Autocompasión para cuidadores

Piensa en todas las personas generosas y amables que conoces que constantemente dan compasión y cuidan a los demás, pero que continuamente se dan una paliza. La mayoría de nosotros somos bastante expertos en apoyar y dar a otros, especialmente a aquellos de nosotros que nos encontramos en roles de cuidadores. Ya sea que tengamos un niño con necesidades especiales, un padre con Alzheimer, un compañero enfermo o que se encuentre en una profesión de cuidador, como ser enfermera, terapeuta o maestra, sabemos brindar apoyo, consuelo y compasión a las personas que nos necesitan. Pero, ¿cuántos de nosotros ofrecemos el mismo nivel de compasión y cuidado para nosotros mismos?

Por alguna razón, nuestra cultura nos dice que esta es la forma en que deberíamos ser, especialmente las mujeres. Pero cuando los cuidadores brindan continuamente a los demás sin ser amables, atentos y solidarios con ellos mismos, eventualmente se quemarán. Necesitamos tener autocompasión para recargar nuestras baterías y tener la energía emocional necesaria para servir a los demás. Si continuamente nos criticamos a nosotros mismos, especialmente por la sensación de que nunca estamos haciendo lo suficiente, nos sentiremos estresados ​​y deprimidos, y finalmente arremetiremos en momentos de frustración hacia las personas que cuidamos.

Durante la última década he estado investigando sobre la autocompasión y he descubierto que la autocompasión está fuertemente relacionada con la salud mental (para más información, consulte www.self-compassion.org). La autocompasión también se asocia con comportamientos saludables. Se ha demostrado que ayuda a las personas a dejar de fumar, mantenerse en sus dietas, hacer ejercicio y buscar atención médica cuando sea necesario. Además, se ha demostrado que la autocompasión protege a los cuidadores del agotamiento y la fatiga de la compasión, y para aumentar la satisfacción con el rol de cuidador de uno.

Pero, ¿qué es la autocompasión exactamente? Basándome en las escrituras de varios eruditos budistas, he definido la autocompasión como teniendo 3 componentes principales, autocomplacencia, humanidad común y atención plena. La autocomplacencia se refiere a la tendencia a ser comprensivo y comprensivo consigo mismo en lugar de ser duramente crítico o crítico. La humanidad común implica reconocer que todos los humanos son imperfectos, fallan y cometen errores. La atención plena implica ser consciente de los sentimientos dolorosos de uno de una manera clara y equilibrada para que uno ni ignore ni se obsesione con los aspectos desagradables de uno mismo o de la propia vida. La autocompasión puede extenderse hacia el yo cuando el sufrimiento ocurre por causas ajenas, cuando las circunstancias externas de la vida son simplemente demasiado dolorosas o difíciles de soportar, o cuando nuestro sufrimiento se deriva de nuestros propios errores, fallas o insuficiencias personales.

Self-compassion for caregivers

Yo con mi hijo Rowan, que es autista

La autocompasión es crucial para los cuidadores, no solo porque nos ayuda a perdonarnos a nosotros mismos por nuestros errores inevitables, sino también porque nos permite reconocer y consolarnos por las dificultades de nuestro rol de cuidador. Como madre de un niño con autismo, puedo decirte lo que era una autocompasión para salvar vidas (puedes aprender sobre mi viaje con autismo en el libro y la película The Horse Boy – www.horseboymovie.com). Debido a los intensos problemas sensoriales experimentados por los niños autistas, a menudo son propensos a rabietas violentas. Cuando mi hijo gritaba y gritaba porque su sistema nervioso estaba siendo sobrecargado y no podía entender la causa, me calmaba con amabilidad. Cuando mi hijo lo perdió en la tienda de comestibles y los extraños me miraban con malos ojos porque pensaban que no estaba disciplinando a mi hijo correctamente, me daba la compasión que no estaba recibiendo de los demás. En resumen, la autocompasión me ayudó a sobrellevar, y eso me puso en el estado mental emocional equilibrado necesario para manejar hábilmente los nuevos desafíos que me enfrentaron.

Si es cuidador, trate de compadecerse la próxima vez que cometa un error o se sienta desafiado más allá de su capacidad para enfrentarlo. No solo te ayudará a superar situaciones difíciles, sino que te llevará a una mayor felicidad y tranquilidad.

Mi sitio web www.self-compassion.org tiene ejercicios y meditaciones guiadas, enlaces a artículos de investigación y una forma de evaluar sus niveles de autocompasión. También puede aprender más sobre la autocompasión leyendo mi libro recientemente publicado, "Autocompasión: deje de latir y deje atrás la inseguridad".

Related of "Autocompasión para cuidadores"