Cómo comprar la felicidad en lugar de venderla

La vida antes que el dinero a veces era insoportable. Digamos que tienes dos cabras, algunos tomates de cosecha propia y un saco de sal, y necesitas huevos. Tratarías de encontrar a alguien que tuviera huevos, pero necesita desesperadamente una de las cosas que tienes. Si resultó que el chico con los huevos realmente necesitaba lechuga, tratarías de facilitar un trato a tres bandas, intercambiando algo de tu sal, leche de cabra o tomates por lechuga, para que puedas canjearla por huevos. Si el chico de los huevos todavía estuviera cerca cuando le dieras la lechuga, estarías de suerte. Si no, te harías una ensalada de lechuga y tomate.

El trueque fue muy ineficiente y la introducción de una moneda uniforme hizo la vida mucho más fácil. Ahora podría vender un poco de sal para obtener el número correcto de monedas para obtener los huevos que necesitaba, y el tipo huevos podría comprar lechuga fresca con las monedas que le dio. En la superficie, el dinero creó un estándar uniforme y objetivo. Sin embargo, si bien el poder adquisitivo del dinero es realmente objetivo, su valor sigue siendo subjetivo. El dinero es un medio para un fin, y el final varía enormemente entre las personas.

Las personas están motivadas para tener acceso al dinero por una de las siguientes razones generales:

  • Sentirse seguro y libre de riesgos acumulando activos financieros (un millón de dólares en el banco)
  • Para poder experimentar cosas nuevas (viaje de tres semanas al Japón rural)
  • Para poder realizar sueños y aspiraciones (escribir mi primera novela)
  • Para comprar cosas materiales que tienen alguna utilidad (60 pulgadas LCF TV)
  • Para sentirse más importante que otras personas (usando símbolos de estatus observables como marcas de lujo)

Para comprar la felicidad, tiene que usar el dinero para un propósito que resuene más con usted y que se sepa que es efectivo. Si no estás haciendo eso, básicamente estás pagando con tu felicidad por obtener dinero, un trato bastante amargo.

Aquí hay algunas cosas que debe considerar sobre las cinco motivaciones mencionadas anteriormente, para ayudarlo a formar su estrategia de dinero:

Seguridad

Si el dinero significa seguridad para usted, su objetivo es tener un nido de activos, de modo que esté preparado para cualquier riesgo y desafío que puedan surgir en el futuro: jubilación, enfermedad y las necesidades futuras de sus hijos, padres o otros parientes cercanos. El dinero que gasta se resta de la acumulación de ese nido de huevos, junto con el interés que podría haber acumulado a lo largo de los años. Si es dueño de una casa, probablemente la vea como un activo financiero, una inversión que produce un rendimiento y aumenta su valor con el tiempo. Las personas que usan dinero para comprar seguridad generalmente están más orientadas al futuro, pero a veces son negativas en el futuro, porque la seguridad está asociada a la preocupación. Tenga en cuenta que esto es nuevamente subjetivo: algunas personas pueden tener una gran sensación de seguridad sin ahorros, mientras que otras sienten la falta de seguridad con millones de dólares en el banco.

Experiencias positivas

La investigación reciente en psicología positiva ha demostrado que para la mayoría de las personas, el dinero se gasta mejor en experiencias positivas. Desde la perspectiva o la orientación temporal, las experiencias positivas están relacionadas con la orientación hacia el momento presente y, por lo tanto, promueven la atención plena y un sentido desarrollado de apreciación. Debido a que la experiencia positiva tiene un efecto dramático y duradero en el bienestar de uno, es bueno tratar de extenderlos tanto como sea posible. Por ejemplo, cuando planifique unas vacaciones familiares, dedique tiempo a prepararse e imaginarse cómo sería, y cuando vuelva atrás, asigne tiempo para revisar sus fotos y videos, organícelos y cree un álbum que lo ayude a revivir. la experiencia en el futuro

Posesiones materiales

Cuando se trata de cosas que posee, distinga entre las posesiones materiales reales y las experiencias que proporcionan. Una gran casa con una piscina en el patio trasero puede albergar fiestas y reuniones familiares, pero también podría ser difícil de limpiar y mantener. Una motocicleta puede brindarle paz interior y las experiencias de su vida, o ocupar espacio en su garaje y requerir mantenimiento incluso cuando no esté en uso durante el invierno. Las consideraciones de propiedad de cosas versus alquiler u otras formas de obtener la misma experiencia tienen que ver con la frecuencia de uso comparado con el costo de propiedad, pero al final del día son las experiencias las que cuentan. Comprar cosas por el simple hecho de poseerlas solo te da la desventaja sin la diversión.

Haciendo realidad los sueños

El dinero puede ayudar a que los sueños se hagan realidad. Ya sea que sueñe con viajar a lugares exóticos, comenzar un nuevo negocio o cambiar el mundo, lo más probable es que necesite algunos fondos para convertir sus sueños en realidad. Al igual que los buscadores de seguridad, las personas que ven el dinero como un instrumento para hacer soñar, están orientadas al futuro y, a menudo, difieren las alegrías del momento a favor de vivir su sueño futuro. La gran diferencia es el enfoque positivo: mientras que la seguridad se trata de evitar las cosas malas que podrían surgir en el futuro, los soñadores se centran en las cosas buenas que harán. Las dos estrategias representan dos estrategias evolutivas fundamentalmente diferentes y la percepción de supervivencia de uno. Hay una gran diferencia entre planear los sueños que logrará cuando se jubile, y asegurar una suma de dinero que nunca se debe tocar, a menos que suceda algo realmente malo. Planear para las cosas buenas es bueno para su bienestar, y también podría ser una profecía autocumplida.

Alimentando al ego

Si gasta su dinero en cosas por el bien de la utilidad que brindan, en realidad está comprando experiencias, cosas que intrínsecamente valora o disfruta, que le interesan personalmente. Sin embargo, la motivación para gastar podría ser extrínseca: exhibir, o exhibir riqueza para otros. Las marcas de lujo a menudo se enfocan en el atractivo externo más que en las funciones que ofrecen los productos: el lujoso automóvil estacionado en su camino de entrada, o el logotipo de gran tamaño en la parte delantera de su camisa. Lo que hay que observar aquí es la motivación: si tienes tu nuevo Tesla porque te preocupa el medio ambiente pero te gustaría disfrutar de tu experiencia de conducción, puedes disfrutar de innumerables horas de diversión. Si lo consiguió solo para impresionar a sus vecinos, es posible que se arrepienta de su compra muy rápidamente.

Ya sea que necesite tomar decisiones sobre sus finanzas, forme una estrategia para ahorrar en el futuro o cree un presupuesto para sus gastos continuos, recuerde siempre lo que el dinero significa para usted. Use su dinero para crear grandes experiencias en el presente y en el futuro, evite comprar cosas que no le entusiasman o cosas que desea exhibir. Recuerde que, al igual que el dinero, la felicidad también es una moneda, y al final del día el objetivo es comprar algo de felicidad en lugar de cambiarlo por dinero en efectivo.

Related of "Cómo comprar la felicidad en lugar de venderla"