7 Consecuencias de culpar a otros por cómo manejamos la ira

Culpar a otros puede funcionar a corto plazo, pero es poderosamente desempoderado.

“Si ella no dijera que no la habría golpeado”. “¡Si él no me interrumpiera, nunca lo habría perseguido!” “Mi padre es el culpable de mis problemas con la ira”.

Estos son solo algunos ejemplos de comentarios que he escuchado a lo largo de los años, hechos por personas que culparon a otros para justificar su enojo y cómo lo expresaron. En el primero, un esposo de treinta y dos años, casado solo por dos años, agredió a su esposa bajo la influencia del alcohol. Golpeó a su esposa después de que ella amenazara con divorciarse de él y asegurarse de que sufriera financieramente. Su agresión fue una reacción a su ira, rabia que enmascaró sus sentimientos de impotencia, dolor y pérdida anticipada. A pesar de las discusiones que se habían intensificado en el año anterior, no pudo reconocer honestamente que él y su esposa eran incompatibles.

El segundo ejemplo fue la reacción de un conductor a ser cortado por otro conductor. Experimentó este evento como un ataque personal. La acción provocó intensos sentimientos de insulto, sentimientos que ya existían mucho antes de que ocurriera el incidente, que se sintieron devaluados y faltos de respeto, y que se sintieron “menos que” e invisibles.

El tercer comentario es uno que escuché de personas que culpan a sus padres por la forma en que manejan su enojo cuando son adultos. Podrían ubicar el modelado que observaron o experimentaron de primera mano. A veces, sugieren que su rapidez para enojarse e incluso cómo manejan la ira se heredaron.

En cada escenario, estos individuos niegan su responsabilidad por su comportamiento. Se presentan a sí mismos como impotentes en sus acciones y, a menudo, incapaces de cambiar. Los detalles de cómo culparon a otros por su enojo son diferentes. Sin embargo, en cada situación, estos individuos no reconocieron que su tendencia a culpar a otros solo fortalecía su impotencia percibida y, a su vez, su probabilidad de culpar a otros.

Una cosa es sugerir que un evento contribuyó a desencadenar nuestra ira. Es un tema completamente diferente sugerir que otros son responsables de nuestros sentimientos, su intensidad y cómo los manejamos.

Orígenes de culpar a los demás.

Al igual que muchos de nuestros hábitos, la tendencia a culpar a otros puede atribuirse a nuestro desarrollo temprano. Algunos de nosotros hemos aprendido esta estrategia al observar a los padres que la modelaron. Otros pueden haber sido intensamente avergonzados o castigados al admitir la responsabilidad por algo que salió mal o por cometer errores. Quizás nunca hemos desarrollado la capacidad de calmarse para lidiar con nuestros sentimientos, especialmente el poderoso impacto de la vergüenza, en relación con nuestros sentimientos o nuestro comportamiento.

Culpar a otros por nuestra ira, ya sea como individuos o países, se remonta a la historia. Puede deberse, en parte, a nuestra necesidad de vernos a nosotros mismos como mejores de lo que realmente somos y como no ser defectuosos. Nos puede ayudar a justificar acciones basadas en sentimientos que consideramos débiles, impulsivos o inapropiados. Como individuos o países, podemos justificar nuestras acciones al evitar la conciencia de nuestros defectos.

Función de culpar a otros

Al igual que con la ira destructiva en general, culpar a los demás por cómo manejamos la ira es una estrategia defensiva que nos ayuda a evitar reconocer y experimentar sentimientos difíciles y desafiantes, como la vergüenza, la culpa, el dolor, la decepción, la tristeza y los sentimientos de insuficiencia o impotencia. Culpar es como otros mecanismos de defensa formal: una estrategia de engaño que utilizamos para ayudar a preservar nuestra autoestima. Abarca un intento de rechazar sentimientos que consideramos demasiado incómodos o parte de nosotros mismos que crean en nosotros un sentimiento de vergüenza. La culpa, especialmente con respecto a la ira, también refleja el desconocimiento de nuestra responsabilidad por nuestro propio comportamiento.

Culpar a los demás puede considerarse como “evitar la culpa” y, como todos los mecanismos de defensa, puede considerarse otra forma de “evitación emocional”, evitando la experiencia de sentimientos incómodos y poderosos. Además, la recompensa por culpar a otros por la forma en que expresamos la ira es la mejora de nuestro sentido de ser “correcto”, “perfecto” o “justificado” en nuestras acciones.

 fuzzbones/123rf

La postura de culpa.

Fuente: fuzzbones / 123rf

Para muchas personas con enojo crónico, la culpa se usa con demasiada frecuencia, no solo con respecto a cómo expresan el enojo sino también en otras áreas de sus vidas. Culpar a otros puede ayudarlos a salvar la cara cuando se sienten a sí mismos como teniendo debilidades, defectos o errores.

