Aún no hemos terminado: la lucha por los derechos de las mujeres

Qué hacer con el dolor de la injusticia sexista.

No hemos terminado todavía.

De todos los pensamientos que he tenido esta semana en respuesta a las audiencias en el Senado y al testimonio del Dr. Blasey Ford, este pensamiento sigue regresando. No hemos terminado de crear una sociedad que garantice justicia e igualdad para las mujeres.

Hay muchas lecciones que aprender en este momento sobre la agresión sexual, el privilegio de los hombres blancos, las expresiones públicas de ira, la representación de género en el gobierno, el proceso de nominación judicial en general y las diversas formas en que se puede comprometer. Es fácil sentirse decepcionado con los funcionarios electos, disgustado con algunos de nuestros valores sociales, y desesperado por la cantidad desproporcionada de violencia todavía dirigida hacia las mujeres como mujeres.

Nos gusta creer que los Estados Unidos han hecho grandes progresos hacia los derechos de las mujeres, y en muchos aspectos lo han hecho. Entonces se presenta un caso como éste y recordamos: que el progreso en los derechos de las mujeres siempre ha requerido un trabajo difícil y aparentemente imposible; y que ese trabajo siempre ha estado arraigado en la voluntad de las mujeres de reconocer sus experiencias de dolor, hablar de ellas y exigir cambios.

Vale la pena señalar que a partir de hoy, el único derecho específicamente otorgado a las mujeres por la Constitución de los Estados Unidos es el derecho a votar: la Enmienda 19. Este derecho tomó más de setenta años y tres generaciones para garantizar; mujeres y hombres detenidos, protestaron, marcharon, cumplieron condena de prisión, realizaron huelgas de hambre y fueron forzados a comer antes de que finalmente se aprobara en 1920. La Enmienda de Igualdad de Derechos (ERA), que garantizaría que todos los derechos otorgados en la Constitución Se aplica a los humanos independientemente de su sexo y género, aún no ha sido ratificado.

Tenemos más trabajo que hacer para crear un país en el que a las mujeres se les otorguen los mismos derechos como seres humanos en toda la sociedad. Entonces, ¿qué habilidades necesitamos para sobrevivir y participar en este proceso de crecimiento? ¿Cómo podemos alinearnos con las trayectorias de la historia que (en palabras de Martin Luther King, Jr) se inclinan hacia la justicia?

1. Confiando en el dolor.

Un momento como este nos recuerda que confiar en nuestro dolor es una habilidad que requiere práctica.

El dolor colectivo que sienten quienes se identifican como mujeres esta semana ha sido intenso. Muchas personas no solo están reviviendo sus propias experiencias de sexismo, misoginia, agresión sexual y traumas relacionados, sino que viven el dolor de amigos y colegas cuyas historias escuchamos por primera vez. Lo que le haces a mis hermanas me lo haces a mí.

El dolor puede ser tan agudo que queremos cerrarnos, acurrucarnos y no sentirnos, sin correr el riesgo de volver a sentir algo así. El dolor de tener nuestro ser negado puede atormentarlo, por lo que seguimos dando vueltas hacia él, obsesionándonos con él, permitiéndonos ser conducidos por él, avergonzados por él y temiendo a los demás por ello.

Pero el dolor es conocimiento. El dolor es el conocimiento de cómo moverse de manera diferente, cómo interactuar con los demás y cómo ser tratado de una manera que no recrea el dolor. El dolor es un grito de cambio; El dolor es un deseo de cambiar. El dolor es la energía que puede financiar el cambio. El dolor quiere ser liberado. Para transformar.

Podemos sumergirnos en los recuerdos de asalto e injusticia en una misión y con un propósito: encontrar los puntos específicos en los que muerden. Allí, en su momento más intenso, podemos permitir que el dolor dé a luz deseos claros y precisos: visiones de una manera mejor, un mundo mejor. ¿Qué deseas?

El dolor del trauma pasado nunca puede desaparecer. Pero su significado puede cambiar. Siempre puede haber momentos y lugares donde los recuerdos se activan, pero en esos momentos podemos practicar permitiendo que nuestro dolor dé lugar a imágenes específicas del mundo que queremos ver, un mundo en el que nuestro dolor no se repetirá.

2. Decirle a los demás.

Cuando las visiones emergen del dolor, completas y hermosas, necesitamos seguir contándolas a los demás. Tal narración no siempre es fácil. No se acaba de pasar. Como hemos visto y escuchado esta semana, es necesario asumir todo tipo de resistencia interna y externa, incluida la preocupación por las costumbres sociales, el miedo a las represalias y una sensación de inutilidad. Una de las formas principales en que funciona el poder abusivo es mantener a sus víctimas aisladas, solas y sin aliados.

Tenemos que practicar el no dar poder a aquellos que quieren que sigamos en silencio.

