Cómo los ricos son diferentes de los pobres II: Empatía

En las muchas conversaciones que F. Scott Fitzgerald tuvo con su amigo Ernest Hemingway , se creía que Fitzgerald había dicho "Los ricos son diferentes de los pobres". La supuesta respuesta de Hemingway: "Sí, tienen más dinero".

Si bien esta conversación nunca pudo haber ocurrido, huelga decir que los ricos realmente difieren de los pobres. En esta segunda parte de una serie de cuatro partes de PYM, exploraré precisamente cómo se diferencian los ricos de los pobres, en un sentido psicológico al menos. En el primer post, discutí cómo el estatus de clase social de uno -es decir, el dinero, la educación y el estado de ocupación de la propia familia- influye en el concepto de elección. En este segundo post, analizo cómo la clase social influye en los patrones de empatía.

(¡Esta publicación apareció originalmente en Psych Your Mind!)

Las emociones son una parte importante de la vida cotidiana: representan otro idioma que usamos para comunicarnos con otras personas. Esta característica de las emociones es lo que los hace tan importantes para nuestras vidas sociales cotidianas. En particular, navegar la vida social depende de la empatía, es decir, del intercambio y la comprensión de las experiencias emocionales y los estados afectivos. La empatía incluye una serie de procesos emocionales. Por ejemplo, la precisión empática -la capacidad de leer con precisión las emociones de los demás- es una forma de empatía centrada en la comprensión de la experiencia subjetiva de los demás. Otro aspecto de la empatía es el contagio emocional , es decir, la medida en que los individuos imitan o vuelven a experimentar las emociones de los demás.

Creo que las diferencias entre personas de orígenes relativamente superiores y de clase baja llevan a diferencias en la empatía. Esta predicción se deriva del hecho de que los entornos de las personas de clase baja son relativamente dependientes del entorno social y de otros. Dispuestos a recursos sociales y económicos reducidos, los resultados de las personas de clase baja tienen más probabilidades de depender de fuerzas externas. Estas condiciones hacen que sea más costoso para las personas de clase baja leer mal las emociones de los demás.

Por el contrario, los abundantes recursos sociales y económicos permiten que individuos de la clase relativamente alta naveguen por el mundo social sin (en su mayor parte) incurrir en costos sociales que provienen de no leer las emociones de los demás. En esencia, mientras que las personas de clase alta pueden permanecer felizmente inconscientes de las emociones de los demás, sus contrapartes de clase baja deben estar atentos a las emociones de los demás para identificar las oportunidades sociales y los posibles costos sociales.

La investigación apoya esta predicción. Por ejemplo, en un estudio ilustrativo, empleados de la Universidad de Toronto con diferentes antecedentes educativos tomaron una prueba de inteligencia emocional en la que intentaron adivinar las emociones mostradas en las expresiones faciales de los demás. Sorprendentemente, los participantes educados en la escuela secundaria en la muestra fueron más precisos para identificar las emociones en estas fotografías que sus homólogos educados en la universidad. En otro estudio en esta investigación, estudiantes de pregrado participaron en una entrevista de trabajo simulada junto a otro estudiante. Después de la entrevista, los participantes adivinaron las emociones experimentadas por su pareja. Los participantes que informaron que tenían un mayor rango social en la sociedad (por ejemplo, en la parte superior de la escala social de la sociedad) fueron peores al adivinar con precisión las emociones que su pareja experimentó durante la entrevista en comparación con los participantes de rango inferior (Kraus et al. 2010).

Dado que las personas de clase baja dependen más de sus entornos sociales y de otras personas que sus contrapartes de la clase alta, también podríamos esperar que estas personas exhiban un mayor contagio emocional en las interacciones. Específicamente, estar constantemente atento a las emociones de los demás puede hacer que un individuo sea propenso a experimentar involuntariamente las emociones de los demás.

Eso es precisamente lo que sugiere la investigación: en un estudio, los participantes se involucraron en una interacción burlona con su amigo, donde se les ocurrió un apodo y una historia divertida para contar sobre su amigo. Los participantes informaron el ingreso y la educación de sus padres, y también calificaron sus emociones antes y durante esta interacción de provocación. Curiosamente, para los amigos de clase baja, sus emociones hostiles (por ejemplo, enojo, desprecio y disgusto) se hicieron más similares a las de su amigo durante la interacción. Es decir, si los amigos de los participantes de la clase baja sintieron hostilidad antes de la interacción, las personas de clase baja tendieron a sentirse más hostiles a lo largo de la interacción. En contraste, las emociones hostiles de los individuos de la clase alta permanecieron completamente independientes de las emociones de sus amigos (Kraus, Horberg, et al., 2011). Es importante destacar que no se trataba de que los amigos de la clase alta no mostraran un contagio, de hecho, todos los amigos, independientemente de la clase que experimentara el contagio de emociones positivas. Pero, en términos de emociones hostiles, solo los amigos de clase baja involuntariamente tomaron las emociones de sus amigos.

Esto concluye la Parte II de la serie Cómo los ricos son diferentes de los pobres. Espero que estés empezando a aprender mucho sobre cómo la clase social da forma a los procesos psicológicos cotidianos. ¿Estos ejemplos reflejan lo que has experimentado en tu vida cotidiana? Háganos saber en los comentarios o en Twitter!

Kraus, MW, Horberg, EJ, Goetz, J y Keltner, D. (2011). Rango de clase social, vigilancia de amenazas y reactividad hostil Boletín de Personalidad y Psicología Social DOI: 10.1177 / 0146167211410987

Kraus MW, Côté S, y Keltner D (2010). Clase social, contextualismo y precisión empática. Psychological science, 21 (11), 1716-23 PMID: 20974714

Related of "Cómo los ricos son diferentes de los pobres II: Empatía"