Alternativas efectivas al castigo físico: la visión desde el psicoanálisis y el desarrollo del niño y del niño

¿Por qué los niños y los adultos se comportan como lo hacen? La respuesta siempre está en los sentimientos. Los sentimientos llevan a comportamientos. Los sentimientos son los motivadores de nuestras acciones.

Los últimos artículos se centraron en establecer una base para comprender los sentimientos. El mejor modelo actual sugiere que los seres humanos nacen con nueve sentimientos: interés, disfrute, sorpresa, angustia, ira, miedo, vergüenza, disgusto (una reacción a los sabores tóxicos) y se disuelven (una reacción a los olores tóxicos). Estos sentimientos se combinan entre sí y con la experiencia para formar nuestras emociones adultas más complejas.

El problema con el castigo físico es doble. Primero, el castigo físico provoca precisamente los sentimientos negativos que uno no quiere generar en los niños, a saber, la angustia, la ira, el miedo, la vergüenza y el disgusto. En segundo lugar, el castigo físico aplasta precisamente los sentimientos que uno desea alentar en los niños, específicamente el interés y el disfrute.

Por ejemplo, ¿qué pasa con el niño o niña que constantemente es golpeado por "meterse en todo"? En tal caso, la angustia, la ira, el miedo y la vergüenza se asocian con la sensación de interés, que es exactamente lo que uno no quiere porque el interés impulsa nuestro aprendizaje y nuestras actividades exploratorias. ¿O qué tal las llamadas "malas palabras"? Intenta alcanzar el diccionario, no el jabón. El diccionario desencadena el interés (aprendizaje), el jabón desencadena ira, miedo y disgusto (inhibición del aprendizaje).

Alternativas efectivas al castigo físico

Estas alternativas proporcionan a los padres y otros cuidadores un enfoque en el desarrollo infantil. Presentan estrategias que pueden conducir a un comportamiento menos violento en niños y adultos, y pueden ayudar a disminuir la frustración y la impotencia en los padres, que a menudo conducen al castigo físico.

1. Una de las formas más útiles para lograr un desarrollo infantil saludable es promover palabras en lugar de acciones. Como resumió con elocuencia Anny Katan: "Si un niño expresara verbalmente sus sentimientos, aprendería a retrasar la acción". Aumentar la capacidad del niño para poner palabras a los sentimientos y acciones resulta en una mayor regulación de la tensión, autoconciencia y toma de decisiones reflexiva. Este proceso se lleva a cabo por:

a. Hablando y usando palabras en lugar de acciones: hablar en lugar de golpear. Hable con el niño sobre qué comportamientos son aceptables o no, qué es seguro o peligroso y por qué.

segundo. Escuchar al niño: descubra por qué hizo o no hizo algo.

do. Explicar sus razones: esto mejorará las capacidades de toma de decisiones del niño.

2. La palabra "disciplina" proviene de la palabra latina para "enseñar" o "aprender". Los comportamientos de los niños tienen un significado y los comportamientos están directamente relacionados con los sentimientos internos. Por lo tanto, la disciplina es un proceso que aborda los comportamientos y los sentimientos que los causan.

3. Ayude al niño a etiquetar sus sentimientos con palabras lo antes posible. Los nueve sentimientos innatos (interés, disfrute, sorpresa, angustia, ira, miedo, vergüenza, disgusto y dismell) deben etiquetarse con palabras. Esto facilitará la regulación de la tensión y ayudará a la transición a formas más maduras de manejar la emoción.

4. Refuerzo positivo – recompensas y elogios – mejorará la autoestima del niño cuando se cumplan los estándares adecuados. El refuerzo positivo es más efectivo en la obtención del cumplimiento conductual a largo plazo que los castigos aterradores y aterradores.

5. Establezca un buen ejemplo para el niño. El niño quiere ser como los padres. Los niños se identifican con sus padres, y pondrán palabras y sentimientos en palabras cuando vean a sus padres haciendo esto. Quiénes son los padres y cómo se comportan tendrán un profundo impacto en el desarrollo de sus hijos. Su hijo seguirá su ejemplo.

Lecturas sugeridas

Academia Estadounidense de Pediatría – Comité sobre Aspectos Psicosociales de la Salud Infantil y Familiar (1998). Orientación para la Disciplina Efectiva. Pediatrics 101: 723-728.

Darwin C (1872). La expresión de las emociones en el hombre y los animales. (Tercera edición, P. Ekman, Editor). Oxford University Press, 1998.

Gershoff ET (2008). Informe sobre el castigo físico en los Estados Unidos: lo que la investigación nos dice sobre sus efectos en los niños. Columbus OH: Centro para la Disciplina Efectiva.

Gershoff ET (2002). Castigo físico por parte de los padres y conductas y experiencias asociadas con los niños: una revisión metaanalítica y teórica. Psychological Bulletin 128: 539-579.

Holinger PC (2003). Lo que dicen los bebés antes de poder hablar: las nueve señales que utilizan los bebés para expresar sus sentimientos. Nueva York: Simon y Schuster.

Katan A (1961). Algunas reflexiones sobre el papel de la verbalización en la primera infancia. Estudio psicoanalítico del niño 16: 184-188.

Strauss MA (2001). Derrotando al demonio fuera de ellos: castigo físico en las familias estadounidenses (2da edición). Piscataway NJ: Editores de transacciones.

Related of "Alternativas efectivas al castigo físico: la visión desde el psicoanálisis y el desarrollo del niño y del niño"