Cómo los padres de Pushover levantan matones

joyfuldesigns/Shutterstock
Fuente: joyfuldesigns / Shutterstock

Todos hemos sido testigos de faltas de respeto hacia sus padres por parte de niños o adolescentes: les gritan, les maldicen e incluso los golpean. Puede sacudir la cabeza, cancelar las fechas de juego o prohibir a sus hijos salir con tanto terror, pero el problema es más grande de lo que cree: los niños que intimidan a sus padres están en todas partes.

Cuando escribí When Kids Call the Shots, pensé que estaba escribiendo sobre un pequeño grupo de niños y adolescentes que estaba viendo en mi práctica de psicoterapia. Desde que se publicó el libro, recibí cientos de llamadas, correos electrónicos y cartas de los padres. Mis talleres sobre deshacer conductas de intimidación en el hogar están en demanda, y el libro ha sido traducido al chino, coreano y ruso.

He escrito extensamente aquí sobre conductas de intimidación en niños que ocurren en casa (3 tipos de niños que intimidan a sus padres, 3 errores que los padres cometen cuando sus propios hijos los intimidan, 3 razones por las cuales los padres les permiten a sus hijos intimidarlos). Y he explorado las complejas razones que hacen que los padres no proporcionen estructura, establezcan límites y enseñen límites.

Ahora quiero examinar qué sucede cuando estos comportamientos de intimidación en la infancia no se controlan, mire quién paga el precio y discuta qué hacer con ellos.

Las consecuencias de la intimidación no abordada en el hogar

Cuando los padres no pueden resolver los comportamientos de intimidación en el hogar, las consecuencias negativas se extienden al mundo. Un niño que intimida a sus padres presenta estos rasgos negativos en todas sus relaciones:

  • Un hambre excesiva de gratificación instantánea.
  • Pobre tolerancia a la frustración.
  • La falta de control de impulso.
  • Narcisismo arraigado
  • Poca empatía o compasión por los demás.
  • Sin interés en actividades altruistas o caritativas.
  • Relaciones sociales deterioradas.
  • Comportamientos potencialmente violentos y abusivos hacia los compañeros.

Estas huellas negativas de su infancia o adolescencia se extienden hasta la edad adulta. Como adultos, es más probable que:

  • Abusar verbalmente, emocionalmente o físicamente a un cónyuge.
  • Sufrir de adicción o alcoholismo.
  • Desarrollar problemas de salud relacionados con la obesidad.
  • Participar en finanzas erráticas o pobres.
  • Manipule y mienta para obtener lo que quiere.
  • Promueva el chivo expiatorio o el villano de otros.

Las consecuencias para los padres

Los padres que permiten que sus hijos los intimiden pueden sufrir los efectos más a largo plazo. Como adultos, los niños abusadores son más propensos a:

  • Fallar al proporcionar cuidado para padres ancianos.
  • Permanecer financieramente dependiente de los padres.
  • Robar o administrar mal las finanzas de sus padres.
  • Promueva el conflicto entre hermanos y parientes.
  • Continuar abusando emocional, física o verbalmente de sus padres.

He sido testigo de muchos niños que intimidan a sus padres se convierten en adultos intimidantes que causan estragos en las familias o se convierten en padres abusivos o cónyuges. Lamentablemente, nunca aprendieron mejores formas de expresar la frustración, el alivio de sí mismos o la participación en una comunicación madura. Sin intervención, continúan teniendo rabietas y culpando a otros.

Si está siendo intimidado por su hijo

Cuanto más tiempo estos comportamientos estén en su lugar, más difícil será deshacerlos. Para revertir la intimidación, deberá reunir el apoyo adecuado. Sí, te pido que rompas el silencio sobre tu situación, pidas ayuda y comiences a compartir tus luchas de crianza con otros. Este es el motivo: ser intimidado por su hijo siempre va acompañado de sentimientos de vergüenza. Una y otra vez, los padres intentan ocultar su situación. Se ponen buena cara en público mientras sufren silenciosamente en privado. La realidad es que el bullying debe manejarse directamente. No terminará hasta que tengas el coraje de detenerlo.

Estos cuatro consejos pueden ayudarlo a abordar al joven acosador en su hogar:

1. Unirse con su cónyuge o pareja.

La crianza de los hijos es crucial para restablecer la confianza y el respeto con sus hijos. Si su hijo lo intimida a usted y no a su pareja, es probable que tenga estilos de crianza contrastantes. Nada es peor para la salud emocional de un niño que quedar atrapado en el fuego cruzado entre los padres que se peleaban.