Consecuencias de culpar a otros por cómo manejamos la ira.

1. Culpar a los demás por la forma en que manejamos la ira, interfiere en última instancia con experimentar la autoestima verdadera y el poder genuino. Cada vez que culpamos a otros por nuestras acciones, disminuimos nuestro poder y aumentamos nuestro sentido de victimismo. Y cuando nos percibimos como una víctima, sin saberlo, fomentamos sentimientos de impotencia, impotencia y pesimismo, todo lo cual puede aumentar nuestra propensión a la excitación de la ira.

Culpar a los demás niega nuestra autonomía, nuestra agencia libre para tomar decisiones. En el proceso, experimentamos libertad disminuida. De esta manera, culpar nos lleva a un cultivo de victimismo que aumenta la probabilidad de enojo.

2. También se puede considerar que culpar a los demás se deriva de la dependencia y contribuye a ella. Asumir la responsabilidad por nosotros mismos no siempre es fácil. Asumir la responsabilidad por nosotros mismos puede despertar ansiedad. Puede aumentar nuestra sensación de estar solo y confundido con respecto a las decisiones que tomamos en nuestras vidas. Es el tipo de ansiedad que nos impulsa a muchos a buscar una distracción, incluso culpar a otros por cómo vivimos nuestras vidas.

3. Culpar a los demás nos distrae de la tarea constructiva pero difícil de la auto-reflexión. Esto tiene sentido. Sin embargo, aunque la auto-reflexión puede ser incómoda, es un componente esencial para asumir la responsabilidad por nosotros mismos. Culpar a otros restringe nuestro sentido de elección mientras que la auto-reflexión lo expande. A través de la auto-reflexión, definimos más claramente nuestros deseos y cómo satisfacerlos de manera constructiva. Desarrollamos una conexión con nosotros mismos que informa las decisiones que tomamos con respecto a nuestras vidas.

4. Por sí mismo, y al disminuir la apertura a la reflexión, culpar a otros contribuye a los sentimientos de impotencia e impotencia. Esto puede llevar no solo a la ira, sino también a la depresión. En los últimos años, la ira de los adultos, especialmente la de los hombres, ha sido reconocida cada vez más como un signo de su depresión. Como tal, aunque culpar a otros puede derivarse, en parte, de la depresión, solo exacerba aún más los sentimientos de impotencia e impotencia asociados con la depresión.

5. Culpar a otros puede reflejar el pensamiento global. Este es el caso cuando los individuos culpan con enojo a todo un grupo de personas, que se dirigen a los individuos por su origen étnico, religión, raza o sexualidad, por todas las principales dificultades en sus vidas. Tal chivo expiatorio refleja una perspectiva global que aumenta aún más nuestra reactividad y sensación de impotencia. Fomenta una renuncia masiva a la responsabilidad que puede impulsar aún más la justificación de la agresión. Además, engendra una demonización de otros que apoya la deshumanización de ellos.

6. Culpar a los demás por nuestra ira y cómo lo manejamos nos roba la oportunidad de desarrollar resiliencia para manejar mejor los desafíos de la vida. Cada vez que culpamos a los demás por la forma en que manejamos la ira, hacemos que sea mucho más difícil examinar las formas en que nos encontramos a nuestra manera. Y, en el proceso, nos alejamos más de la satisfacción real de nuestros deseos clave. Cada vez que culpamos a los demás por nuestra ira, perdemos una oportunidad de crecimiento personal.

7. Culpar lleva a culpar. La investigación del cerebro enfatiza cada vez más que cuanto más frecuentemente tenemos ciertos pensamientos y comportamientos, más fuertemente se incrustan en las vías neuronales de nuestro cerebro. En consecuencia, por ejemplo, con respecto a las situaciones que provocan la ira, cuanto más frecuentemente culpamos a los demás por cómo reaccionamos, es más probable que sigamos haciéndolo. Y cuanto más respondemos agresivamente, más agresión se convierte en la reacción de “ir a”.

Cultivar la compasión como un antídoto a la culpa.

La vida es desafiante y todos experimentamos cierto grado de sufrimiento. Tenemos debilidades y defectos y cometemos errores. Esto es lo que significa ser humano. Como tal, cultivar la autocompasión ofrece un antídoto para culpar a los demás. Abarca aprender a aceptar plenamente nuestra humanidad. La autocompasión nos ayuda a reconocer y aceptar nuestros pensamientos y sentimientos con curiosidad en lugar de juicio. Es compatible con nuestra capacidad de responder para sentarnos y reconocer nuestro dolor en lugar de minimizarlo, negarlo o reprimirlo. Nos ayuda a aceptar todas las partes de nosotros mismos en lugar de actuar de manera que los rechacemos.

