Cómo la ideología colorea la moralidad

Los liberales tienden a pensar que los conservadores son estúpidos o malvados. Ven a George W. Bush como un bufón y a Dick Cheney como un nefasto arquitecto de la fatalidad. Estas dos opciones golpean a los liberales como las únicas posibles explicaciones de por qué alguien adoptaría una agenda conservadora. Los conservadores deben estar confundidos acerca de lo que la moralidad demanda de nosotros en la esfera política, o deben reconocer las exigencias de la moralidad y simplemente ignorar esas demandas, en busca del poder o el lucro. Los conservadores ya no tienen una concepción halagadora de los liberales. Para su punto de vista, los liberales se ven irremediablemente ingenuos (léase "estúpidos") o corrompidos peligrosamente (léase "mal"). Los liberales son tontos abrazando a los árboles o agentes calculadores de la degeneración moral. ¿Por qué es esto?

Una respuesta es que liberales y conservadores hacen la misma suposición falsa sobre el otro lado: suponen que sus oponentes comparten los mismos valores morales básicos. Supongamos que usted y yo compartimos los mismos valores básicos, pero defiende una política a la que me opongo. Eso significa que uno de nosotros comete un error sobre lo que implican nuestros valores compartidos o busca deliberadamente algo que sabemos que es inmoral. Uno de nosotros es estúpido o malvado. Pero hay otra posibilidad: tal vez tenemos algunos valores básicos diferentes. Tal vez ambos estamos persiguiendo exactamente lo que nuestros valores nos exigen, pero, dado que esos valores difieren, estamos persiguiendo diferentes agendas políticas.

La idea de que liberales y conservadores tienen algunos valores básicos diferentes gana el apoyo de la investigación psicológica reciente. Por ejemplo, en una edición reciente de Science , el psicólogo Jonathan Haidt informa que los conservadores están profundamente preocupados por factores que quedan fuera de la moral liberal. Para los liberales, la moralidad es básicamente sobre el daño y la justicia. Para decidir si una política es incorrecta, quieren saber si alguien será perjudicado por ella y si será justa para todos los afectados. Los conservadores se preocupan también por el daño y la justicia, pero también se preocupan por tres cosas que los liberales tienden a ignorar: la pureza, el respeto por la autoridad y la lealtad al grupo interno. Considera el sexo gay Un liberal dirá, siempre y cuando nadie sea perjudicado, no deberíamos prohibir el sexo gay; de hecho, tal prohibición sería injusta. Un conservador podría decir que el sexo gay puede prohibirse porque es impuro ("un acto antinatural"). O considera la quema de banderas. Un liberal volverá a decir: nadie es dañado, y todos tienen derecho a la autoexpresión. Los conservadores dirán que la quema de banderas es un acto de profanación que no respeta la autoridad de esta gran nación. O tomar una guerra preventiva y un cambio de régimen. Los liberales advertirán que es malo dañar a los demás e injusto amenazar la autonomía de otras naciones. Los conservadores se centrarán en la amenaza que otros nos plantean aquí en casa, y enyesarán sus automóviles con calcomanías que digan "apoyen a nuestras tropas", mostrando una gran preocupación por el grupo. Las agendas políticas de liberales y conservadores difieren, porque los conservadores tienen algunos valores centrales que no son parte de la moral liberal. Las disputas políticas no son el resultado de la ignorancia o la iniquidad. Ambas partes defienden políticas que se derivan lógicamente de sus valores morales divergentes.

Otros investigadores han encontrado más ejemplos de divergencia. El lingüista de Berkeley, George Lakoff, argumenta que los liberales y los conservadores basan sus opiniones políticas en metáforas fundamentalmente diferentes sobre cómo dirigir una sociedad. Para ambos, un gobierno debería ser como una familia, pero para los liberales, la familia ideal es la que está dirigida por un padre cariñoso que perdona los errores y quiere que todos sus hijos florezcan y tengan nuevas experiencias. Para los conservadores, la familia ideal es dirigida por un padre severo, que enfatiza la responsabilidad y la autosuficiencia, no la autoexpresión. Piensa en June Clever vs. Ward Clever. Cuando la gente se pierde, los liberales ofrecen segundas oportunidades y citan influencias externas; los conservadores están a favor de la disciplina y dicen tres golpes y estás fuera. Lakoff sostiene que estos diferentes ideales informan muchos debates políticos. Para los liberales, los conservadores parecen inconsistentes cuando se oponen al aborto y favorecen la pena de muerte. En realidad, ambos puntos de vista se derivan del mismo principio conservador: si una persona hace algo imprudente (quedar embarazada o cometer un crimen capital), esa persona debe lidiar con las consecuencias. El debate sobre el aborto no depende de un debate científico o teológico sobre el comienzo de la vida; refleja diferentes concepciones de responsabilidad.

