9 maneras de responder a las amenazas de identidad social

Todos hemos experimentado amenazas de identidad social. Y si somos honestos, a veces somos nosotros los que los perpetramos. Las identidades sociales son categorías en las que nos ubicamos que se comparten con otras como la raza, el sexo, la religión y la orientación sexual, por nombrar algunas (Tajfel y Turner, 1986). Las personas experimentan amenazas de identidad social cuando se enfrentan a situaciones en las que perciben que una o más de sus identidades sociales son atacadas (Holmes, Whitman, Campbell y Johnson, 2016). Si bien los efectos de algunas amenazas de identidad son fugaces, otras veces, los efectos pueden ser perniciosos y duraderos. Por ejemplo, la investigación muestra que las amenazas de identidad pueden dar como resultado una disminución del rendimiento (Steele y Aronson, 1995), comportamiento antisocial (Aquino y Douglas, 2003) y denigración dentro del grupo (Luksyte, Avery, y Yeo, 2015; Marques, Yzerbyt, & Leyens, 1988; Roberson, Galvin, y Charles, 2008). Si bien la investigación ha examinado principalmente los antecedentes y los resultados de las amenazas de identidad, hasta hace poco, pocos estudios han examinado cómo las personas realmente responden a ellos. En su artículo, Jennifer Petriglieri (2011) teorizó seis respuestas que las personas pueden tener hacia las amenazas de identidad: derogación, ocultamiento, distinción positiva, salida de identidad, cambio de significado e importancia. Usando su trabajo como punto de partida, nuestra investigación descubrió tres respuestas adicionales a las amenazas de identidad: acción constructiva, ignorar y buscar ayuda.

Desde las elecciones presidenciales, varias fuentes han indicado que los crímenes de odio y el discurso de odio han aumentado (Yan, Sgueglia y Walker, 2016). Este desafortunado suceso sugeriría que las personas se encuentran teniendo que responder cada vez más a las amenazas de identidad social en su lugar de trabajo y en los entornos sociales. A continuación, detallaré las nueve formas más comunes en que las personas suelen responder a las amenazas de identidad social (Holmes et al., 2016; Petriglieri, 2011):

Derogación: un individuo se compromete a la derogación criticando o denunciando al atacante para mitigar la amenaza de identidad y desacreditar al atacante.

Ocultación: una respuesta de amenaza de ocultación se produce cuando uno trata de atenuar o esconder la identidad amenazada con la esperanza de que la visibilidad reducida de la identidad convenza al atacante de detener el comportamiento que amenaza la identidad.

Distintividad positiva: la respuesta más proactiva de protección de identidad, distinción positiva, es cuando un individuo intenta cambiar la opinión del atacante sobre la identidad amenazada argumentando las virtudes de la identidad.

Salida de identidad: esta es la respuesta de amenaza más desafiante que se debe emprender ya que requiere que un individuo descarte completamente su afiliación con la identidad amenazada.

Cambio de significado: al usar esta respuesta de amenaza, las personas amenazadas cambian cognitivamente su percepción de lo que la identidad significa para ellos.

Cambio de importancia: al utilizar esta respuesta de amenaza, los individuos cambian cognitivamente la importancia de su identidad (Petriglieri, 2011).

Acción constructiva: acción constructiva es cuando un individuo intenta superar una amenaza de identidad al participar en lo que él o ella percibe como un comportamiento productivo, pero no aborda directamente la identidad amenazada.

Ignorar: a pesar del hecho de que las personas se dan cuenta de que se producen amenazas de identidad social, nuestra investigación destacó sistemáticamente que algunas personas eligen ignorarlas. Por ejemplo, un participante en nuestro estudio afirmó que "escuchó por casualidad a un grupo de colegas no pertenecientes a minorías que usaba humor que estaba ligeramente intercalado con epítetos ofensivos basados ​​en la raza". El participante se sintió impotente para actuar como dijo, "Trabajando como uno de los pocos". minorías en la compañía, no había mucho que pudiera hacer. Desafortunadamente, yo, más o menos, lo vi como una proposición de "perder-perder". Nos reveló que poco después, dejó la compañía. Encontramos otros 13 casos en los que los participantes consideraron que ignorar la amenaza de identidad era la respuesta más adecuada que podían realizar en ese momento en particular. Curiosamente, muchos de ellos admitieron que estaban un poco insatisfechos con ellos mismos cuando usaron esta táctica de respuesta, ya que la consideraban como un "momento de enseñanza perdido".

Buscar ayuda: la táctica de respuesta final que descubrimos que las personas involucradas era buscar ayuda de otros, a menudo alguien en un puesto de autoridad. En algunos casos, se eligió esta respuesta porque el participante no sabía exactamente quién había iniciado la amenaza de identidad, pero en otros casos, la víctima podía enfrentarse al iniciador de la amenaza, pero en cambio decidió evitar interacciones directas con ellos y acudió a alguien de lo contrario, quién podría ayudarlos a lidiar con la situación.

