Aprendiendo a ser egoísta

La relación más importante que tenemos es con nosotros mismos. Sin embargo, el mayor obstáculo que enfrentamos al crear una relación consciente es, bueno, nosotros mismos. Nos encanta hacer nuestro propio camino.

Al no reconocer nuestras necesidades y dar voz a nuestros sentimientos, a menudo terminamos poniéndonos a un lado por lo que podríamos percibir como el "bien mayor" de una relación. Pero al hacerlo, nos perdemos.

Esto, entonces, se convierte en una conversación sobre ser "auto-ish". Esa no es una licencia para ser egoísta, en el sentido de ser egocéntrico o egoísta. Más bien, es una advertencia para emprender una mayordomía del yo. Si no estamos en un buen lugar, entonces no somos buenos para quienes nos rodean. Necesitamos estar arraigados, claros, presentes, contentos y seguros. Esto inevitablemente plantea la pregunta: "¿Qué necesito para sentirme firme, claro, presente, contento y seguro?" Por lo tanto, aquí está nuestro primer paso … definir nuestras necesidades.

Es importante primero distinguir necesidades de deseos o deseos. Los deseos y los deseos provocan ansiedad o remordimiento porque nos hacen prever el futuro o regresar al pasado. Para permanecer presentes por nosotros mismos debemos enfocarnos en el ahora. Necesitamos llegar a estar enraizados en lo real. Al comprender lo que no tenemos, generamos ansiedad para nosotros mismos porque anticipamos la pérdida o la desilusión. Al aferrarnos a lo que nunca tuvimos, nos lamentamos. De cualquier manera, salimos del momento presente y nos quedamos atrapados en otro lugar. Al tomar conciencia de nuestras necesidades, definirlas y establecer una intención de ver que se satisfagan esas necesidades, nos hacemos presentes.

Pero, ¿no está fijando una intención anticipando el futuro, y ambos nos están sacando del momento, mientras también crean ansiedad? No, no lo es, porque nos quedamos en el momento de crear el futuro. Deepak Chopra, en su Camino del Mago , llama a esto "vivir hacia atrás en el tiempo". Para crear un futuro, no desearlo, debemos hacer que el futuro suceda en el momento … este momento.

Definir nuestras necesidades inevitablemente provoca sentimientos. Y, al definir nuestras necesidades, debemos estar listos no solo para reconocer nuestros sentimientos, sino para darles voz. Tomemos la seguridad como ejemplo. ¿Qué necesitas para sentirte seguro? Y cuando no estás seguro, ¿cómo te sientes? ¿Puedes decir en voz alta: "No me siento cómodo con esto, y entonces me siento [ansioso, asustado, retraído o enfurecido]?" La mayoría de nosotros tiene dificultades con este tipo de cosas porque nuestra mayor necesidad inconsciente es ser amado y aceptado. Desarrollamos un mecanismo inconsciente igualmente poderoso para permanecer en silencio frente a emociones fuertes por temor a que si somos desagradables dejaremos de ser amables. Y la pérdida del amor es una de las mayores tragedias que podemos soportar.

El simple hecho es que cuando hablamos de nuestras necesidades y cuando le damos voz a nuestros sentimientos no nos volvemos menos amables. Muy por el contrario, nos volvemos más sustanciales. Nos definimos más claramente y afirmamos nuestra presencia. Al afirmar nuestra presencia, nos hacemos más presentes. Y al ser egoístas, nos volvemos absolutamente desinteresados. Con nuestro miedo y frustración anulados, podemos estar más consistentemente presentes tanto para nosotros mismos como para quienes nos rodean.

No hay magia en esta fórmula, pero hay trabajo. La auto-indagación es una tradición de larga data entre los practicantes de Yoga Vedanta y Budismo, así como también entre los filósofos y científicos sociales occidentales. La cuestión de "¿Quién soy?" Se ha vuelto no menos desalentadora a lo largo de los siglos, pero es una pregunta que debemos plantearnos si queremos realizar todo nuestro potencial. Romper esa pregunta general en partes más pequeñas como, "¿Qué necesito?" Y "¿Cómo me siento?" Hace que toda la empresa sea más manejable. Al final, llegamos a una mayor comprensión de quiénes somos y nuestro lugar en el mundo. En este entendimiento, podemos encontrar terreno, presencia, claridad, satisfacción y seguridad. Además, podemos resolver algunos de nuestros conflictos internos y encontrar la paz, tanto dentro como fuera.

© 2008 Michael J. Formica, Todos los derechos reservados

My Psychology Today Therapists ProfileMy WebsiteEmail Me DirectlyTelephone Consultations

Related of "Aprendiendo a ser egoísta"