7 historias que puedes contar invariablemente provocan ira

Cuando niños, la mayoría de nosotros disfrutamos historias, las que nos leen, así como las que nuestros cuidadores crean espontáneamente. Y, la mayoría de nosotros clamamos por ciertas historias para ser repetidas. Algunos sugieren que tal repetición ayuda a los niños a aprender el lenguaje, incluido el significado y el sonido de las palabras, así como su ritmo.

Otros proponen que la repetición de una historia proporciona al niño una sensación de seguridad y comodidad, la confiabilidad de saber de antemano lo que sucederá a continuación. Tal repetición puede ofrecer a los niños un sentido de organización en su mundo, un orden percibido que crea calma.

Como adultos, mantenemos de manera similar nuestra fascinación por las historias. Valoramos a algunos porque nos inspiran a ser una mejor persona. Otros revelan la profundidad y el alcance de la emoción humana y al hacerlo nos ayudan a sentirnos menos aislados. Algunos simplemente amplían nuestra conciencia de lo que significa ser humano, para bien o para mal.

Las historias pueden desempeñar un papel vital en la configuración de las pautas por las que vives. Esto es especialmente cierto en las historias que repetidamente se cuenta a sí mismo. Y, como un niño, puede derivar una sensación de seguridad a través de dicha repetición. Incluso como adulto, anhela experimentar la organización en su mundo y saber de antemano lo que sucederá a continuación.

He descubierto que esto es cierto a lo largo de mis años como médico ayudando a personas con una amplia variedad de problemas. Pero he dedicado gran parte de mi práctica ayudándolos a reconocer esas historias que los hacen vulnerables a la excitación por enojo.

Nuestras historias informan nuestras expectativas del mundo en general, de otros y de nosotros mismos. Y, el sufrimiento que está especialmente arraigado en la ira generalmente se basa en aferrarse demasiado rígidamente a las expectativas arraigadas en tales historias. Nuestras expectativas no solo influyen en cómo creemos que "deberían" ser las cosas, sino también en cómo "deberían haber sido".

Con respecto a la ira, con y sin conciencia, tales historias disminuyen nuestra capacidad de considerar evaluaciones alternativas de un evento potencialmente desencadenante de la ira. En consecuencia, limitan nuestros recursos para responder a las desafiantes realidades de la vida.

Estas historias están muy influenciadas por lo que he llegado a identificar como "lógica infantil", lógica que está excesivamente influenciada por nuestro cerebro emocional. Dicha lógica a menudo tiene lugar debajo del radar de nuestra conciencia. Con más fuerza informa cómo deseamos o esperamos que sean las cosas. Como tales, estas historias se pueden entender mejor como "fábulas", basadas en nuestras fantasías más preciadas de nuestro mundo y de nosotros mismos.

123RF Stock Photo/ivenlinradkov
Fuente: 123RF Foto / ivenlinradkov

1.

Identifiqué varios temas clave que pueden tener un gran impacto en tu ira. Tales historias moldean sus pensamientos, sentimientos, sensaciones físicas y comportamiento, todo con la certeza ciega de que, "por supuesto", así es como es y debe ser la vida.

A continuación hay una lista de estas historias, sus principales premisas y narrativas que definen con mayor precisión la condición humana.

1. Fable: No debería tener que sufrir.

Puede decirse a sí mismo que el sufrimiento es para otras personas. O bien, te dices a ti mismo que no deberías sufrir debido a tu especialidad, inteligencia, falta de sufrimiento en el pasado o la severidad del sufrimiento pasado.

Narrativa realista: Todos sufrimos.

El sufrimiento es parte de ser humano. Desafortunadamente, algunos de nosotros sufrimos más que otros. El desafío es identificar estrategias que puedan reducir mejor su sufrimiento.

2. Fábula: Merezco aferrarme a la ira por las heridas pasadas.

Esta historia implica que es útil abrazar la ira y ser peligroso dejarla ir.

Narrativa realista: soltar la ira puede ayudar a sanar mis viejas heridas.

Tiene perfecto sentido que el daño lleva a la ira. Y, comprensiblemente, puedo temer que seré vulnerable a las heridas si los dejo ir. Sin embargo, la curación de viejas heridas puede ayudarme a hacer espacio para una mayor realización de la vida, en el presente y en el futuro.

3. Fábula: no debería tener que estar frustrado. Las cosas deberían ser fáciles para mí.

Esta historia puede implicar que no mereces estar frustrado o que tienes defectos o "menos que" si te sientes frustrado.

Narrativa realista: la frustración es una parte natural de la vida.

La frustración puede surgir cuando experimento desafíos a mis metas e ideas sobre cómo creo que las cosas "deberían ser". Puedo desarrollar tolerancia a la frustración, en parte, al aceptarla. Además, puedo ser consciente de identificar cuándo sus expectativas poco realistas fomentan tal frustración.

4. Fábula: la vida es (o debería ser) justa.

Esta es una secuela de la historia que no deberías tener que sufrir.

Narrativa realista: la vida simplemente es, y a veces puede no ser justa.

Las personas buenas le pasan cosas malas y hasta las personas malas pueden pasar cosas buenas. Puedo tomar medidas asertivamente para tratar de aumentar la justicia en mi vida: en mis relaciones personales, en el trabajo o como ciudadano.

5. Fábula: no debería cometer errores. Soy débil, imperfecto o ignorante si lo hago.

Narrativa realista: cometer errores es parte del ser humano.

Solo podría esforzarme por hacer lo mejor que pueda y tratar de reconocer y superar las barreras que interfieren en hacerlo. Luchar por la perfección es muy diferente de sentirse obligado a ser perfecto. Necesito recordarme a mí mismo que todos cometemos errores, a veces porque no tenemos suficiente información, hemos reducido la atención o carecemos de habilidades específicas.

6. Fábula: necesito que todos me amen y me respeten.

Una parte de esta historia puede incluir la creencia de que debe complacer a todos o sufrirá mucho si no puede lograr este objetivo.

Narrativa realista: necesito un poco de amor y deseo respeto.

Necesito un poco de amor, de mí mismo y en mis relaciones más íntimas. Aunque me importa lo que las personas piensen de mí, no puedo, ni debo hacerlo, complacer a todos. De hecho, cuanto más soy sincero conmigo mismo, invariablemente puedo decepcionar a algunas personas.

Reconozco que se gana el respeto y lo deseo más de aquellos que son importantes para mí, tanto en mis relaciones personales como en el lugar de trabajo.

7. Fable: si hago buenas obras, siempre me vendrá bien. (Esto se puede considerar un capítulo de la historia "La vida es justa").

Narrativa realista: Hacer buenas acciones puede aumentar la probabilidad de que el bien venga en mi dirección.

Pude saborear el bien porque eso es lo que valoro y me hace sentir bien hacerlo. Y, podría desear o desear que viniera en mi camino, pero puede o no suceder.

Hágase las siguientes preguntas con respecto a sus historias:

1. ¿Qué tan rígidamente tienes en cada una de estas historias?

2. ¿Hasta qué punto cada historia te hace vulnerable a la excitación por enojo?

3. ¿En qué medida desea revisar alguna de sus historias?

La autorreflexión con respecto a tales fábulas le ofrece un camino para cultivar con atención las historias que reflejan en quién desea convertirse. Revisar y revisar estas fábulas es un enfoque poderoso y esencial para cultivar una ira saludable.

Related of "7 historias que puedes contar invariablemente provocan ira"