7 Mitos sobre la felicidad Necesitamos dejar de creer

Casi todos nosotros compren lo que llamo los mitos de la felicidad: creencias de que ciertos logros adultos (matrimonio, hijos, trabajo, riqueza) nos harán felices para siempre y que ciertas fallas o adversidades de adultos (problemas de salud, divorcio, luchas financieras) haznos infelices para siempre La investigación abrumadora, sin embargo, revela que no hay una fórmula mágica para la felicidad y no hay un curso seguro hacia la miseria. En lugar de brindar felicidad duradera o miseria en sí mismos, los momentos importantes de la vida y la crisis pueden ser oportunidades de renovación, crecimiento o cambio significativo. Es la forma de saludar estos momentos lo que realmente importa:

1. "Seré feliz cuando esté casado con la persona adecuada"

Uno de los mitos más penetrantes de la felicidad es la idea de que seremos felices cuando encontremos a esa pareja romántica perfecta, cuando decimos "Sí, quiero". La falsa promesa no es que el matrimonio no nos haga felices. Para la gran mayoría de las personas, lo hará. El problema es que el matrimonio -incluso cuando inicialmente satisface perfectamente- no nos hará tan intensamente felices (o por tanto tiempo) como creemos que sucederá. De hecho, los estudios muestran que el impulso de felicidad del matrimonio dura un promedio de solo dos años. Lamentablemente, cuando esos dos años terminan y cumplir nuestra meta de encontrar la idea de que el socio no nos haya hecho tan felices como esperábamos, a menudo sentimos que debe haber algo mal con nosotros o debemos ser los únicos en sentirnos así.

Chamille White / Shutterstock

2. "No puedo ser feliz cuando mi relación se ha desmoronado"

Cuando una relación comprometida se desmorona, nuestra reacción a menudo es gigante. El miedo al divorcio es especialmente agudo: creemos que nunca más podremos ser felices, que nuestra vida tal como la conocemos ha terminado. Sin embargo, las personas son extraordinariamente resistentes, y la investigación muestra que el punto más bajo de la felicidad ocurre un par de años antes del divorcio. Tan pronto como cuatro años después del rompimiento de un matrimonio en problemas, las personas son significativamente más felices de lo que alguna vez fueron durante la unión.

3. "Necesito un compañero para ser feliz"

Muchos de nosotros estamos seguros de que no tener pareja nos haría miserables para siempre. Sin embargo, múltiples estudios muestran que las personas solteras no son menos felices que las casadas, y que los solteros se han encontrado para disfrutar de una gran felicidad y significado en otras relaciones y búsquedas. Desafortunadamente, creer en este mito puede ser tóxico: no reconocer el poder de la resiliencia y las recompensas de la soltería (como pasar más tiempo con amigos o participar en proyectos y aventuras solos) puede llevarnos a conformarnos con un encuentro romántico pobre.

4. "Landing My Dream Job me hará feliz"

En la raíz de este mito de la felicidad está la idea errónea de que, aunque no estamos contentos ahora, seguramente seremos felices cuando la tierra tenga el trabajo soñado. Nos encontramos con un problema, sin embargo, cuando adquirir ese trabajo aparentemente perfecto no nos hace tan felices como esperábamos y cuando esa felicidad es muy breve. Lo que explica esta experiencia desagradable es el proceso inexorable de adaptación hedónica, a saber, el hecho de que los seres humanos tienen la notable capacidad de habituarse o acostumbrarse a la mayoría de los cambios de la vida. Desafortunadamente, si estamos convencidos de que cierto tipo de trabajo nos haría felices (y no es así), entonces, si no comprendemos el poder de la adaptación hedónica, podemos obligarnos a descartar carreras perfectamente buenas. Por lo tanto, un primer paso fundamental es comprender que todos se habitúan a la novedad, la emoción y los desafíos de un nuevo trabajo o empresa. Esta nueva conciencia nos sugerirá una explicación alternativa para nuestro malestar ocupacional. A saber, puede no haber nada de malo en el trabajo o con nuestra motivación o con nuestra ética de trabajo. El hecho puede ser que simplemente estamos experimentando un proceso natural, demasiado humano.