Hallazgos como este tienen implicaciones importantes para entender la política. Los liberales y los conservadores nunca parecen convencerse mutuamente. Incesantemente presentan argumentos para sus puntos de vista en la televisión y la radio, pero es raro ver a alguien convenciéndose para unirse al lado opuesto. Los argumentos utilizados por hilanderos y editorialistas sirven más para reunir la base que para convencer a la oposición. Los liberales y los conservadores son igualmente inteligentes y tienen acceso a los mismos hechos, pero llegan a puntos de vista opuestos porque valoran cosas diferentes. En este sentido, el debate político entre partidos es una farsa. No puede haber consenso si los lados valoran cosas diferentes. En el mejor de los casos, las partes pueden buscar valores superpuestos y encontrar islas de acuerdo poco comunes o pueden comprometerse y aceptar tolerar políticas que favorezcan a la oposición, siempre que las concesiones no sean demasiado grandes.

Los hallazgos también tienen importantes implicaciones filosóficas. Los filósofos han supuesto tradicionalmente que existe una única moral compartida por todas las personas. Algunos filósofos creen que la moralidad tiene un fundamento racional que puede descubrirse mediante la reflexión inteligente, mientras que otros presumen que está conectada a la naturaleza humana. El hecho de que los liberales y los conservadores no lleguen a un acuerdo, a pesar de su inteligencia, preocupación moral y acceso a la información, sugiere que la imagen filosófica tradicional es errónea. Hay múltiples moralidades. Algunos valores morales pueden tener raíces biológicas, pero la experiencia determina qué valores se enfatizan y, como en el caso de los liberales, algunas disposiciones biológicamente enraizadas (como el tratamiento preferencial del endogrupo) nunca se convierten en aspectos centrales de la moralidad. Lo más probable es que atrapemos valores de quienes nos rodean, a través de procesos de conformidad social, condicionamiento emocional, aprendizaje imitativo y mera exposición. Los valores morales se correlacionan con las variables demográficas y geográficas. Si la moralidad reflejara algo más universal o racional, no habría estados rojos ni azules. Una vez adquiridos, los valores morales son resistentes para cambiar a través de argumentos (¿cuándo fue la última vez que Rush Limbaugh convenció a un liberal?). Como resultado, liberales y conservadores viven en mundos morales algo diferentes, y ninguno de los argumentos utilizados en el discurso político nos llevará a un consenso total. El hecho de no apreciar este simple hecho conduce a la confusión y los insultos en ambos lados.

Para más información sobre estos temas, ver:

Haidt, J. (2007). La Nueva Síntesis en Psicología Moral. Science , 316, 998-1002.

Lakoff, G. (2002). Política moral: cómo piensan los liberales y los conservadores. Chicago, IL: Prensa de la Universidad de Chicago.

  • Cómo liberarse de relaciones románticas poco saludables
  • Poniendo fin al impacto pernicioso del abuso sexual infantil
  • Sexo o la escala?
  • Tu cerebro en la pornografía - NO es adictivo
  • La rueda del bienestar: una actividad experiencial
  • Por qué demasiados espermatozoides estropean el huevo
  • ¿Eres un buen pensador crítico?
  • Gracias por las mutaciones, papá
  • La no monogamia consensual: un año de investigación sexual en revisión
  • El gran descubrimiento
  • ¿La víctima causa crimen de odio?
  • Tres problemas sociales americanos perennes que solo empeoran
  • Todo lo que necesitas saber es que soy un 2 x 5: el sexismo en el PT PT de Satoshi Kanazawa
  • ¿Qué sucede cuando realmente escuchamos a otra persona?
  • La trampa de la felicidad
  • Extendiendo la mano de la amistad
  • ¿Estás deprimido o simplemente deprimido?
  • 7 formas de determinar la capacidad de tu pareja para engañarte
  • Tu Jake y Edith también: poliamoristas bisexuales
  • ¿Es la marihuana adictiva? Parte 2
  • Mes de Concientización sobre la Agresión Sexual: No juegue la verdad o se atreva
  • Educación sexual: Adolescentes enseñando a los adolescentes
  • Complejo de Napoleón en el fútbol: el hermoso juego que se volvió feo
  • Cómo se relaciona el sexo con tu cerebro a medida que envejeces
  • Defiende a los niños en el Super Bowl
  • ¿Qué tan financieramente vulnerable eres?
  • ¿Cómo afecta Love Affect Happiness?
  • ¿Qué está mal con la ciencia psicológica social?
  • Genio y locura
  • Datos sobre la opinión de la minoría frente a la regla de la mayoría
  • 15 cosas que las mujeres quieren de los hombres en sus vidas
  • El Retiro del Romanticismo
  • ¿Las píldoras anticonceptivas afectan la atracción?
  • ¿Quién está en la cama con Tiger Woods?
  • Sigue al líder
  • Son las relaciones pasadas poner un amortiguador en su actual?