Cerebros en Overdrive

¿Estoy pensando demasiado rápido para mi propio bien? No sé, no puedo reducir la velocidad lo suficiente como para pensar, de la respuesta.

El rápido ritmo de la información que constantemente ataca nuestros cerebros desafía nuestra capacidad de prestar toda su atención a cualquier cosa. Nuestro correo electrónico, twitters, mensajes de texto y mensajes instantáneos nos presionan para obtener respuestas rápidas que nos llevan a sacrificar detalles y precisión. Los presentadores de radio y televisión hablan en oraciones comprimidas en el tiempo, dejándonos con meras ideas de lo que están diciendo. Muchas personas están reemplazando la profundidad y la sutileza en su pensamiento con hechos mentales rápidos que solo pueden rozar la superficie. El desorden mental, el ruido y las frecuentes interrupciones que nos asaltan alimentan aún más este estilo cognitivo frenético.

Nuestra revolución de alta tecnología nos ha sumido en un estado de atención parcial continuada, que la ejecutiva de software Linda Stone describe como estar continuamente ocupados, controlando todo al tiempo que nunca se centran realmente en nada. La atención parcial continua difiere de la multitarea, en la que tenemos un propósito para cada tarea, y estamos tratando de mejorar la eficiencia y la productividad. En cambio, cuando nuestras mentes asisten parcialmente, y lo hacen continuamente, buscamos la oportunidad de cualquier tipo de contacto en cada momento. Virtualmente chateamos mientras fluyen nuestros mensajes de texto, y controlamos las listas de amigos activos (amigos y otros nombres de pantalla en un programa de mensajes instantáneos): todo, en cualquier lugar, está conectado a través de nuestra atención periférica. Aunque parece íntimo tener a todos nuestros amigos en línea de momento a momento, nos arriesgamos a perder contacto personal con nuestras relaciones de la vida real y podemos experimentar una sensación artificial de intimidad en comparación con cuando cerramos nuestros dispositivos y dedicamos nuestra atención a un individuo en una hora. Pero aún así, muchas personas informan que si de repente son excluidos de la lista de amigos de alguien, se lo toman como algo personal, profundamente personal.

Al prestar atención continua parcial, las personas pueden colocar sus cerebros en un estado de estrés elevado. Ya no tienen tiempo para reflexionar, contemplar o tomar decisiones reflexivas. En cambio, existen en un sentido de crisis constante, en alerta por un nuevo contacto o un poco de noticias o información emocionantes en cualquier momento. Y, una vez que las personas se acostumbran, tienden a prosperar en la conectividad perpetua. Alimenta sus egos y su sentido de autoestima, y ​​se vuelve irresistible.

Los estudios neuromusculares sugieren que este sentido de autoestima puede proteger el tamaño del hipocampo, esa región cerebral con forma de caballo en el lóbulo temporal medial, que nos permite aprender y recordar nueva información. La Dra. Sonia Lupien y sus asociados en la Universidad McGill estudiaron el tamaño del hipocampo en personas sanas de entre 20 y 26 años y en voluntarios mayores de 60 a 84 años. Las medidas de autoestima se correlacionaron significativamente con el tamaño del hipocampo, independientemente de la edad. También descubrieron que mientras más personas sentían el control de sus vidas, más grande era su hipocampo.

Pero en algún punto, la sensación de control y autoestima que sentimos cuando mantenemos una atención parcial continua, tiende a descomponerse: nuestros cerebros no fueron creados para mantener dicho monitoreo por períodos prolongados. Eventualmente, las interminables horas de conectividad digital implacable pueden crear un tipo único de tensión cerebral. Muchas personas que han estado trabajando en Internet durante varias horas sin interrupción informan que cometen errores frecuentes en su trabajo. Al cerrar la sesión, notan que se sienten espaciados, cansados, irritables y distraídos, como si estuvieran en una niebla digital. Esta nueva forma de estrés mental amenaza con convertirse en una epidemia.

Bajo este tipo de estrés, nuestros cerebros le señalan instintivamente a la glándula suprarrenal para que secrete cortisol y adrenalina. A corto plazo, estas hormonas del estrés aumentan los niveles de energía y aumentan la memoria, pero con el tiempo afectan la cognición, conducen a la depresión y alteran los circuitos neuronales en el hipocampo, la amígdala y la corteza prefrontal, regiones cerebrales que controlan el estado de ánimo y el pensamiento. El desgaste crónico y prolongado del tecno-cerebro puede incluso remodelar la estructura cerebral subyacente.

Si está en Los Ángeles el 30 de octubre , escúcheme a mí y a otros expertos hablando de cerebros multitareas y temas relacionados en la Conferencia de Tecnología y Envejecimiento de UCLA en el Centro Cultural Skirball. Para obtener más información, visite www.aging.ucla.edu.

El Dr. Gary Small es coautor con Gigi Vorgan de iBrain: Sobrevivir a la alteración tecnológica de la mente moderna y autor de The Memory Bi ble. Para obtener más información, visite DrGarySmall.com.

Related of "Cerebros en Overdrive"