Adicto a las redes sociales?

¿Qué podemos hacer al respecto el uso problemático y excesivo?

El uso de sitios de redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram y Tinder se ha convertido en la piedra angular de la comunicación y conexión modernas, ya que permite a los usuarios crear un sentido de pertenencia y redefinir su forma de ser. A pesar de los muchos beneficios e impactos positivos de estos sitios, el reciente escándalo de Cambridge Analytica ha reavivado las discusiones sobre el lugar de los medios sociales y los sitios de redes sociales en nuestras vidas.

Desde una perspectiva de salud mental, se han expresado preocupaciones sobre el impacto negativo del uso excesivo de los sitios de redes sociales en la salud y el bienestar de los usuarios, especialmente de los jóvenes, que son usuarios entusiastas de esta tecnología. En 2011, la Dra. Daria Kuss y yo fuimos los primeros académicos en revisar sistemáticamente la literatura científica sobre el uso excesivo de las redes sociales. Aunque hubo pocos estudios en el momento, encontramos que para una pequeña minoría de individuos hubo un efecto perjudicial significativo en muchos aspectos de su vida, incluidas sus relaciones con la vida real y el rendimiento académico entre los que aún están en la educación. Argumentamos que tales signos son indicativos de adicción.

En los últimos cinco años ha habido una proliferación de estudios que evalúan cómo el uso excesivo de las redes sociales puede tener un impacto negativo en la salud. En un artículo reciente, el Dr. Kuss y yo revisamos nuevamente las últimas investigaciones sobre el tema y demostramos que el uso de las redes sociales para una minoría de individuos se asocia con una serie de problemas psicológicos, como ansiedad, depresión, soledad, trastorno por déficit de atención con hiperactividad y adiccion. Debido a que las redes sociales se acceden con mayor frecuencia a través de teléfonos inteligentes, su uso está íntimamente entrelazado y su naturaleza móvil contribuye a los hábitos de control excesivos, que a menudo se deriva de lo que comúnmente se denomina el “miedo a perderse” (FOMO).

La buena noticia es que muy pocas personas son genuinamente adictas a las redes sociales. Sin embargo, el uso de muchas personas en las redes sociales es habitual y puede comenzar a extenderse a otras áreas de sus vidas y ser problemático y peligroso, como el control de las redes sociales mientras se conduce. Otros comportamientos pueden ser molestos en lugar de peligrosos, pero pueden ser indicativos del uso problemático de las redes sociales, como consultar las redes sociales mientras cenas con amigos o revisar constantemente tu teléfono inteligente mientras ves una película en el cine. Otros pueden desairar el contacto social con sus seres queridos o amigos y prefieren consultar las redes sociales en sus teléfonos inteligentes (el llamado ‘phubbing’).

Si desea verificar si puede estar en riesgo de desarrollar una adicción a las redes sociales, pregúntese estas seis simples preguntas:

¿Pasas mucho tiempo pensando en las redes sociales o planeando usar las redes sociales?
¿Sientes deseos de usar las redes sociales más y más?
¿Usas las redes sociales para olvidarte de los problemas personales?
¿A menudo intentas reducir tu uso de las redes sociales sin éxito?
¿Te vuelves inquieto o preocupado si no puedes usar las redes sociales?
¿Utiliza tanto las redes sociales que ha tenido un impacto negativo en su trabajo o estudios?

Si la respuesta a las seis preguntas es “sí”, entonces puede tener o desarrollar una adicción al uso de las redes sociales. Decimos “puede” porque la única forma en que esto puede confirmarse es a través de un diagnóstico de un psicólogo clínico o un psiquiatra.

