  • Estados superiores de conciencia: ¿Puede Oriente y Occidente?
  • 12 Matanzas de Navidad: “Krampus”
  • Cómo saber si tus llamamientos son verdaderos o falsos
  • Ritmos de relación
  • Una invitación a las hijas de mediana edad
  • Cómo las épocas de comienzo de la escuela afectan la economía
  • Psicología de la conservación, convivencia, lobos y jóvenes.
  • Encontrar el amor verdadero - Perfiles en Persistencia
  • Confianza: la clave de la armonía social
  • Intelligent Design's One Valid Scientific Point
  • Cruces fronterizos
  • Remystifying Creativity
  • Cómo la auto-divulgación crea el gusto
  • El matrimonio solo no te hace una mejor persona
  • ¿Deseas un mundo mejor?
  • 6 consejos para construir tu tribu como lector y escritor
  • Ritmos de relación
  • Pruebe estos 7 consejos útiles para ayudar con el tinnitus y el sueño