Pandillas para niños pequeños: Golpes, patadas, rasguños y mordiscos

Scott Webb/Pexels
Fuente: Scott Webb / Pexels

En nuestro blog inaugural, Por qué siempre felizmente no acaba de ocurrir , mencionamos la importancia de trabajar en nuestras relaciones como trabajamos en nuestros cuerpos en el gimnasio, porque la construcción de buenos hábitos está asociada con la salud y la felicidad a largo plazo. Los gimnasios están configurados para ayudar a aumentar nuestras posibilidades de éxito. Las clases de entrenamiento programadas, varias máquinas y equipos de ejercicios, y entrenadores a la mano que ofrecen consejos y orientación pueden ayudarlo a acercarse a sus objetivos de acondicionamiento físico.

Imagínese si hubiera una especie de gimnasio de relaciones que pudiéramos visitar con regularidad para desarrollar hábitos saludables para construir un amor sostenible. Un lugar donde podemos practicar la flexión de nuestros músculos relacionales para aumentar nuestra flexibilidad emocional y fortalecer nuestras interacciones íntimas. Como se veria eso?

Un lugar de acción: caminar la conversación.

El gimnasio de relaciones es un concepto metafórico que acuñamos y discutimos en nuestros talleres para enfatizar la importancia de la práctica regular. Lo que sí sabemos con certeza es que un gimnasio de la vida real no sería un lugar en el que simplemente nos sentemos a esperar que se produzca una transformación mágica de la noche a la mañana, o simplemente conversamos con nuestros amigos sobre querer una mejor relación. Probablemente todos hemos visto a esas personas que tienden a estar en el gimnasio y pasar el rato en lugar de hacer ejercicio . Quizás esas personas puedan ser nosotros a veces. Al igual que no podemos pensar que encajamos (¡si pudiéramos!) No podemos solo pensar o hablar acerca de querer una mejor relación. Debemos caminar la charla y poner en el trabajo para obtener resultados. Y un entrenamiento en el gimnasio de relaciones no es suficiente. Es un proceso continuo. Las decisiones y acciones diarias se suman a lo largo del tiempo para construir una relación más saludable, flexible y resistente. Afortunadamente, en cada etapa de nuestro desarrollo tenemos oportunidades para tomar decisiones que ayudarán a fortalecer nuestra relación. Con el tiempo, estas elecciones y acciones diarias se convierten en hábitos.

Desarrollar hábitos saludables en nuestras relaciones amorosas es más fácil decirlo que hacerlo. El eminente filósofo y psicólogo estadounidense William James (1842-1910), considerado el abuelo de la psicología positiva, estaba muy interesado en el origen de las acciones y la forma en que se convierten en hábitos. Hizo hincapié en la importancia de dirigir voluntariamente y centrar nuestra atención para influir en nuestras percepciones. En nuestras relaciones, es fácil pensar detenidamente en las deficiencias de nuestra pareja y en lo que creemos que falta en nuestras vidas juntas. Este hábito poco saludable puede llevarnos a caer en espiral hacia la sensación de desesperanza e impotencia en el amor. Y puede incluso alentarnos a renunciar por completo a nuestra pareja y relación. Con la práctica, sin embargo, podemos volvernos más expertos en cambiar nuestra atención para enfocarnos en las fortalezas de nuestro socio y lo que va bien con nuestra relación, que puede ser una forma muy efectiva de mejorar la calidad de nuestra conexión. Sin embargo, no podemos detenernos allí. Si bien observar y apreciar las cosas buenas puede ayudar a que nuestra relación prospere, tenemos que tomar medidas sobre lo que vemos también.

Con la práctica, nuestros hábitos relacionales se vuelven mejores y más fáciles.

Si bien no es fácil crear hábitos saludables, la buena noticia es que existen algunos excelentes efectos prácticos de hacerlo. Primero, aumentamos nuestra competencia. Cuando hemos practicado algo como atarnos los zapatos, andar en bicicleta o un movimiento de baile complicado hasta el punto de que el comportamiento se ha vuelto habitual, podemos hacerlo de manera mucho más efectiva que si constantemente prestamos atención a lo que estamos haciendo. Eso también se aplica a los hábitos saludables en las relaciones. Nuestro músculo relacional se fortalece con la práctica, y el comportamiento saludable, como responder bien en las interacciones cotidianas con nuestro compañero, se vuelve más natural. Y también requiere un menor esfuerzo de nuestra parte. Ya no tenemos que concentrar toda nuestra atención en lo que estamos haciendo. En cambio, nuestras acciones habituales se vuelven casi sin esfuerzo, y terminan trabajando para nosotros porque se vuelven divertidas. Queremos hacerlos. El trabajo duro ya no parece un trabajo tan arduo y cosechamos los beneficios de una relación más fuerte y satisfactoria.

