Cómo crear una ira más sana en tus hijos

Fuente: LisaRivas

La ira a menudo nos hace sentir incómodos. Es incómodo ser testigo e incómodo de sentir. Ser testigo del enojo de su hijo puede ser especialmente incómodo.

Para aliviar este sentimiento, los padres a menudo animan a los niños a "dejar de llorar" y decir cosas como "no es nada por lo que llorar". Son momentos como estos los que siembran las semillas de la ira no saludable.

El padre "dejar de llorar" simplemente está haciendo lo que le enseñaron sus propios padres, quienes probablemente fueron enseñados por sus padres, y así sucesivamente. Si bien decirle a su hijo que "deje de llorar" no es un abuso emocional de niños, es posible que su hijo aún necesite ayuda con la depresión, la adicción u otros problemas en el futuro.

Sin embargo, este ciclo puede detenerse si aprendemos cómo crear una ira más saludable en nuestros hijos y en nosotros mismos.

Para comprender por qué no es saludable eliminar las emociones, piense en las emociones como si fueran heridas físicas. Cuando te cortas el dedo, tu cuerpo sabe apretar los vasos sanguíneos y liberar glóbulos blancos. Para que su dedo cortado se cure, debe dejar que el proceso natural del cuerpo funcione. Al igual que el cuerpo, la psique sabe lo que necesita suceder para sanar las heridas emocionales.

Para que tu mente se cure, debes permitirte un proceso de curación también. Si no te dejas sanar, cada vez que suceda un evento similar en tu vida, las viejas emociones surgirán y te causarán dolor. Hasta que aprenda a examinar sus sentimientos, recuperar sus mensajes y dejarlos ir, actuarán como cortes que nunca se cierran.

Cuando consideramos que nuestra ira es demasiado incómoda para procesarla y dejarla ir, establecemos ese modelo para que nuestros hijos copien.

Si un niño nunca ve que sus padres expresan enojo, el padre le enseña a ese niño que ellos tampoco deben expresar enojo. O bien, si un padre siempre expresa su enojo en voz alta y dolorosamente, o si hay una relación violenta entre los padres, el niño puede comenzar a pensar en la ira como algo que siempre es aterrador.

Lo primero que puede hacer para crear una ira más saludable en sus hijos es practicar la creación de una ira más saludable en usted mismo. Pruebe los ejercicios de mindfulness para comenzar a sentirse más cómodo enojándose. Es nuestra resistencia a la ira lo que a menudo empeora nuestra ira. Una vez que seas mejor para experimentar la ira y expresarla de una manera saludable, una forma que no sea pasiva-agresiva o una explosión de ira, podrás modelar un buen estilo de ira para tus hijos.

Algunos niños lidian con la ira creando un "yo falso": un niño que es perfecto para sus padres. Si aún utilizas esta habilidad de afrontamiento como adulto, el resultado puede ser catastrófico. Dentro de un yo falso, te vuelves separado de tus verdaderos sentimientos. Si bien nunca expresas tu enojo abiertamente, el "verdadero tu" dentro tiene que lidiar con todas esas emociones reprimidas. Las personas que han desarrollado un yo falso a menudo son pasivas y parecen superficiales porque han ocultado todos los sentimientos que les darían profundidad y carácter.

Evitar que los niños expresen sus sentimientos también puede crear vergüenza. Mientras sientes culpabilidad cuando piensas que has hecho algo mal, sientes vergüenza cuando crees que estás equivocado. Los niños no pueden separar sus sentimientos de su propia imagen, de modo que cuando expresan sus sentimientos y les dicen que no es "motivo para llorar", llegan a la conclusión de que ellos mismos son malos.

¿Cómo evitamos que los niños creen falsos seres o creyendo que deberían estar avergonzados de sus sentimientos? Necesitamos criarlos en un ambiente donde sea seguro expresar sentimientos. Una vez que se sienta más cómodo con su propio enojo, puede enseñarle a sus hijos por qué el enojo es una emoción útil. Cuando su hijo exprese enojo, ayúdelos a examinar qué es lo que los ha enojado. ¿Por qué los hizo enojar? ¿Cómo hizo eso? Entonces, puedes enseñarles que, si bien las emociones nunca son incorrectas y siempre son válidas, nuestras expresiones de nuestras emociones están bajo nuestro control.

Los estilos de crianza que enseñan a los niños a colmar su ira crean adultos que están llenos de emociones reprimidas. Las personas que tienen miedo de su propia ira nunca aprenderán a escuchar lo que su ira les está tratando de decir. En lugar de enseñarle a nuestros hijos que su enojo es incorrecto, que las "familias felices" nunca están enojadas, o que todos los sentimientos de ira llevan a la violencia y el miedo, podemos enseñarles a nuestros hijos que la ira está bien. La ira es natural, es normal y puede ser experimentada y expresada de manera saludable.

¿Podría encontrar un enfoque más atento a su crianza? Obtenga más información en el libro revelador de la Dra. Andrea Brandt: Mindful Anger, un camino hacia la libertad emocional

Related of "Cómo crear una ira más sana en tus hijos"