Anhelo de Mania

Actualmente, la medicación es el tratamiento de referencia para la depresión bipolar, una práctica que no está libre de controversia. Como psicólogo, fui entrenado para enfocarme principalmente en las vastas experiencias del paciente que influyen en su forma de ser en el mundo. Solo después de patear y gritar he llegado a aceptar el enorme valor de la intervención farmacológica. He llegado a creer que para algunos pacientes los medicamentos como el litio son fundamentales para ayudarlos a conservar sus trabajos, reparar las relaciones rotas y evitar la destrucción en sus vidas.

Sin embargo, la medicación no es la panacea. El mayor problema reportado en el tratamiento de la depresión bipolar es que los pacientes no permanecen en sus medicamentos. ¿El resultado? … la rehospitalización, la pérdida de trabajos y relaciones, y cosas peores. Algo no está funcionando. Sugiero que lo que es necesario es una investigación sobre el contexto psicológico de tomar medicamentos. ¿Existe respeto y reconocimiento de la máxima libertad del paciente para tomar o no tomar lo recetado? Ha habido una exploración y comprensión del significado de la manía del paciente. ¿Y hay una alianza positiva entre el paciente y todos los profesionales tratantes? Al abordar estas preguntas, es mucho menos probable que el paciente suspenda impulsivamente sus medicamentos.

Mania no es simplemente una reacción bioquímica. Ocurre en un contexto psicológico. La manía puede entenderse como un intento de liberarse de lo que un paciente percibe como una fuerza intrusiva y opresiva en la vida de uno. Para el paciente, el practicante puede representar esa fuerza opresiva. Es un impulso muy razonable para un profesional adoptar la siguiente actitud protectora hacia el paciente: "¿Cómo hago para que mantenga sus medicamentos?" Por bueno que sea, tal intención puede ser contraproducente y percibirse como coercitiva, particularmente si la confianza no sido desarrollado. Si el paciente cree que se está inmiscuyendo en su libre albedrío, puede tomar el vuelo y detener los medicamentos. El individuo bipolar tiene una vitalidad que se rehúsa a someterse a lo que pueda parecer una autoridad imparable.

Es fundamental mantener y reflejar, en el sentido más amplio posible, las cosas que más le interesan al paciente. Parece inmanente que al paciente le gustaría el éxito en el amor y el trabajo. Pero igual de importante, el paciente tiene la necesidad de experimentar la manía. El paciente aprecia los sentimientos de euforia, omnipotencia, invencibilidad, ilimitada y expansiva. Con la medicación, el paciente puede tener que abandonar la experiencia de algunos de estos sentimientos. El terapeuta puede ayudar al paciente a encontrar formas de expresión menos extremas cuando toma medicamentos. Pero en la medida en que la medicación ha reprimido la expresión maníaca, hay una pérdida que debe ser lamentada. De lo contrario, la expresión puede manifestarse cuando el paciente suspende sus medicamentos.

Más que cualquier otra cosa, adherirse a un plan de medicamentos requiere una alianza terapéutica positiva. Si el terapeuta es el médico que prescribe, o si el terapeuta y el médico que prescribe colaboran juntos, el paciente necesita apoyo, aliento y reconocimiento de todas las partes. El paciente no debe distanciarse del practicante como "otro", un individuo perturbado en contraste con el profesional saludable. Por el contrario, el terapeuta debe vivir junto con el paciente en su sufrimiento común, de un ser humano a otro. La confianza debe desarrollarse. El terapeuta debe participar de una admiración cuidadosa y auténtica de las fortalezas y el potencial del paciente. Lentamente, se crea una base para una mayor libertad. El paciente puede comenzar a sentirse seguro y esperanzado sin la necesidad de huir hacia la manía. En una relación terapéutica fuerte y de confianza, el paciente puede aceptar pérdidas más fácilmente. Y también acepte lo que se ganará: la aceptación de la medicación como forma de cuidar de uno mismo, las conexiones renovadas con amigos y familiares y la capacidad de prosperar en la vida diaria.

Es fácil ver cómo la psicoterapia puede funcionar para apoyar la efectividad de la medicación para la depresión bipolar. Cuando nos seduce la promesa de la medicación como panacea, es fácil olvidar la misma humanidad de las dificultades que estamos tratando. Trabajando juntos, la medicación y la psicoterapia le dan al tratamiento de la depresión bipolar un pronóstico más esperanzador.

Para más información sobre la depresión bipolar: http://www.stephenlsalter.net

Related of "Anhelo de Mania"