Si respondió “sí” a algunas de estas preguntas, es más probable que usted sea un usuario habitual de las redes sociales y que lo que debe hacer es participar en estrategias de “desintoxicación digital” que simplemente le permitan reducir la cantidad de tiempo que pasa. en las redes sociales Esto puede incluir pasos simples, como desactivar las notificaciones de sonido y solo permitirse revisar su teléfono inteligente cada 30 minutos o una vez por hora. Otros pasos simples incluyen tener períodos en el día en los que se autoimpide tiempo fuera de la pantalla (como durante las comidas) y dejar su teléfono inteligente en una habitación separada de donde duerme (para que no tenga la urgencia de controlarlo). las redes sociales antes de acostarse, durante la noche y cuando te levantas).

A nivel de la sociedad, los gobiernos u organizaciones deben tomar medidas para ayudar a minimizar y (en algunos casos) prohibir el uso de dispositivos móviles. Algunos de estos pasos están en vigencia en muchos países, como la prohibición del uso de teléfonos inteligentes mientras se conduce. Dada la pérdida de productividad tanto en el lugar de trabajo como en el entorno educativo, los empleadores, las escuelas y las universidades necesitan políticas para garantizar que las personas se centren en lo que deberían hacer. Muchas escuelas prohíben el uso de teléfonos inteligentes en el aula. La prohibición en otros contextos, como la configuración del lugar de trabajo también puede estar justificada si es práctico hacerlo. Algunos restaurantes ahora ofrecen descuentos en las facturas de alimentos si los clientes se abstienen de usar sus teléfonos inteligentes durante la comida. Estas estrategias de refuerzo positivo bien pueden ser el camino a seguir para tratar de reducir el tiempo que se pasa en los teléfonos inteligentes al revisar las redes sociales.

La alfabetización digital y la conciencia de los efectos del uso excesivo de las redes sociales deben integrarse en los entornos laborales y educativos. Más polémico, los operadores de medios sociales (como Facebook) podrían comenzar a usar sus datos de comportamiento para identificar a los usuarios excesivos y proporcionar estrategias para limitar el tiempo dedicado a sus productos. Esto ya se está utilizando en la industria del juego en línea y podría ser fácilmente aplicado por los sitios de redes sociales.

Para la pequeña cantidad de personas que son genuinamente adictas al uso de las redes sociales, el tratamiento está justificado. Sin embargo, el objetivo del tratamiento para este tipo de adicción (a diferencia de muchas otras adicciones) debe ser el uso controlado en lugar de la abstinencia total, ya que no es factible evitar que alguien use dispositivos que tienen acceso a Internet (es decir, su teléfono inteligente). El tipo de tratamiento más exitoso para las adicciones en línea parece ser la terapia cognitiva conductual (que es una terapia de conversación diseñada para ayudar a las personas a cambiar su forma de pensar y comportarse), aunque hay relativamente pocos estudios publicados que examinen su eficacia en relación con las adicciones a Internet. Otras formas más específicas de cómo tratar a las personas con el uso excesivo y adictivo de Internet, incluido el uso de las redes sociales, también se han descrito en otra parte.

Cuando se trata de resolver el problema de reducir el uso de las redes sociales por parte de las personas, no existe una solución mágica. Si bien las personas son en última instancia responsables de su propio uso de las redes sociales, los responsables de las políticas, los operadores de redes sociales, los empleadores y los establecimientos educativos deben contribuir a reducir el uso excesivo de las redes sociales.

(Tenga en cuenta que este artículo fue escrito con la Dra. Daria Kuss y fue la versión extendida original de un artículo que posteriormente se publicó en The Washington Post )

Referencias y lectura adicional

Andreassen, CS, Billieux, J., Griffiths, MD, Kuss, DJ, Demetrovics, Z., Mazzoni, E. y Pallesen, S. (2016). La relación entre el uso adictivo de las redes sociales y los videojuegos y los síntomas de los trastornos psiquiátricos: un estudio transversal a gran escala. Psychology of Addictive Behaviors, 30, 252-262.

Andreassen, CS, Pallesen, S., Griffiths, MD (2017). La relación entre el exceso de redes sociales en línea, el narcisismo y la autoestima: los resultados de una gran encuesta nacional. Addictive Behaviors, 64, 287-293.