El hecho de que tantas mujeres se presenten con sus historias es desgarrador. También es una parte esencial del proceso de crecimiento de nuestra sociedad. Sigue compartiendo. Cuéntales a todos lo que sabes, no solo lo que sucedió, sino lo que quieres que suceda. Decirles a los amigos. Dile a la familia. Dile a los líderes de la comunidad. Dígale a los representantes en los gobiernos federales, estatales y locales. Mantén vivas y dinámicas las visiones que provienen de ese dolor.

Hay mucho trabajo por hacer. Tantas visiones deben surgir de todos los lugares y todas las formas en que las mujeres han sido rechazadas, negadas y violadas: visiones de las culturas de la escuela secundaria y la universidad; para las normas y regulaciones corporativas y gubernamentales; Para sistemas familiares, valores sociales, prácticas religiosas y ofertas de entretenimiento. Incluso necesitamos visiones para la constitución de los Estados Unidos.

Y a medida que soñamos, compartimos y actuamos, cada vez que regresan los sentimientos de dolor y decepción, debemos sentirlos, voltearlos y canalizarlos hacia el proyecto en curso. ¿Qué más quiero? ¿Qué más debemos hacer para crear un mundo en el que podamos y queramos vivir?

3. Cultivando la alegría.

Un secreto profundo de las relaciones humanas es que nadie puede tomar lo que solo se puede dar.

Solo hay una persona tan profunda que otra persona puede ir, y nunca hasta el final. Siempre hay más. Cuanto más se siente el dolor. Cuanto más sepa una mejor manera. Cuanto más esté dispuesto a compartir y preguntar. Cuanto más pueda y sentirá alegría.

En medio de la ira, el dolor y la tristeza, la alegría es la venganza más potente: una alegría desbordante, llena de deleite y palpitante. Es esta alegría la que nos proporciona la libertad interna para encontrar nuevos impulsos para moverse que no recrearán el dolor que también sentimos.

Necesitamos luchar. No hay pregunta. Ciertos segmentos de la población pueden seguir creyendo que pueden comprar, acosar, chantajear y, de otra manera, abrirse camino hacia los seres que no son suyos. Las trayectorias históricas del poder patriarcal pueden continuar infiltrándose en las mentes de hombres y mujeres de todas las clases y colores, convenciéndolos de que encontrarán poder, amor, libertad y felicidad al negar esas mismas cualidades a los demás.

Podemos cultivar relaciones alegres con personas amorosas que estén dispuestas a trabajar con nosotros para crear en el núcleo de nuestra conexión una orientación de confianza, honestidad y respeto. Cuando lo hacemos, traemos un nuevo mundo a la existencia.

Pida lo que quiere y atesore el don de su propio donativo a quienes lo reciben con asombro y amor. Es lo que un cuerpo sabe.

***

El significado de este momento en la historia aún no se ha decidido. Podría ser el momento en que las mujeres digan lo suficiente sobre el dolor del sexismo y la agresión sexual (una vez más); Encuentre el conocimiento en su núcleo de mejores formas de ser y reúnase con una urgencia renovada para crear las condiciones para la igualdad y el respeto entre todas las personas.

  • No estoy boicoteando a Israel
  • ¿Por qué tanto crimen financiero?
  • ¿Qué tan rápido es usted para tomar ofensa? 10 remedios de gran alcance
  • ¿Estás listo para perdonar?
  • 10 pasos para un excelente servicio al cliente
  • Donald Trump no es el único "grabber"
  • Coraje y Conciencia en la América de Hoy
  • Enfrentamiento en Alamogordo: ET vs. E-waste
  • La nueva mentalidad de Rampage
  • El sexo del que no puedes hablar
  • Qué hacer cuando te han plantado
  • Gente que hace que los demás se vuelvan locos
  • El mito de la venganza
  • 13 razones por las cuales "13 razones por las cuales" no lo está haciendo bien
  • Diagnosticando el síndrome de Scrooge: lo que un villancico puede enseñarnos sobre el tratamiento del amarre crónico
  • Enfrentamiento en Alamogordo: ET vs. E-waste
  • ¿Temes las cosas equivocadas?
  • Entregando malas noticias
  • Mire donde trabaja: agresión pasiva en la oficina
  • Dentro de la mente del piloto que vuela para colisionar
  • Bullying 101
  • Alienación de los padres y el efecto espectador
  • Ira: la serpiente más mortal se encuentra dentro
  • Cuando los deseos chocan: ¿Cuál elegir?
  • Cuando amas a alguien que no te ama de nuevo
  • No dejes que la emoción te elija
  • ¿Deben los animales demandar a los científicos por difamación?
  • Niños gay: ¡por favor no se suiciden!
  • Road y rabia lateral
  • Cómo la ciencia evolutiva puede hacernos moralmente mejores
  • Acosadores sexuales adolescentes
  • "¿Qué pasa si?": La pregunta más poderosa del mundo
  • Empatía en literatura y cine
  • La fabricación de un tirador escolar en masa
  • "Maléfica", "congelado" y el dolor del amor
  • "Eres mi alma gemela de celebridades"