Anuncio del Dr. Freud: Trump, Obama y la Psique estadounidense

//creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons
Fuente: Gage Skidmore [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], a través de Wikimedia Commons
US Department of State
Fuente: Departamento de Estado de los EE. UU.

Hoy se escucha mucho sobre el sorprendente éxito de la candidatura presidencial de Donald Trump. Políticos, expertos, politólogos, encuestadores y una miríada de comentaristas sociales han ofrecido su opinión sobre la historia.

Los psicólogos, y aquellos que disfrutan de entrenar una lente psicológica en los eventos culturales, también han buscado intervenir en esta intrigante historia. Algunos han intentado el diagnóstico distal, señalando cómo el candidato manifiesta los signos reveladores del trastorno narcisista de la personalidad: un gran sentido de autoestima descomunal combinado, paradójicamente, con una sensibilidad descomunal a cualquier sugerencia de lo contrario. Trump, sin duda, es una fruta fácil de alcanzar en este sentido. Aún así, el negocio del diagnóstico público desde lejos es problemático, por varias razones.

Primero, los que diagnostican a Trump invariablemente utilizan el diagnóstico para embestirlo y ridiculizarlo. Esto, al menos cuando proviene de psicólogos o expertos en salud mental, es desafortunado. Aquellos que están cargados con desafíos de salud mental no deben ser rechazados o avergonzados por sus problemas. Por encima de todo, el trabajo de aquellos es ayudarlos.

Las personas, después de todo, son más que la suma de sus diagnósticos. Y los trastornos mentales no necesariamente impiden que alguien haga un trabajo competente, contribuya a la comunidad o persiga sus ambiciones. Tanto Lincoln como Churchill lucharon poderosamente con la depresión, pero no fueron derrotados ni definidos por ella. Además, una gran medida de narcisismo es probablemente un requisito, más que una responsabilidad, para cualquiera que se considere digno de postularse para presidente.

Además, los profesionales de la salud mental no deberían, como cuestión de rutina, dedicarse al diagnóstico público de personas que no consienten y que nunca han conocido y con las que no han realizado una evaluación psicológica adecuada y exhaustiva. Tales intentos tienden a abaratar el trabajo de evaluación psicológica adecuada, que tiene lugar en confianza, se desarrolla con cautela y siempre está plagado de dudas y ambigüedades. Esto es particularmente cierto en lo que se refiere a los trastornos de la personalidad, una de las categorías de clasificación menos confiables y menos conceptualmente correctas actualmente en uso.

Todo esto no significa que nuestra comprensión de esta elección, y de la política en general, no pueda beneficiarse de la comprensión psicológica. Sin embargo, aquellos que quieran jugar a "Analizar esto" con política y cultura, pueden recomendar un enfoque diferente. Por ejemplo, en lugar de preguntar qué dice el comportamiento de un político o persona pública acerca de ellos, podemos preguntar qué revela su comportamiento acerca de nosotros. Un misterio en este contexto es cómo el mismo electorado que eligió al presidente Obama ahora parece listo para elegir a Donald Trump.

//creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)], via Wikimedia Commons
Fuente: Por Veroraz (Trabajo propio) [CC BY-SA 4.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)], a través de Wikimedia Commons

Una posible respuesta a esta pregunta, desde una perspectiva psicológica, implica volver a una formulación freudiana clásica. Según Freud, la personalidad humana surge de la interacción dinámica entre tres constructos internos. Primero está el id ("it" en alemán), que es nuestra fuente de energía vital. El recién nacido, por ejemplo, es todo id. Abarca el placer sensorial y rechaza el dolor. La identificación es agresiva y a-social. Quiere lo que quiere ahora, en bruto y en su totalidad.

La identificación es, literalmente, vital. Sin embargo, dado que los humanos son animales de manada que sobreviven y prosperan solo viviendo en grupos ordenados, la identificación crea problemas. Una nación de identificaciones sería caótica y discordante. Si quiero lo que tienes y lo agarro, entonces tenemos conflicto. El conflicto socava la cooperación y la cohesión del grupo, poniendo en peligro la supervivencia.