Cultivando hábitos saludables en un "chasquido"

William James sugiere cuatro máximas para ayudarnos a cultivar hábitos saludables en nuestra vida diaria. Si bien no se trata de un "complemento" para desarrollar, ya que tomarán práctica, son un "chasquido" para recordar gracias a uno de nosotros (James) que ha creado el siguiente acrónimo:

  • S tart fuerte. Mientras más motivados estemos para comenzar un nuevo hábito, es más probable que tengamos éxito. Considere la posibilidad de hacer una proclamación pública a familiares y amigos, ya que eso nos ayudará a obtener su apoyo para lograr nuestros objetivos y nos dificultará que nos retomemos de nuestras intenciones.
  • Sin excepciones. La práctica constante es crucial para construir un hábito saludable a largo plazo.
  • Actuar siempre. Siga las ganas de actuar de acuerdo con el nuevo hábito.
  • P ractice ejercitando la voluntad. Haga algo difícil todos los días para fortalecer nuestra voluntad para cuando más la necesitemos.

Estos cuatro comportamientos pueden ayudarnos a desarrollar hábitos saludables para fortalecer nuestra relación. Cosas como comprometerse a trabajar continuamente en nuestra relación, programar un horario regular para conectarse con nuestro socio y saborear las fortalezas únicas entre sí son un buen augurio para el éxito relacional.

En última instancia, debemos prestar atención al consejo del sabio filósofo y psicólogo para centrar nuestra atención y recordar la importancia de la práctica regular en el gimnasio de relación con el fin de garantizar la fuerza y ​​la satisfacción a largo plazo en nuestra asociación.

  • Cómo lograr una perspectiva feminista sobre el dinero
  • Las buenas intenciones no son suficientes
  • Sentir el suicidio cuando "lo tenían todo"
  • El sorprendente beneficio de hablar con extraños en un avión
  • Hablemos de Sexo
  • ¿Estresado sobre el embarazo? No seas!
  • El secreto de control de peso que nadie te ha contado
  • 5 pasos para gestionar la depresión "sonriente"
  • 7 formas en que el yoga ayuda a niños y adolescentes
  • Cómo tomar conscientemente decisiones importantes sobre la vida
  • Cómo los jefes abusivos pueden destruir el trabajo en equipo
  • Escribiendo errores
  • Una forma segura de liberar Endorfinas en tu cerebro
  • Qué sabio es: ser voluntario para mantenerse en contacto con la alegría de dar cuando te han desarraigado
  • ¿Te tienes que ir solo porque no eres feliz?
  • Es horario de verano y necesito café
  • ¿Facebook está destruyendo la sociedad y su salud mental?
  • Salvar la psicoterapia de la toma de medicamentos
  • Usando Time Perspectives de una manera saludable.
  • Valorando tus valores
  • ¿Dónde se esconden todos los Bisexuales?
  • 7 maneras de recuperar su autoestima después del divorcio
  • ¿Comer dulces te ayudará a correr un maratón?
  • Ciencia de la moralidad? No tan rapido.
  • Humanizando el cuidado de la salud para personas LGBTQ
  • Jugando para ganar
  • PSTD puede afectar a las mujeres con cáncer de mama años después del diagnóstico
  • Perfiles de citas intrigantes
  • Extremismo, Terrorismo, Día de la Marmota y Esperanza
  • Lo que el "Día de la marmota" nos enseña sobre la felicidad
  • ¿Cuál es la tasa de divorcio, realmente?
  • Ten un "Feliz Año Nuevo" evitando una fijación en la felicidad
  • 9 maneras de superar la autocompasión
  • La prueba del narcisismo
  • Del masoquismo al dominio en los campos creativos
  • Tu precuneus puede ser la raíz de la felicidad y la satisfacción