Cómo dejar de latir a sí mismo

Dos pasos para lograr la auto empatía.

Las personas con una conciencia fuerte sienten profundo remordimiento y sienten profunda vergüenza después de un error. La mayoría de las veces, esta es una cualidad admirable. Las personas que se toman en serio sus errores generalmente obtienen información de su error y evitan repetirla. Sin embargo, en algunos casos, una persona puede gastar una gran cantidad de tiempo y energía reprendiéndose a sí misma con respecto a una transgresión, que causa angustia interna sustancial.

Además, el tipo de persona que pasa una cantidad desorbitada de tiempo reprendiéndose a sí mismo por un error suele ser del tipo que es astutamente consciente de cómo sus acciones y palabras afectan a los demás. Inequívocamente, esto lo califica como una buena persona, aunque susceptible a las dosis de auto-persecución después de errores o comunicaciones erróneas.

Como psicoterapeuta, sé este tipo bien. Ellos comprenden la mayoría de mi clientela, y me siento honrado de ayudarlos a recuperar la paz. El alivio que sienten cuando experimentan empatía, además de la percepción, es notable y les devuelve la felicidad.

 Pexels

Auto empatía

Fuente: Pexels

Sin embargo, la pregunta que los clientes suelen hacer es: “¿Por qué no puedo tener empatía por mí mismo?”. Para vivir la vida feliz y en paz, una persona necesita tener empatía consigo misma. La empatía no es una fiesta de lástima o una tendencia a jugar a la víctima. La empatía es la comprensión profunda de una persona de sus sentimientos y los sentimientos de los demás a fin de dar sentido a una situación. Entonces, ¿cómo adquieren las personas la capacidad de tener empatía por sí mismos?

Antes de responder a esta pregunta, es necesaria una aclaración. Sentirse arrepentido intenso y genuino después de un error es crítico. Sin embargo, perseverar sobre el error durante días es una tortura. Tener auto empatía le permite a una persona sentir remordimiento, obtener información y avanzar rápidamente.

La auto empatía es un proceso de dos pasos. El primer paso es comprender los sentimientos que impulsan el comportamiento. Los sentimientos alimentan los comportamientos, por lo que son un buen lugar para comenzar. Pregúntese qué estaba sintiendo antes de cometer el error. (Los ejemplos hipotéticos que siguen se derivan de situaciones reales pero se modifican para proteger la confidencialidad).

El primer ejemplo involucra a una clienta que se reprendió constantemente por sentirse irritada e impaciente con su pareja. Ella creía que era una “mala persona” porque se sentía negativamente con alguien a quien se suponía que debía amar. El primer paso para una mayor comprensión fue descifrar por qué se sentía irritada y enojada con él. Mientras hablaba sobre la relación, era evidente que su compañero no la estaba escuchando. Por ejemplo, ella le pedía que hiciera salidas sociales con amigos en común, pero nunca lo hizo. Diariamente, intentaba entablar una conversación con él, pero rara vez quería hablar. En esencia, la cercanía en la relación se había desvanecido con el tiempo. Entonces su irritación tenía sentido. Era comprensible porque, en el fondo, estaba sola y herida.

El segundo paso es la interpretación. Por lo general, cuando una persona está atrapada y no puede avanzar después de un error, es porque, de alguna manera, es una repetición de una dolorosa experiencia infantil.

A medida que avanzaba la terapia, la clienta habló sobre su relación con su padre. Se hizo evidente que él, como su compañero, tenía dificultades con la cercanía. En consecuencia, la irritación y el dolor con respecto a su pareja fueron intensos y emocionalmente cargados porque era una repetición de una herida infantil.

Una vez que recibió empatía con respecto a sus sentimientos heridos y solitarios; pasado y presente, sintió un alivio inmediato. La ira se disipó y pudo transmitir de manera constructiva sus sentimientos a su pareja. Él respondió favorablemente y la relación mejoró.