Para ayudar a acorralar las tendencias ingobernables de la identificación, el ego se desarrolla. El ego es nuestro sentido coherente de identidad encarnada, que busca preservarse. El ego quiere satisfacer la identificación, pero de maneras que no conduzcan a su desaparición. La identificación es muda a la realidad. El ego es sabio al respecto. Si la identificación entra en una tienda y ve un objeto brillante, quiere agarrarlo. Pero el ego dice: "¡Espera a que nadie mire!"

Esta arquitectura representa una mejora significativa, pero insuficiente. Una nación de identidades y egos puede evitar el caos, pero no alcanzará la verdadera cooperación productiva. Si sabes que codicio tus cosas y las tomaré cuando no estés mirando, y sé lo mismo de ti, entonces no podemos confiar el uno en el otro. Ambos tenemos que estar en guardia constante, y nuestras energías se desperdician en el enfrentamiento, en lugar de canalizarse hacia la construcción de una civilización fuerte.

Ingrese el súper ego , nuestra brújula moral; la función 'debería' y 'no debería'; correcto e incorrecto; debería y no debería. Con el súper ego, sabes que no voy a robar tus cosas (como mi ID desea) incluso cuando no estás mirando (como mi ego propone) porque (dice mi súper ego) el robo es incorrecto. Y sé lo mismo de ti. Por lo tanto, ahora ambos podemos atender el asunto urgente de seguir el proyecto de la civilización.

A modo de analogía, si usted es un automóvil en la carretera, entonces su identificación es el motor, solo quiere ir. Tu ego navega alrededor de los otros autos, evitando accidentes; tu súper ego obedece todas las leyes de tránsito.

La formulación de Freud es útil en el sentido de que, en esencia, reelabora el viejo debate naturaleza vs. nutrición en términos psicológicos. 'Id' es otro término para 'naturaleza', nuestro programa genético. 'Super ego' es otro término para 'nutrir', los valores comunitarios que internalizamos de nuestros padres y nuestra cultura. El ego es uno mismo, nuestro sentido permanente de personalidad y agencia únicas.

Según Freud, la identificación y el super ego a menudo están en desacuerdo debido a sus diferentes naturalezas y agendas. La identificación es caótica; el super ego es orden La identificación es impulsiva. El super ego es cerebral La identificación es infantil. El super ego es parental. La identificación es hedonista. El super ego es moralista. La identificación es visceral y concreta. El super ego es conceptual y abstracto. La identificación ofrece gratificación instantánea y completa, pero el precio es caos social y peligro. El súper ego ofrece orden social, pero al precio de gratificaciones retrasadas, parciales y aguadas. Hacer cola es justo, pero nunca es divertido. Por eso, argumentó Freud, la civilización inevitablemente genera descontento. Todos estamos un poco inquietos todo el tiempo, porque tenemos que seguir las reglas restrictivas de la sociedad en lugar de la urgencia de nuestros apetitos primarios.

A lo largo de nuestros días, administramos esta tensión inherente con diversos grados de éxito. A veces encontramos una billetera perdida en la calle y se la devolvemos a su dueño, una victoria para nuestro superyó. Otras veces atacamos el tarro de las galletas en un atracón posterior a la medianoche, una victoria para el ID.

Todo el tiempo nuestro ego trabaja, en palabras de Freud, para servir a tres maestros. Trata de gratificar la identificación de manera que funcione en el mundo real y también sea aceptable para el superyó. Si nos sintonizamos con nuestro paisaje interno, podemos vislumbrar esta tensión dinámica en la ambivalencia que marca nuestro propio comercio con el mundo. Toma el evento de guerra. Para su identificación, la guerra es emocionante: impresionantes explosiones, crueles caos, el éxtasis de vencer a los enemigos y llevarse sus juguetes. Después de todo, las guerras no se han librado a lo largo de la historia solo porque fueron efectivas o justas. Ellos fueron (y son) peleados porque son emocionantes. Su súper ego lamenta la guerra a menos que pueda ser justificada moralmente y ejecutada honorablemente. Tu ego se preocupa principalmente de que ganes y sobrevivas.

Freud, por supuesto, discutió esta estructura de personalidad en el contexto de la persona individual. Sin embargo, la misma formulación se puede aplicar a la cultura misma. Después de todo, la cultura está hecha a la imagen de los individuos humanos que la componen, así como las preocupaciones de los diversos dioses de la humanidad -sus emociones, motivaciones y preocupaciones- tienen un parecido sorprendente con los de los humanos que las componen.

