Cómo discutir tus diferencias con los demás

Mantenga su resolución de Año Nuevo para aprender sobre el otro lado.

Fibonacci Blue/Wikimedia

Fuente: Fibonacci Blue / Wikimedia

Durante los últimos años de Año Nuevo, personas que van desde el Secretario General de las Naciones Unidas hasta los editores del Iowa State Daily han resuelto salvar las diferencias culturales llegando a personas diferentes de ellos.

Sin embargo, como mucha gente pronto descubre, mantener esta resolución de Año Nuevo es más fácil decirlo que hacerlo.

Afrontémoslo: tratar con personas que tienen valores, creencias y antecedentes diferentes a los nuestros a menudo es estresante, a veces exasperante y, ocasionalmente, hasta amenazante. Sin embargo, la investigación muestra una y otra vez que lidiar con diversas opiniones y antecedentes nos hace mejores tomadores de decisiones, solucionadores de problemas más creativos y personas más empáticas.

Entonces, ¿cómo podemos mantener nuestra resolución para reventar nuestras burbujas y lidiar con la diferencia?

Permítanme sugerir una técnica de conversación llamada CLARIFY, que se basa tanto en mi propia investigación como en la de otras personas. Las letras en CLARIFICAR significan: C ontenga sus motivos, L isten, A sk, R epeat, use I -statements, F ind common ground, y adopte una actitud de ” Y et”. Puede utilizar la técnica CLARIFY para analizar cualquier tipo de diferencia, incluidas las diferencias políticas, religiosas, étnicas, de clase, edad o género, así como las diferencias de opinión cotidianas.

A continuación, le indicamos cómo utilizar CLARIFY al analizar sus diferencias con otra persona:

1. Comprueba tus motivos . ¿Por qué quieres tener una conversación con esta persona? Si tu intención es cambiar de opinión, humillarlos o mostrarles que están equivocados, entonces evita la conversación. Usted y su compañero de conversación probablemente estarán tan enfocados en defenderse y vencer a cada uno de los que fallará por completo en escuchar o aprender.

En cambio, acércate a tu conversación como antropólogo tratando de entender a alguien profundamente diferente a ti. ¿Quién es esta persona? ¿Por qué piensan, sienten, creen, valoran y actúan de la manera en que lo hacen? Incluso si conoces algunas de estas respuestas, dale al otro lado la oportunidad de compartir sus cabezas y corazones. Los hará más abiertos a escuchar desde su lado del pasillo.

2. Escucha atentamente. Intente comprender lo que el hablante significa y siente, no solo las palabras que está usando. Prestar mucha atención muestra respeto, que es la base para aprender unos de otros.

3. Haz preguntas abiertas. Comience sus consultas con “cómo” o “por qué” para obtener respuestas más profundas que van más allá de “sí” o “no”. Hacer preguntas abiertas no solo le ayudará a comprender mejor la perspectiva de la otra persona, sino también a demostrar su interés genuino en intercambiar información, no solo ganar tu punto. Aquí hay unos ejemplos:

“¿Cómo te hace sentir eso?”
“¿Por qué crees que reaccionas de esa manera?”
“¿Cómo llegas a esa conclusión?”

4. Repite lo que dijo la persona, tu interpretación de lo que significan y cómo crees que se sienten. Esto no solo hace que la persona se sienta escuchada y entendida, sino que también le da tiempo y espacio para considerar lo que piensa y siente. Algunas indicaciones útiles incluyen:

“Entonces, lo que te escuché decir es …”
“Estoy sintiendo que te sientes …”
“Déjame asegurarme de que entiendo: crees que …”

5. Use declaraciones I para expresar sus pensamientos, sentimientos y valores sin presentarlos como verdades universales o ataques a la otra persona. Estas frases “I” incluyen: Siento, creo, creo, he leído y he aprendido .

Considera cómo los enunciados I pueden convertir declaraciones inflamatorias en invitantes:

Malo: “La ciencia muestra que la raza es un mito, y cualquiera que no lo crea es un intolerante ignorante”.

Bueno: “He leído estudios científicos que sugieren que la raza es una construcción social, no un hecho biológico”.

Malo: “La gente sufre porque Dios los está castigando”.

Bueno: “Aprendí de la Biblia que la gente sufre porque Dios los está castigando”.

Malo: “Eres un cerdo sexista”.

Bueno: “Cuando dices que las mujeres son inferiores, me siento enojado”.

CONSEJO PRÁCTICO: “Creo que estás equivocado”, “Siento que eres de mente estrecha”, y cosas por el estilo no son declaraciones efectivas porque a la otra persona le gustará experimentarlas como ataques personales.

6. Encuentre un terreno común, especialmente valores compartidos, y señálelo a menudo. Pruebe estas frases:

“Siento que compartimos el deseo de hacer lo correcto”.
“Aprecio tu honestidad”.
“Parece que ambos nos preocupamos profundamente por el futuro de nuestros hijos”.

7. Adopte una mentalidad “todavía”: sea ​​optimista. Puede que aún no se entiendan entre ustedes , pero sigan hablando y escuchando. Al menos está garantizado para aprender más sobre una perspectiva diferente. También es más probable que desarrolles empatía y tácticas para llevarte bien. Como ha demostrado la psicóloga Carol Dweck, adoptar la mentalidad de que las personas y las cosas pueden crecer y cambiar probablemente lo motive a dar lo mejor de sí.

Por supuesto, podrías evitar explorar tus diferencias con otras personas. Pero nuestros fracasos para llegar a divisiones políticas, de género, raciales, étnicas, regionales, de edad y de clase están profundizando las fracturas en nuestra nación y el mundo. Este año, haz tu parte para la paz mundial y tu propio desarrollo personal. Practica tus habilidades de conversación intercultural y deja que el bipartidismo comience contigo.

Related of "Cómo discutir tus diferencias con los demás"