Cuando los padres se dividen en su crianza, el desequilibrio se sale de la dinámica familiar. La división puede interrumpir la sensación de bienestar de un niño y crear una división en sus sentimientos hacia cada padre. Tratar de dar sentido a las comunicaciones contradictorias e inconsistentes de los padres provoca estrés mental y un desorden de conflictos internos. Y un modelo pobre de los padres normaliza comportamientos negativos o agresivos. Los niños que son testigos del pobre modelo de sus padres pueden decidir:

  • Está bien intimidar a alguien que amas.
  • Está bien gritar o menospreciar a alguien que te importa.
  • Los insultos o los ataques verbales son aceptables cuando se sienten frustrados.

Por eso es crucial que los padres nunca dejen de trabajar en su relación. Ya sea que estén casados, separados o divorciados, deben esforzarse por trabajar en equipo y colaborar para el bienestar de sus hijos. Cuando surgen conflictos, los padres deben modelar cómo trabajar a través de ellos de manera efectiva, sin recurrir al combate o la intimidación.

Esto no significa que usted y su cónyuge tengan que estar de acuerdo en todo; eso sería poco realista (y simplemente extraño). La crianza de los hijos está llena de complicaciones y circunstancias cambiantes, por lo que siempre habrá desacuerdos. Todavía puede estar en desacuerdo y permanecer unido en sus elecciones de crianza.

2. Reclute a sus amigos y familiares.

Los padres intimidados están en todas partes. En estos días, todos conocen uno. Entonces no hay necesidad de sentirse avergonzado por su situación. Lo más probable es que tus amigos y familiares ya perciban tu lucha, sin importar cuán reservado hayas sido. Se sorprenderá de lo ansiosos que están por ayudar y de lo mucho que se sentirán después de obtener su apoyo.

3. Involucrar a los funcionarios de la escuela.

Pasé más de 10 años trabajando con padres con problemas en el sistema de escuelas públicas de la ciudad de Nueva York. Durante ese tiempo, descubrí que los padres que necesitaban más ayuda rara vez daban un paso al frente. De hecho, mientras más problemas tuvieran en casa, menos probable sería que pidieran ayuda.

Tal vez se sintieron avergonzados, cansados ​​o desconfiados de los funcionarios de la escuela. Tal vez sufrieron de ansiedad o depresión. Una cosa es segura: permanecer aislados solo empeoró sus dificultades.

Pedir ayuda nunca es fácil. Pero ser un buen padre requiere la disposición de aguantar la incomodidad personal para el beneficio de su hijo.

Puede temer lo que otros padres dirán; puede preocuparse por los miembros de su familia o vecinos que lo juzguen. Pero cuando dejas de lado esos temores y pides ayuda, te conviertes en una persona más fuerte, el tipo de padre que necesita un niño abusador.

Los consejeros, psicólogos escolares y otros funcionarios de la escuela tienen acceso a servicios de apoyo en la escuela, además de los recursos del vecindario, como asesoramiento y centros de tutoría. Pero primero debes romper tu silencio.

4. Busque ayuda profesional.

Nunca ha habido tanto cuidado profesional y apoyo para los padres. Internet está lleno de sitios para padres, podcasts y videos. Las bibliotecas, librerías y centros comunitarios organizan discusiones con expertos. Los psicoterapeutas y los trabajadores sociales en las escuelas y las prácticas privadas se especializan en la crianza de los hijos. Si decide consultar con un terapeuta, aquí hay algunas cosas que debe tener en cuenta.

  • Póngase en contacto con el consejero escolar de su hijo. Los consejeros escolares experimentados tienen una excelente comprensión de los terapeutas infantiles / adolescentes locales. Pueden proporcionarle referencias confiables a profesionales que se especializan en niños y padres.
  • Asista a talleres o conferencias para padres. Las escuelas, los institutos de terapia, las organizaciones de padres y los centros juveniles ofrecen conferencias y talleres gratuitos para los padres. Escuchar a los terapeutas discutir su trabajo y explicar el proceso terapéutico puede servir como una maravillosa introducción al mundo de la terapia. También se beneficiará de las preguntas que hacen otros padres. Si aprecia la presentación de un terapeuta en particular, póngase en contacto con él o ella para una consulta.
  • Obtenga una referencia de un amigo de confianza. Un amigo que ha tenido una experiencia positiva con un terapeuta puede ser su fuente más confiable para una referencia. Descubra cómo se desarrolló el proceso. Investigar la experiencia de su amigo le ahorrará mucho tiempo y energía, y lo guiará en la dirección correcta.

No esperes: consigue ayuda

Durante más de 20 años, padres intimidados han estado visitando mi oficina en busca de consejo y orientación. Aquellos que son proactivos para obtener ayuda para ellos y sus hijos siempre ganan al final.

Para programar un taller de crianza, ver videos o artículos, o solicitar su copia de mi libro, visite www.seangrover.com.

Related of "Cómo los padres de Pushover levantan matones"