5. "Seré feliz cuando sea rico y tenga éxito"

Muchos de nosotros creemos fervientemente que, si no estamos contentos ahora, nos alegraremos cuando finalmente lo hayamos logrado, cuando hayamos alcanzado un cierto nivel de prosperidad y éxito. Sin embargo, cuando esa felicidad resulta esquiva o de corta duración, capeamos las emociones mezcladas, la decepción e incluso la depresión. Cuando hemos logrado, al menos en papel, mucho de lo que siempre hemos querido lograr, la vida puede volverse aburrida e incluso vacía. Hay poco a la vuelta de la esquina que esperar. Muchas personas prósperas y exitosas no comprenden este proceso natural de adaptación, y pueden llegar a la conclusión de que necesitan aún más dinero para ser verdaderamente felices. No se dan cuenta de que la clave para comprar felicidad no está en el éxito que tenemos, sino en lo que hacemos con nuestro éxito; no es cuán alto es nuestro ingreso, sino cómo lo asignamos.

6. "Nunca me recuperaré de este diagnóstico"

Cuando nuestros peores temores sobre nuestra salud se hagan realidad, no podemos imaginarnos más allá de la etapa de llanto y desesperación. No podemos imaginarnos experimentar la felicidad nuevamente. Sin embargo, nuestras reacciones y presagios sobre este peor de los escenarios se rigen por uno de los mitos de la felicidad. Mucho se puede hacer frente a los resultados positivos de las pruebas para aumentar las posibilidades de que nuestro tiempo viviendo con la enfermedad no sea toda la miseria y la falta de propósito -de hecho, que puede ser un momento de crecimiento y significado- con cientos de estudios para fundamentarlo.

La ciencia muestra que tenemos el poder de decidir qué es y qué no es nuestra experiencia. Considere que durante cada minuto de su día, elige prestar atención a algunas cosas y opta por ignorar, pasar por alto, suprimir o retirarse de la mayoría de las otras cosas. Lo que eliges enfocarte se convierte en parte de tu vida y el resto se cae. Puede tener una enfermedad crónica, por ejemplo, y puede pasar la mayor parte de sus días pensando cómo ha arruinado su vida, o puede pasar los días concentrándose en su rutina de gimnasio, o conociendo a sus sobrinas, o conectándose a su lado espiritual Podemos cambiar nuestras vidas simplemente cambiando nuestras actitudes mentales.

7. "Los mejores años de mi vida han terminado"

Si somos jóvenes, de mediana edad o viejos, la gran mayoría de nosotros cree que la felicidad disminuye con la edad, cayendo cada vez más con cada década hasta que lleguemos a ese punto en el que nuestras vidas se caracterizan por la tristeza y la pérdida. Por lo tanto, podemos sorprendernos al descubrir lo que la investigación confirma de manera concluyente: que muchos de nosotros no podríamos estar más lejos de la verdad cuando concluimos que nuestros mejores años nos han dejado atrás. Las personas mayores son más felices y están más satisfechas con sus vidas que las personas más jóvenes; experimentan emociones más positivas y menos negativas, y su experiencia emocional es más estable y menos sensible a las vicisitudes de la negatividad y el estrés cotidianos.

Aunque todavía no está claro exactamente cuándo se produce el pico de bienestar: tres estudios recientes demostraron que el pico de la experiencia emocional positiva ocurrió a las edades de sesenta y cuatro, sesenta y cinco y setenta y nueve, respectivamente; lo que está muy claro es que los jóvenes y la adultez emergente no son los momentos más soleados de la vida.

¿Por qué es esto? Cuando comenzamos a reconocer que nuestros años son limitados, fundamentalmente cambiamos nuestra perspectiva sobre la vida. El horizonte de tiempo más corto nos motiva a estar más orientados al presente e invertir nuestro tiempo y esfuerzo (relativamente limitado) en las cosas de la vida que realmente importan. Entonces, por ejemplo, a medida que envejecemos, nuestras relaciones más significativas se vuelven una prioridad mucho más que conocer gente nueva o tomar riesgos; invertimos más en estas relaciones y descartamos aquellas que no son de gran ayuda. En cierto sentido, nos volvemos más sabios emocionalmente a medida que envejecemos.

Para obtener más detalles, y citas de teoría e investigación de apoyo, vea mi nuevo libro, Los mitos de la felicidad (Penguin Press).

Related of "7 Mitos sobre la felicidad Necesitamos dejar de creer"