Cómo perder la tristeza y encontrar la felicidad

Fotolia_46535772_XS.jpg
Fuente: Fotolia_46535772_XS.jpg

Hace casi veinte años, el evento más maravilloso me sucedió. En una tienda de mascotas local, vi un hermoso Labrador retriever amarillo a la venta. Inmediatamente lo llevé a casa y lo llamé Einstein. Einstein era un perro magnífico, el perro más inteligente que he conocido. Tuve el privilegio de llevarlo a trabajar conmigo todos los días. Él estaría conmigo mientras trabajaba con mis pacientes, y los ayudaría cuando se sintieran tristes. Tenía una sensibilidad real hacia las personas y sus emociones, acudía a ellos y los besaba cuando se sentían deprimidos. Einstein fue un gran compañero, y hicimos muchas caminatas juntos. Durante quince años y medio, estuvo conmigo casi todos los días.

Si usted es un amante de las mascotas o de las personas, sabe cuán apegado nos podemos sentir con una persona o animal con el que pasamos toda una vida. Los amamos, ellos devuelven ese amor, y formamos un estrecho vínculo amoroso.

Bueno, después de quince años y medio, Einstein finalmente llegó a su fin, y afortunadamente estaba con él cuando murió. Cuando él tomó su último aliento y se fue, las lágrimas brotaron de mí. Ya lo extrañaba, y estaba muy triste por su muerte.

La tristeza se disipó, y poco a poco me sentí mejor. Pero en algunos momentos, todavía sentí una ola de tristeza sobre mí. Cada vez que necesitaba llorar, me permitía ese momento para llorar, y luego me sentía mejor. Cuando lo extraño ahora, ya no estoy triste; más bien, me alegro por el valioso tiempo que tuve con él.

Mi abuela también amaba a los animales, y cuando el último perro que había fallecido, ella dijo: "Nunca volveré a tener un perro; es demasiado difícil perderlos. "Creo que esto es lo que muchos de nosotros hacemos en la vida. Tenemos experiencias tristes que nos pasan, y son demasiado difíciles, y no queremos que sucedan nunca más. Entonces, levantamos nuestras paredes y hacemos cosas que nos impiden sentir dolor. De lo que no nos damos cuenta es de que al tratar de prevenir el dolor, también bloqueamos la felicidad.

Entonces, ¿cómo podemos experimentar la tristeza de la vida y aún vivir una vida feliz? ¿Cómo podemos ser felices con la tristeza? La tristeza es en realidad una respuesta emocional muy saludable a los eventos que nos suceden, y es probable que todos experimentemos tristeza de algún tipo en la vida. Vamos a tener pérdidas, y si sentimos esas pérdidas, pueden ayudarnos a seguir adelante. Las cosas son impermanentes, las cosas cambian, las sentimos y la respuesta natural y saludable al cambio es la tristeza y las lágrimas. Es normal y es saludable para nosotros.

Desafortunadamente, muchos de nosotros transformamos esa tristeza en depresión, lo que nos mantiene atascados.

La tristeza y derramar lágrimas por una pérdida son normales y saludables. Pero cuando pensamos que esos sentimientos tristes estarán con nosotros para siempre y nunca volveremos a ser felices o una experiencia fue tan horrible que no debería haber sucedido, salimos de la tristeza y pasamos a la depresión. No hay nada de malo en estar triste, pero debemos tener cuidado de que no se convierta en depresión. Una vez que aparece la depresión, podemos sentirnos horribles y al final de esa sesión de llanto no nos sentiremos mejor.

Esto es algo importante a tener en cuenta. ¿Es nuestro momento de estar triste ayudándonos a sentirnos mejor o no? Para evitar que la tristeza nos abrume o se convierta en depresión, tenemos que limitar nuestro dolor a solo unos momentos. Si, en cambio, estamos pensando en lo que está causando nuestra tristeza una y otra vez, la convertiremos en depresión. Si no queremos estar deprimidos y queremos ser felices, entonces debemos estar tristes cuando estamos tristes, pero luego seguir viviendo porque la vida no se trata de pérdida. Sí, a veces experimentamos pérdida, y algunas veces una pérdida puede ser horrible. Pero la vida no es solo eso; en la vida siempre habrá cosas bellas sucediendo.

Para ser feliz, necesitamos aprender a vivir en el tiempo presente. En este momento, la vida no es pura tristeza; nunca lo es. Puede haber diferentes tipos de tristeza, pero no pura tristeza.

Nuestras vidas están llenas de historias. Pero a veces, nos vemos atrapados en uno. Nos mantenemos atrapados, jugando en nuestras mentes. Ya no estamos en el momento porque esa historia es sobre lo que sucedió antes; no está sucediendo ahora. Repetir la historia puede hacernos sentir bien si es una buena historia. ¿Pero adivina que? Esa buena historia va a pasar. Si es una mala historia, también va a pasar si lo dejamos. Las historias pasan sobre nosotros todo el tiempo, a menos que nuestra mente las siga alimentando con nosotros.

Entonces, lo que podemos hacer es aprender a estar con lo que es. ¿Qué está pasando ahora? Si sales con tus amigos y te lo pasas bien, pasa un buen rato y sé que no necesitas sentirte deprimido.

Algunas personas experimentan una gran pérdida y piensan que tienen que estar tristes para honrar la memoria, por ejemplo, de un ser querido que falleció. Creemos que tenemos que estar tristes. No tenemos que serlo, es una elección. Pero la elección a tener en cuenta no es la tristeza, sino que permite o no que la tristeza se convierta en depresión. La depresión se basa en pensamientos, y no necesitamos estar tan atrapados en todos nuestros pensamientos. Podemos evitar que se interpongan en el camino de nuestra vida.

La clave es vivir en el momento presente. Si ahora sentimos la necesidad de llorar, está bien. Al final de la triste sesión de llanto, deberíamos sentirnos mejor. El llanto ha terminado, la tristeza ha pasado, y podemos seguir viviendo nuestro día y volver a la vida. Se trata de permanecer fuera de nuestras mentes, dejar ir los pensamientos del pasado y permanecer en el momento presente. Cuando hacemos eso, podemos tener una vida hermosa porque en el momento presente siempre habrá algo bello. Si elegimos estar con la belleza y no quedarnos atrapados por la pérdida en el dolor o en los apegos a esa pérdida, recordamos que la vida es impermanente y, por lo tanto, no tenemos que sufrir. Decimos, "Oh, aquí viene esa historia otra vez. En cambio, tengo que volver a lo que está sucediendo aquí ahora ". Cuando llega esa historia, nos centramos en lo que está sucediendo ahora. Con el tiempo y la práctica, mejoraremos en esto y nos entrenaremos para ser felices.

Sí, habrá tristeza y no hay nada de malo en ello. Pero debería ocupar solo una pequeña parte de nuestras vidas, no grandes porciones de ella. La mayoría de nuestras vidas pueden ser hermosas si nos permitimos vivir en el momento presente, vivir la vida y disfrutar de lo que tenemos.

Related of "Cómo perder la tristeza y encontrar la felicidad"