Charlottesville: ¿Quién es el propietario de este país? (Parte II)

Todos, y nadie, lo hacen.

Parte II: Charlottesville

“No quería usar las imágenes de ese auto que iba por la calle a menos que tuviera la bendición de Susan Bro. Esa es la madre de Heather. Y me dijo que estaba bien, pero también dijo: ‘Spike, me siento algo graciosa, porque algunos negros están diciendo:’ ¿Por qué haces tanto alboroto por esta chica blanca cuando matan a personas negras todo el tiempo? “Y traté de tomarme mi tiempo con cuidado y explicarle que quienquiera que haya dicho eso, ya sea negro o blanco, es ignorante. Tu hija murió por una causa justa … Era una mártir “.

Spike Lee, explicando por qué usó las imágenes de Charlottesville en BlacKkKlansman

Public Domain via Wikimedia Commons

Fuente: Dominio público a través de Wikimedia Commons

Mi reciente prueba de ADN de Ancestry no da evidencia de herencia africana o nativa americana. Pero los fundadores de San Luis, de quienes vengo, seguramente tuvieron descendencia de razas mixtas. A través de su participación en la institución de la esclavitud y su desplazamiento y despojo de los habitantes indígenas, también tenían en sus manos sangre negra y nativa.

Spike Lee enfrenta este tipo de problemas de frente en BlacKkKlansman , que los explora a través de la historia de Ron Stallworth, el primer hombre negro contratado por el Departamento de Policía de Colorado Springs a fines de la década de 1970, quien actuó como un agente encubierto para infiltrarse en el capítulo local del Ku Klux Klan, una historia increíblemente improbable que también es tremendamente cierta.

La película comienza con clips de dos películas icónicas: Gone with the Wind y Birth of a Nation , entretejiendo la historia de suspenso de Ron con imágenes documentales, sobre todo fotografías de torturas y linchamientos de un adolescente negro tras su convicción de haber violado a una mujer blanca. Las fotografías de este evento de 1916 acompañan la cruda narrativa de la película, desarrollada por un anciano Harry Belafonte a los miembros de la Colorado College Black Student Union. Estas fotos, que aprendemos para nuestro horror actual, se convirtieron en postales, que los partidarios podrían enviar a amigos y familiares con ideas afines.

El Ku Klux Klan en la década de 1970, Colorado Springs, se presenta como torpe e ineficaz, pero también cruel, una representación precisa de la narrativa de Ron Stallworth. En el libro, Ron y sus cohortes blancos frustran posibles enfrentamientos violentos en Colorado Springs en torno a los quemados cruzados planeados y la visita de David Duke para reunir a los miembros del Klan local e inducir a nuevos miembros. Para lograr un efecto dramático, la película comprime estas actividades en un complot para hacer estallar a la Black Student Union en Colorado College para que coincida con la visita de David Duke, que fracasa en el último momento.

BlacKkKlansman , cuyo lanzamiento estaba programado para coincidir con el aniversario de la marcha crepuscular neonazi en el campus de la Universidad de Virginia (fundada por Thomas Jefferson) termina con la sobriedad de su violenta confrontación con manifestantes pacíficos y la muerte de Heather Heyer, Una mujer blanca que apoyó el movimiento Black Lives Matter.

En un post-script, vemos clips de David Duke, aún el Gran Mago del KKK, alabando la marcha, y al presidente Trump comparando a los neonazis que cantaron “No nos reemplazará” y “Los judíos no nos reemplazarán”. ”Con los manifestantes de Black Lives Matter. “Algunas personas muy buenas”, afirmó, “en ambos lados”.

¿Quién es el dueño de este país?

¿Son los inmigrantes varones blancos quienes siguieron el liderazgo de nuestros padres fundadores a un país que prometió libertad de expresión y expresión religiosa, junto con la oportunidad de triunfar a través del propio trabajo e iniciativa? ¿O los habitantes nativos que siempre los precedieron? ¿O aquellos cuyo trabajo forzoso fue crítico para la expansión del nuevo país y la economía en desarrollo? ¿Qué tal los migrantes subsiguientes de clases menos privilegiadas y partes del mundo, quienes (como nuestros antepasados ​​peregrinos) huyeron y continúan huyendo de la pobreza, la violencia y la opresión para realizar el sueño americano de “vida, libertad y la búsqueda de la felicidad“?