Además, cultivar la compasión implica evocar nuestra sabiduría para ser conscientes de lo que es lo mejor para nosotros. Nos ayuda a participar en la auto-reflexión, que es esencial para conectarnos más profundamente con nosotros, una tarea esencial que nos ayuda a identificar quiénes somos y en quién queremos convertirnos. Consiste en volverse hacia adentro, especialmente durante el sufrimiento, preguntar y definir qué podemos hacer para ayudarnos a nosotros mismos, de la manera más constructiva para nosotros. Tal compasión apoya aún más nuestra capacidad de participar en la soledad, un estado del ser que permite la reflexión y aumenta nuestra conciencia de sí mismo.

Algunos pasos específicos para reducir su tendencia a culpar a otros.

1. Reconocerlo cuando ocurre.

2. Reflexiona sobre el propósito que te sirve. ¿Qué sentimientos estás tratando de evitar?

3. Cultive una mayor autocompasión para reconocer que ser humano implica cometer errores, tener defectos y debilidades.

4 Reconozca cómo su tendencia al pensamiento global contribuye a culpar.

5. Busca tu contribución a tu sufrimiento.

6. Identifique lo que podría hacer para abordar de manera más constructiva su sufrimiento.

7. Experimentar con ser vulnerable.

8. Cultive una comunicación asertiva que enfatice cómo lo impactó una acción en lugar de cómo alguien lo hizo sentir.

9. Sea consciente de cualquier conversación o crítica negativa que experimente al leer estas sugerencias. Determine cómo ciertos miedos pueden contribuir a esta reacción.

Disminuir su tendencia a culpar a otros por la forma en que maneja la ira puede haberle brindado protección contra algunos sentimientos muy incómodos. Como tal, puede ser una predisposición a largo plazo, que refleja un hábito en su pensamiento, sentimiento y comportamiento. Estos hábitos pueden ser cambiados. Sin embargo, tener una mezcla de motivaciones y sentimientos acerca de dicho cambio es parte de abandonar cualquier defensa protectora. Dado que estas tendencias son hábitos establecidos, es posible que necesite ayuda profesional para abordarlo.

Reducir nuestra tendencia a culpar puede ser vigorizante. El proceso nos ayuda a recuperar la energía mental que se gastaría en tratar de huir de reconocer nuestro paisaje interno. Pero al participar en el proceso, vivimos una vida que permite una mayor elección y agencia a medida que desarrollamos la capacidad de recuperación para enfrentar los desafíos más difíciles de la vida, ya sea en nuestras relaciones, en las actividades diarias o en nuestro pasado.

  • Cómo ser más juguetón con tu pareja
  • ¿Desconcertado? Aquí está cómo superarlo rápidamente
  • Palabras Prohibidas: Salud Sexual
  • ¿Los introvertidos son mejores amigos que los extrovertidos?
  • Cómo encontrar la inspiración
  • ¿Es el amor incondicional realmente posible?
  • ¿Qué debe darle a su esposo para el día del padre?
  • Nuestra visión sesgada de sesgo
  • Hay espacio para el racismo en este país
  • La decepción duele ¿Qué puedes hacer al respecto?
  • ¿Donald Trump es incapaz de ser presidente?
  • ¿Quién es responsable de tu felicidad?
  • Estar soltero en 2018: ¿Qué pasó?
  • Los 3 hábitos más tóxicos de los abusadores emocionales
  • La belleza en la enfermedad mental
  • El perfeccionismo y la mujer embarazada, parte 3
  • 7 pasos para cambiar tus respuestas narcisistas
  • Proporcionar un enfoque de todo el cerebro para tratar el daño a sí mismo
  • Aprovecha el día, Semilla mañana: Conversaciones con los padres
  • TCC instantánea: la forma más sencilla de desafiar los pensamientos negativos
  • La auto-compasión reduce el estado de ánimo negativo con el tiempo
  • ¿Estás avergonzado de cómo te sientes?
  • ¿Viviremos en una “nación vergonzosa” en 2019?
  • Recordando la civilidad: una reflexión del siglo XXI
  • ¿Eres un 'narcisista cotidiano'?
  • La verdad sobre el TDAH y las mentiras que la acompañan
  • Salir de su zona de confort
  • ¿Qué es la ansiedad?
  • ¿Eras un niño intenso?
  • Lo que los datos nos dicen sobre las vidas sexuales "normales"
  • Cómo sobrevivir a una madre narcisista
  • La salvación: convertirse en mí
  • Empoderando a nuestras chicas: ser parte de la solución #MeToo
  • Dejar de fumar prematuramente
  • 6 consejos para mantener tu resolución de año nuevo
  • Cómo detener las profecías de fracaso autocumplidas