Un segundo ejemplo involucraba a una mujer joven. Años antes de que ingresara a la terapia, fue arrestada por el levantamiento de una tienda. Aunque asumió la responsabilidad del acto, pagó la restitución y cumplió con sus horas de servicio comunitario, no podía dejarlo ir. Ella pensaba en eso constantemente, amonestándose regularmente.

Mientras articulaba las circunstancias que rodearon el incidente, estaba claro que ella estaba en una situación precaria en ese momento. Ella había aceptado un puesto en una compañía en todo el país y también conoció a su primera pareja romántica seria. Sin embargo, la pareja era volátil y continuamente amenazaba con dejarla. Además, el trabajo no era lo que ella anticipó. Ella recordó sentirse perdida, ansiosa y muy decepcionada. Desafortunadamente, ella eligió la manera incorrecta de obtener ayuda, pero una vez que entendió completamente los sentimientos que incitaron su error, sintió un alivio genuino. La comprensión profunda no excusó el acto, pero ciertamente explicó por qué sucedió.

Durante la terapia, la joven también compartió que sus padres se separaron poco después de que su familia se mudó a un nuevo hogar cuando era joven. Ella vio a uno de los padres esporádicamente después de la mudanza y recordó sentirse perdido, decepcionado y solo. Cuando se dio cuenta de que la situación que la atormentaba era una repetición de los mismos terribles sentimientos de su infancia, sintió un intenso consuelo.

En esencia, la auto empatía requiere dos pasos. El primero es reflexionar sobre los sentimientos. El segundo es vigilar las lesiones infantiles que pueden crear vulnerabilidades en el presente. Cuando una persona tiene empatía por sí misma, él está en paz y se siente seguro, lo que le permite mantenerse presente y tener empatía por su cónyuge e hijos. Los niños que tienen un padre empático prosperan emocionalmente. Los niños con una fuerte capacidad para la empatía, con suerte, se convierten en padres que proporcionan empatía a sus hijos. Por lo tanto, perpetuar el ciclo del carácter y, con suerte, crear un mundo más pacífico.

  • Mi viaje: encontrar la atención plena en la psicología japonesa
  • Por qué su hijo no es uno de sus logros de 2017
  • Vamos por oro
  • Cultivar la resiliencia: criar a los niños difíciles no es fácil
  • Bajarse en la pornografía: ¿Cuánto es demasiado?
  • Los proveedores de atención médica continúan olvidándose de la marca
  • Todos los mejores amantes son amantes graciosos
  • ¿Hay una epidemia de ansiedad en la juventud de hoy?
  • ¿La Humanidad está sobrevalorada?
  • Trastornos de la alimentación y quién sufre de ellos
  • ¿Por qué los niños pequeños están ganando demasiado peso demasiado rápido?
  • Joven, queer y embarazada
  • Cómo silenciar a tu agresor interno: Parte 2
  • Compulsividad sexual
  • El regalo de Erikson: las tareas de desarrollo de la edad adulta
  • La conciencia plena es entrenamiento mental
  • ¿Quién es responsable de tu felicidad?
  • Abrazar nuestros lados oscuros
  • Llamada del nombre: trece mitos serán relevados a ser desmentidos
  • Una alternativa al diagnóstico psiquiátrico?
  • Profundidad ≠ Gravedad
  • El cuento de la sierva, el feminismo y los peligros de la religión
  • Por qué fracasan los clientes de orientación profesional
  • Cómo encontrar la inspiración
  • Weight Watchers que se dirigen a los adolescentes para perder peso
  • Cómo el miedo lleva a la ira
  • Cuando se trata de suicidio, las celebridades también son personas
  • El derecho de una mujer a tener necesidades: la próxima revolución
  • La vida como drama
  • ¿Donald Trump es incapaz de ser presidente?
  • 14 Beneficios de la Teleterapia para Clientes
  • Ayudar a los jóvenes gay / bi hombres de color a permanecer VIH negativos
  • Cómo encontrar la inspiración
  • Proporcionar un enfoque de todo el cerebro para tratar el daño a sí mismo
  • ¿Estás constantemente probando el amor de tu pareja?
  • Jordan Peterson: Psicología y filosofía de la vida, parte III