Si bien nuestra investigación reveló que los participantes de nuestro estudio identificaron compañeros de trabajo / colegas como la fuente de la mayoría de sus experiencias con amenazas de identidad social, curiosamente, también revelaron que las amenazas de identidad fueron perpetradas por miembros de la familia, amigos y conocidos. Desafortunadamente, más de la mitad posiblemente fueron amenazas recurrentes mientras que el resto fueron amenazas ocasionales. A pesar de que la teoría sugiere específicamente que algunas respuestas de amenaza de identidad deberían llevar al mantenimiento o eliminación de amenazas de identidad (Petriglieri, 2011), nuestra investigación encontró que las amenazas de identidad eran más o menos similares a eliminar en nuestra muestra de narraciones. Además, nuestros hallazgos sugieren que la mayoría de las tácticas de respuesta a las amenazas de identidad (con la excepción del cambio de importancia y el cambio de significado) están asociadas tanto con el mantenimiento como con la eliminación de las amenazas de identidad. Como resultado, el tipo de táctica de respuesta a amenazas que usa un individuo para mitigar la amenaza de identidad no parece determinar el resultado. Sin embargo, dentro de nuestras narrativas de muestra, encontramos derogación y acción constructiva para que la amenaza sea eliminada, mientras que el ignorar usualmente resulta en la amenaza mantenida. Tomados en conjunto, nuestros hallazgos sugieren que las respuestas a las amenazas de identidad y sus resultados son fenómenos altamente individualizados que están fuertemente influenciados por factores específicos del contexto (Johns, 2006). Como tal, es mi consejo comenzar con los diferentes tipos de respuestas de amenazas de protección de identidad y ver cuáles funcionan mejor para eliminar las amenazas de identidad en sus situaciones particulares. Para obtener más información sobre nuestro estudio, haga clic aquí.

Referencias

Aquino, K., y Douglas, S. (2003). Amenaza de identidad y comportamiento antisocial en las organizaciones: los efectos moderadores de las diferencias individuales, el modelado agresivo y el estado jerárquico. Comportamiento Organizacional y Procesos de Decisión Humana, 90 (1), 195-208. http://doi.org/10.1016/S0749-5978(02)00517-4

Ellemers, N., Spears, R., y Doosje, B. (2002). Identidad personal y social Annual Review of Psychology, 53, 161-186. http://doi.org/10.1146/annurev.psych.53.100901.135228

Holmes IV, O., Whitman, MV, Campbell, KS y Johnson, DE (2016). Explorando la respuesta a la amenaza de identidad social. Igualdad, diversidad e inclusión: An International Journal, 35 (3), 205-220. http://doi.org/10.1108/EDI-08-2015-0068

Johns, G. (2006). El impacto esencial del contexto en el comportamiento organizacional. Academy of Management Review, 31 (2), 386-408.

Luksyte, A., Avery, DR, y Yeo, G. (2015). Es peor cuando lo haces: examinando los efectos interactivos del presentismo del compañero de trabajo y la similitud demográfica. Revista de Psicología Aplicada. http://doi.org/10.1037/a0038755

Marques, JM, Yzerbyt, VY, y Leyens, J. (1988). El "Efecto Black Sheep": Extremidad de los juicios hacia los miembros del endogrupo en función de la identificación grupal. Revista Europea de Psicología Social, 18, 1-16.

Petriglieri, JL (2011). Bajo amenaza: respuestas y consecuencias de las amenazas a las identidades de las personas. Academy of Management Review, 36 (4), 641-662.

Roberson, L., Galvin, B., y Charles, AC (2008). Cuando las identidades de grupo importan: parcialidad en la evaluación del desempeño. Academy of Management Annals, 1, 617-650.

Roberts, LM (2005). Cambio de rostros: construcción de imágenes profesionales en diversos entornos organizacionales. Academy of Management Review, 30 (4), 685-711.

Steele, CM, y Aronson, J. (1995). Amenaza de estereotipo y el rendimiento de la prueba intelectual de los afroamericanos. Revista de Personalidad y Psicología Social, 69 (5), 797-811.

Sykes, GM, y Matza, D. (1957). Técnicas de neutralización: una teoría de la delincuencia. American Sociological Review, 22 (6), 664-670.

Tajfel, H. y Turner, JC (1986). La teoría de la identidad social del comportamiento intergrupal. En S. Worchel & WG Austin (Eds.), Psicología de las relaciones intergrupales (pp. 7-24). Chicago, IL: Nelson-Hall.

Yan, H., Sgueglia, K., y Walker, K. (2016). "Make America White Again": Odio discurso y crímenes después de la elección. Recuperado el 13 de marzo de 2017, de http://www.cnn.com/2016/11/10/us/post-election-hate-crimes-and-fears-trnd/

Related of "9 maneras de responder a las amenazas de identidad social"