Cada día puede ser un buen día de entrenamiento deportivo

Patrick Cohn
Fuente: Patrick Cohn

Uno de los comentarios más frecuentes que escucho de los atletas con los que trabajo es: "Tuve un pésimo día de entrenamiento". Esta afirmación estuvo casi siempre acompañada por una variedad de emociones que no son ni agradables ni útiles, incluidas la frustración, la ira, la preocupación, duda y desilusión y, ocasionalmente, desesperación. Además, vi que esta afirmación perjudicaba la motivación, la confianza y el enfoque de los atletas y, como resultado, su entrenamiento posterior y sus esfuerzos competitivos a menudo sufrían.

Dada la frecuencia con la que escuché este tipo de juicio y cuánto daño le causa a los atletas, quería explorarlo más a fondo con la esperanza de encontrar una forma de disminuir su impacto e incluso cambiar la forma en que los atletas evalúan sus experiencias diarias de entrenamiento.

Sin duda, un buen día de entrenamiento no es difícil de perder y, desde luego, siempre es bienvenido. Actúas técnica y tácticamente bien. Aprendes algo nuevo que te hace mejor. Usted realiza consistentemente con pocos errores. Estás mentalmente allí; motivado, seguro, intenso y centrado. Lo más importante es que rindes al máximo. Ayuda cuando el clima y las condiciones son buenas. También ayuda cuando está saludable, descansado y la vida lejos de su deporte va bien para usted. Después del entrenamiento, estás súper emocionado y feliz. Como dice el refrán, "todo está bien".

Igualmente seguro, un mal día de entrenamiento también es difícil de perder y sin duda no es bienvenido. Cuando les pregunté a los atletas por qué harían una evaluación tan pesimista de sus días de entrenamiento, surgieron varios temas de sus respuestas más comunes:

  • Mala técnica: "Mi forma fue terrible hoy".
  • Dificultad para aprender una nueva habilidad: "Intenté todo el día, pero no pude conseguirlo".
  • Errores: "Estaba jodiendo constantemente".
  • Lento: "Me sentí como si estuviera en cámara lenta".
  • Mental: "Mi cabeza no estaba en eso hoy".
  • No es divertido: "Fue un trabajo duro durante todo el día".

Todas estas afirmaciones parecen ser una buena razón para concluir que "tuve un pésimo día de entrenamiento". Al mismo tiempo, yo diría que una conclusión tan desalentadora es inexacta y decididamente inútil mientras persigue sus objetivos deportivos. El problema es que esta percepción de la calidad del día de capacitación se define de manera demasiado restringida y, de hecho, le impide ver los muchos beneficios que obtiene de un día que normalmente podría decidir que era horrible.

Creo que todos los días pueden ser un buen día de entrenamiento. Algunos días, los beneficios son claros: gana ganancias técnicas, tácticas o de velocidad. Pero otros días, usted o las condiciones conspiran para asegurarse de que no importa lo que haga, el buen esquí simplemente no va a suceder. Esos días ciertamente apestan, pero también son inevitables. Entonces, lo que importa es cómo respondes a ellos. Comencemos con mi única definición de un mal día de entrenamiento: cuando te vuelves contra y te rindes. Ese es el peor tipo de día de entrenamiento y solo puede dañar tus actuaciones. Lo bueno de esta definición de un mal día de entrenamiento es que está completamente bajo tu control porque se trata de cómo piensas y reaccionas ante los desafíos que enfrentas.

Esos son los días que necesita para ampliar su definición de lo que constituye un buen día de entrenamiento más allá de una buena técnica, táctica o buen juego. Esta definición estrecha de un buen día ignora otra pieza del acertijo de "éxito" que es esencial para, en última instancia, lograr tus objetivos deportivos, es decir, entrenar tu mente. En los llamados días malos, tiene una oportunidad increíble para convertirse en un mejor atleta al fortalecer su mente, mientras que todo lo demás puede ir al infierno. Puedes hacer esto de varias maneras.

Primero, no te estoy pidiendo que digas "¡Lo estoy amando!". Eso no es realista dado que hay muchas buenas razones por las que no te gusta. Al mismo tiempo, no puedes odiarlo porque, si lo haces, probablemente te rindas y tu día de entrenamiento habrá sido un desperdicio. Necesitas encontrar un término medio entre los extremos de amor y odio. Ese medio feliz para simplemente "aceptar y tratar" significa reconocer que va a ser un día difícil y decidir que vas a sacarle el mayor provecho posible.

En segundo lugar, en los días malos, es fácil ir al "lado oscuro", lo que significa que te vuelves negativo, desanimado y tal vez incluso renuncias. En cambio, puedes mantenerte positivo y motivado, y elegir seguir luchando a través de los desafíos. Es muy importante entrenar y arraigar esta reacción más constructiva porque vas a tener muchos de esos "días malos" en tu carrera deportiva. Y usted puede decidir si la Fuerza va a estar con usted o contra usted (disculpas por la referencia de Star Wars).

Tercero, esos días malos son realmente incómodos y no se sienten bien de ninguna manera. Estos días son una gran oportunidad para que te sientas cómodo e incómodo. Estas experiencias son tan valiosas porque hay mucha incomodidad en los deportes. Además, la única forma en que continuarás progresando hacia tus metas atléticas es salir de tu zona de confort. Por lo tanto, en esos incómodos días de entrenamiento, desea abrazar, en lugar de ceder a la incomodidad, hasta que la incomodidad se vuelva cómoda.

En cuarto lugar, los deportes están llenos de adversidades, incluido el clima, las condiciones y los competidores difíciles. Además, todos en el campo tienen que desempeñarse en muchas de las mismas condiciones. Entonces, no son las condiciones las que importan, sino cómo percibes (amenaza o desafío) y reaccionas ante ellas (luchas o te rindes). Los días malos son una gran manera de descubrir cómo hacer lo mejor posible (o simplemente sobrevivir) en esas condiciones difíciles, por lo que cuando llegas al día del juego con malas condiciones similares, tienes la actitud y las herramientas necesarias para responder positivamente a ellas y actuar tan bien como puedas

Quinto, como señalé anteriormente, los llamados días malos pueden desencadenar en usted una serie de emociones desagradables como la frustración y la desilusión, todo lo cual puede empeorar sus días malos. Tienes la oportunidad de cambiar esas emociones y generar más emociones positivas, como el orgullo y la inspiración, que te mantendrán positivo y motivado durante los momentos difíciles. Claramente, este "dominio emocional" le servirá bien el día de la carrera.

Finalmente, los llamados días malos reinterpretados te convertirán en un atleta más flexible y adaptable. La resiliencia significa que podrás reaccionar positivamente a la adversidad siempre presente de los deportes. Tendrás una mente más fuerte para todo lo que te ofrecen los deportes (y la vida) todos los días.

El resultado final es simple, pero poderoso. Cuando haces de cada día un buen día de entrenamiento, tienes menos altibajos, te diviertes más, te desempeñas mejor y progresas más rápido hacia tus objetivos deportivos.

Related of "Cada día puede ser un buen día de entrenamiento deportivo"