Chotpitayasunondh, V., y Douglas, KM (2016). Cómo el “phubbing” se convierte en la norma: los antecedentes y las consecuencias del desaire a través del teléfono inteligente. Computers in Human Behavior, 63, 9-18.

Griffiths, MD, Kuss, DJ y Demetrovics, Z. (2014). Adicción a las redes sociales: una visión general de los hallazgos preliminares. En K. Rosenberg y L. Feder (Eds.), Adicciones conductuales: Criterios, evidencia y tratamiento (pp.119-141). Nueva York: Elsevier.

Kuss, DJ y Griffiths, MD (2011). Redes sociales en línea y adicción: una revisión de la literatura de la investigación empírica. Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública, 8, 3528-3552.

Kuss, DJ y Griffiths, MD (2017). Sitios de redes sociales y adicción: Diez lecciones aprendidas. Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública, 14, 311; doi: 10.3390 / ijerph14030311

Pontes, HM, Kuss, DJ y Griffiths, MD (2015). La psicología clínica de la adicción a Internet: una revisión de su conceptualización, prevalencia, procesos neuronales e implicaciones para el tratamiento. Neuroscience and Neuroeconomics , 4, 11-23.

Przybylski, AK, Murayama, K., DeHaan, CR, y Gladwell, V. (2013). Correlatos motivacionales, emocionales y conductuales del miedo a perderse. Computers in Human Behavior, 29 (4), 1841-1848.

  • El dilema del durmiente
  • Las conmociones cerebrales pueden desencadenar síntomas de TEPT
  • Palabras Prohibidas: Salud Sexual
  • El psicoanálisis llega a la raíz del problema
  • ¿Qué terapias de conversación funcionan mejor con adolescentes y niños?
  • ¿Podemos realmente prevenir el suicidio? ¡Sí!
  • Su entorno hogareño puede sanar
  • El psicodrama, un tratamiento experiencial, ayuda a difuminar la ira
  • Micro-Dose cualquiera? La locura de viajar despega
  • Más mitos sobre los trastornos del estado de ánimo
  • Encontrar Mindfulness en la Psicología Japonesa, Parte 2
  • Los secretos de psicoterapia mejor guardados
  • ¿Está "basado en la evidencia" fuera de la base?
  • Por qué la pérdida de peso es rara vez permanente
  • Las conmociones cerebrales pueden desencadenar síntomas de TEPT
  • Guía de supervivencia bipolar: Entrevista con Ellen Forney, Parte 1
  • 27 Datos sobre las mejores formas de tratar la depresión
  • 20 Sombras de la tristeza: ¿Por qué nos deprimimos?
  • El dilema del durmiente
  • ¿Es una droga del club el nuevo Santo Grial para el tratamiento de la depresión?
  • ¿Qué terapias de conversación funcionan mejor con adolescentes y niños?
  • Los proveedores de atención médica continúan olvidándose de la marca
  • ¿Estresado sobre el embarazo? No seas!
  • El ejercicio puede ayudar a reducir la depresión en adolescentes
  • ¿Qué terapias de conversación funcionan mejor con adolescentes y niños?
  • No siempre es depresión
  • Por qué la pérdida de peso es rara vez permanente
  • Micro-Dose cualquiera? La locura de viajar despega
  • 27 Datos sobre las mejores formas de tratar la depresión
  • 20 Sombras de la tristeza: ¿Por qué nos deprimimos?
  • Las conmociones cerebrales pueden desencadenar síntomas de TEPT
  • ¿Estresado sobre el embarazo? No seas!
  • Los proveedores de atención médica continúan olvidándose de la marca
  • ¿Es una droga del club el nuevo Santo Grial para el tratamiento de la depresión?
  • Palabras Prohibidas: Salud Sexual
  • El dilema del durmiente