Me inclino a pensar que todos, y nadie, lo hacen.

Con esto, quiero decir que “nosotros” significa todos nosotros si significa algo. Pero tampoco significa que ninguno de nosotros, en el sentido de que la Tierra (y el universo en general) no solo precede a la inteligencia y la habitación humanas, sino que seguramente también nos sobrevivirá.

Podemos desear imponer nuestra voluntad en la tierra, domesticarla, cultivarla y cosechar su recompensa aparentemente interminable, pero hay una cosa que no controlamos: el clima. No tenemos que creer en el cambio climático o el calentamiento global para creer en el clima, que es algo que experimentamos diariamente de la manera más inmediata y poderosa.

Podemos hacer nuestro mejor esfuerzo para preparar tornados, huracanes, inundaciones, terremotos, tsunamis, extremos de calor y frío, incendios forestales y erupciones volcánicas, pero no los dirigimos ni controlamos. Vivimos en un planeta, dentro de un sistema solar y un universo (o multiverso), en el que no participamos en la creación y cuyos misterios no podemos ahora, y es posible que nunca, podamos comprender.

El Libro de Job, en el que Dios le habla a Job desde el torbellino, lo dice mejor:

“¿Has caminado a través de las profundidades del océano o te has tirado al fondo del mar? ¿Te has parado en las puertas de la fatalidad o has mirado a través de las puertas de la muerte? ¿Has visto hasta el borde del universo? Habla, si tienes tal conocimiento “. – The Book of Job , traducido por Stephen Mitchell (1987)

Estaba en la escuela secundaria cuando leí este texto por primera vez, buscando una respuesta al problema del sufrimiento. Me decepcionó no haber encontrado uno. Ahora, sin embargo, lo leo de manera diferente. Esta no es una historia sobre dolor o pérdida arbitrarios, sino sobre la naturaleza insondable del mundo en que vivimos.

La idea de que cualquier ser humano “posee” cualquier cosa es una tontería en extremo. No importa cuánta riqueza o privilegio podamos adquirir o desear alcanzar, moriremos desnudos y desposeídos.

Donde sea que nacemos, y sea lo que sea lo que hagamos de nuestras vidas, tenemos la misma suerte de compartir nuestro poco tiempo en la tierra, con la misma seguridad que todos (en cada tono de color del arco iris) sufrimos el mismo destino.

  • La verdad está bajo ataque
  • El caso psicológico para prohibir Trump de Twitter
  • Cómo ganar lealtad sin sentido
  • El sagrado trance
  • Las tres reglas de hierro de Donald Trump
  • ¿Nuestros mejores funcionarios deberían ser expertos?
  • Problemas sexuales sin soluciones ideales
  • Culpar a los demás: ¿Qué hay detrás de la conversación sobre los inmigrantes?
  • 3 Mitos más antiguos para romper: genes, sexo y dependencia
  • La verdad sobre las relaciones de rebote
  • Eat the Donut: ¿Por qué las redes sociales amenazan a la democracia?
  • Asimetría de poder, triunfo y el arte de no negociar
  • El uso barato de "¡No lo sé con certeza!"
  • Aprendiendo a ser hostil
  • Cuando los mercados de tanques
  • La nueva era del cannabis
  • En cualquier etapa de la vida, 8 pasos pueden convertir un sueño en realidad
  • Proyección, el bloque de construcción de los muros fronterizos.
  • Permanente con la dotación nacional para las artes
  • La ciencia del pensamiento anticientífico
  • ¡No soy un elitista! (¿O soy yo?)
  • Complementos y sustitutos
  • Demasiado grande para pensar
  • "Todo sucede por una razón": la frase simple abre gusano-lata de maravilla
  • Retomando el poder de los hombres malos
  • Cómo hacer la vida Tweets
  • Cómo la historia recordará a Donald Trump
  • CEOs famosos: ¿Están coqueteando con el desastre?
  • Prevenir maldades: ¿Quién perpetra tiroteos masivos?
  • Estigma, psicopatología y presidente Trump
  • ¿Puedo confiar en que mi instinto sepa que he encontrado mi amor verdadero?
  • La verdad está bajo ataque
  • Play Makes Us Human II: Lograr la igualdad
  • No crees aquello contra lo que te defiendes: no construyas el muro
  • Melania en cámara lenta
  • Auto revelación en tiempos políticos locos