Cómo las palabras que utilizamos revelan quiénes somos

James Pennebaker es un psicólogo social estadounidense y el Profesor Centennial Liberal Arts y Presidente del Departamento de Psicología de la Universidad de Texas en Austin. La investigación pionera de Pennebaker se centra en la relación entre el lenguaje, la salud y el comportamiento social, "cómo el lenguaje cotidiano refleja los procesos sociales y de personalidad básicos". Un pionero de la terapia de escritura, ha dedicado décadas a examinar el vínculo entre el lenguaje y recuperarse del trauma, y ​​ha sido reconocido por la Asociación Americana de Psicología como uno de los mejores investigadores en trauma, divulgación y salud. Sus libros incluyen: Apertura: el poder sanador de confiar en los demás , escribir para sanar: un diario guiado para recuperarse de un trauma y trastorno emocional , y la vida secreta de los pronombres: lo que dicen nuestras palabras sobre nosotros.

MM: ¿Por qué crees que el lenguaje es un medio de curación para las personas?

JP: El lenguaje cambia la forma en que se organiza la información en nuestras mentes y es una forma realmente poderosa de estructurar nuestro mundo. Cuando tenemos una experiencia traumática o perturbadora, toca cada parte de nuestras vidas y es increíblemente compleja. Influye en todo, en nuestros planes diarios, en lo que comemos, a dónde vamos, en nuestro estado financiero y en cómo interpretamos las relaciones. Lo que hablar, escribir o poner estas experiencias en el lenguaje hace es simplificar las cosas. Obliga a algún tipo de esquema de organización o marco. Una vez que ponemos estas cosas en palabras, somos capaces de superar ese evento de manera más simple, efectiva y eficiente.

MM: ¿Porque la simplificación crea un camino?

JP: Lo que hace la simplificación es acelerar los procesos organizacionales normales. Lo que quiero decir es que cuando tenemos una experiencia perturbadora, lo que hacemos naturalmente es solo pensarlo. Rumiamos porque es la manera en que nuestro cerebro nos dice que estamos lidiando con un problema complejo y estamos tratando de entenderlo. Cuando no lo ponemos en palabras, es difícil lograr la comprensión porque hay muchas partes móviles.

Por ejemplo, si he tenido una experiencia muy humillante, me encontraré caminando por la calle y ese incidente se me ocurrirá. Inmediatamente lo pensaré y luego intentaré alejarlo de mi mente. Me detendré y pensaré, está bien, ahora intentaré organizar lógicamente lo que sucedió porque es demasiado complejo. Si hablo o escribo al respecto, me veo obligado a hacerlo.

MM: ¿Hay alguna diferencia entre hablar de eso y escribir sobre eso?

JP: Sí y no. Por definición, hablar de eso implica un proceso social. La gran complicación es que significa que hay dos o más personas involucradas, así que mucho depende de cómo responda el oyente. Si un oyente acepta, escucha, hace preguntas, resume lo que se ha dicho y no juzga con dureza, entonces creo que hablar puede ser tan bueno o incluso mejor que escribir. Pero ahí está el costo. Debido a que una persona puede ser crítico o crítica o existe la posibilidad de que pueda herir sus sentimientos, existe un riesgo grave de que pueda perder su relación con esa persona porque no le aprueba, lo que usted hizo o quién es usted.

MM: Correcto, mientras que si te escribes a ti mismo, tienes una escucha semi confiable .

JP: Exactamente.

MM: Usted enfatiza que no es suficiente escribir sobre experiencias negativas en papel. Debemos escribir sobre los sentimientos mismos. ¿Es eso correcto?

JP: Sí. Se trata de escribir una cuenta honesta y comprender lo que sucedió. Esto incluye tus emociones y sentimientos, cómo lo estás interpretando.

MM: Entonces la interpretación es tan importante como la ventilación.

JP: Precisamente. De hecho, no creo que tirarlo por sí solo sea útil. Creo que ser honesto acerca de tus sentimientos y reconocer tus sentimientos es realmente importante. Entonces es entender lo que ha sucedido.

MM: ¿Hasta que tengamos algo de comprensión, no hay transformación o curación?

JP: Creo que hay menos.

MM: Cuando escribimos nuestra historia, ¿eso nos da la oportunidad de replantearla?

JP: Creo que sí. Una buena historia es aquella que estructura el evento. Le da significado. Ahora hay un comienzo, un medio y un final claros. Está puesto de una manera comprensible para los demás y para ti mismo. Es una forma realmente efectiva de llegar a un acuerdo con algo. Pero la controversia es, ¿todas las historias son igualmente buenas? En otras palabras, si se me ocurre una historia completamente engañada, ¿es eso un problema? Hay menos investigación sobre eso y creo que la mayoría de los médicos e investigadores estarían un poco preocupados si una historia se engaña a sí misma y objetivamente no es cierta. Pero simplemente no hay buena ciencia sobre eso.

MM: Estoy interesado en cómo la escritura nos ayuda a cambiar la perspectiva y ver la vida desde un ángulo más amplio.

JP: Creo que tienes razón. Creo que eso es definitivamente cierto.

MM: ¿Qué tipo de investigación estás haciendo estos días?

JP: Estoy haciendo todo tipo de trabajo, mirando la naturaleza del lenguaje y cómo las palabras que usamos en el lenguaje cotidiano reflejan quiénes somos, nuestros estados psicológicos. En realidad, surgió de este trabajo sobre cómo las personas escriben sobre los traumas y tratan de descubrir si existe una forma saludable de escribir versus formas que no son saludables.

Por lo tanto, me ha llevado a un mundo de lingüística computacional y palabras y veo cómo es tan importante apreciar no solo lo que dices sino cómo lo dices. Nos dice si somos honestos con nosotros mismos y con los demás, y cómo nos conectamos con los demás. Puede discernir estas cosas analizando el uso de pronombres o preposiciones y artículos, cosas que generalmente ignoramos en el habla cotidiana.

MM: ¿Podrías darnos una idea o echar un vistazo a lo que estás encontrando?

JP: Bueno, cuando las personas son engañosas, por ejemplo, autoengañadoras o engañan a los demás, tienden a usar la palabra I mucho menos que cuando dicen la verdad. Entonces, una persona que realmente está explorando cómo se sienten en sus escritos usa la palabra "yo", "yo" y "yo" a tasas altas, mientras que si están más distantes desde el punto de vista psicológico, intentan alejarse del tema o del entorno.

MM: Me pregunto qué implicaría eso, tal vez un enfoque más no ficción para informar una experiencia personal.

JP: Esto probablemente regrese a este tema de lo que es psicológicamente saludable. La persona que no es autorreflexiva tiende a empujarlo a los demás, diciendo cosas como: "Bueno, lo hizo porque quería tal o cual cosa". No están girando hacia adentro. El signo de una terapia saludable, y también de una escritura saludable, es la capacidad de mirar tanto a sí misma como a los demás.

MM: suena tan simple

JP: Pero no lo es.

Related of "Cómo las palabras que utilizamos revelan quiénes somos"