Es revelador que las culturas y las civilizaciones a menudo se describen en términos humanos. Se levantan y caen. Ellos viven y mueren. Se enfrentan a enemigos externos y conflictos internos. Cambian o no cambian. Se vuelven ambiciosos, persiguen objetivos y se corrompen. Desarrollan un cierto personaje.

Por lo tanto, si ampliamos la formulación de la personalidad de Freud al funcionamiento de la cultura, podemos ver cómo Trump y Obama representan partes de un todo dinámico y coherente.

La elección de Obama, en esta lectura, fue la victoria del súper ego de Estados Unidos. Al elegir a Obama, Estados Unidos hizo lo "correcto" por su sentido de sí mismo como una sociedad moralmente justa. No por casualidad, la imagen pública de Obama personifica cualidades del superyó: es parental, cauteloso, medido, consciente, reflexivo y razonado. Si nada más, Obama y su administración se han mantenido notablemente limpios en el sentido moral, libres de escándalo y corrupción. Su persona está atada a principios abstractos en lugar de pasiones lacrimosas. Por ejemplo, si pensamos en Obama y las mujeres, pensamos en los derechos de las mujeres, no en los senos de las mujeres.

América se deleitó por un tiempo en esta victoria de nuestro ser civilizado. Nos felicitamos a nosotros mismos y nos sentimos bien acerca de lo que significa la elección de Obama sobre nosotros. Cómo nos reflejó una imagen de nosotros mismos como buenas personas en el sentido moral. El hecho de que un hombre negro fuera elegido presidente en Estados Unidos demostró, si no más, que esta es una cultura que valora la justicia y la equidad, y está dispuesta a expiar los viejos pecados.

Sin embargo, como Freud hubiera predicho, esta misma victoria inevitablemente despertaría mucho descontento en la otra parte de la psique de Estados Unidos: nuestro oscuro punto débil, el caldero de los deseos primarios reprimidos, siempre irritado contra las altisonantes exigencias del super ego de que empatizamos. con el "otro", comparta nuestra riqueza, trabaje para el futuro, tenga en cuenta nuestros modales y mantenga la calma.

Introduzca el Donald, una encarnación espectacular de la identidad de Estados Unidos: una rabieta agitada de energía carnosa, no molestada por las normas de civilidad, las exigencias de la realidad o la preocupación por los sentimientos de los demás. El ascenso de Trump constituye lo que Freud denominó "el retorno de lo reprimido", una erupción de impulsos primarios reprimidos. Su vergüenza contra la corrección política, por ejemplo, es id encarnada: no tienes que cuidarte la lengua. Puedes hablar antes de pensar. La energía de Trump es apetitiva y fálica. Contempla esas torres, las referencias "allá abajo", los filetes jugosos, la avaricia desnuda y las intimidaciones violentas. La persona de Trump está atada a pasiones lacrimales más que a principios abstractos. Si pensamos en Trump y las mujeres, pensamos en los senos de las mujeres, no en los de las mujeres.

El mensaje subyacente de Trump es la libertad, la liberación de las restricciones de la conversación civilizada, el comercio y la conciencia. Es un mensaje resonante, porque la civilización es un trabajo duro. La tolerancia para los demás que son diferentes a nosotros es un trabajo duro. La empatía moral es un trabajo duro. Retrasar la gratificación es un trabajo duro. La fantasía de liberarse de estas limitaciones se esconde en las profundidades del alma de cada uno de nosotros, y por eso se esconde en lo más profundo del alma de la cultura.

En este análisis, el éxito de Trump no se debe a algo exclusivo de sus seguidores, o específico de nuestro tiempo: un nuevo malestar que inflige al cuerpo político. Más bien, su ascenso se debe a una dinámica que es inherente a la profunda arquitectura psíquica de la humanidad. Tanto Trump como Obama están en todos nosotros. Ellos somos nosotros

Esta mañana encontramos la billetera en la calle y se la devolvimos a su dueño (aunque podríamos haber usado el dinero extra). Pero ahora es pasada la medianoche; estamos agotados y vagamente inquietos (porque las buenas obras no pagan el alquiler). ¿Alguien mencionó las cookies?

Related of "Anuncio del Dr. Freud: Trump, Obama y la Psique estadounidense"