500 o 5,000 trabajos perdidos: todo nos importa

Incrustar desde Getty Images

En las últimas semanas, Walmart anunció planes para agregar 10,000 nuevos empleos, General Motors anunció planes para agregar 7,000 nuevos empleos, y Sprint anunció planes para agregar 5,000 nuevos empleos. Al mismo tiempo, American Apparel anunció planes para despedir a 2.400 empleados, General Motors anunció planes de despedir a 2.000 trabajadores (unos 2.000 diferentes a los 7.000 que planean agregar), y Carnival Corp anunció planes de despedir a unos 200 trabajadores. Dejando a un lado quién o qué es responsable de estas ganancias y pérdidas laborales, una cosa está clara: la creación y la pérdida de empleos son una gran noticia. El problema, sin embargo, es que todos estos eventos se caracterizan de la misma manera, independientemente de cuántos empleos se obtengan o pierdan. Es decir, los medios noticiosos informan, y percibimos, una ganancia de 5,000 trabajos casi igual a una ganancia de 10,000. En otras palabras, aunque la cantidad de empleos ganados o perdidos varía según la empresa y el tiempo, tendemos a ser insensibles a la magnitud de esos cambios. Agregar 10 000 puestos de trabajo debería verse como mucho más triunfal que agregar 5 000, y sin embargo, como seres humanos, tenemos muchas dificultades para hacer ese tipo de distinción.

Esta insensibilidad al alcance ha sido bien documentada en la literatura de psicología (por ej. Hsee y Rottenstreich 2004) con la idea básica de que las personas son generalmente menos sensibles a las diferencias en las magnitudes de los valores de lo que debería ser. A pesar de que 10,000 es el doble de 5,000, cuando subjetivamente evaluamos qué tan diferentes son esos números, tendemos a pensar que 10,000 solo es direccionalmente más grande que 5,000, pero no es mucho más grande. En el contexto de la creación y pérdida de empleos, es fácil imaginar cómo esta insensibilidad al alcance podría llevar a situaciones extrañas y contraproducentes. Por ejemplo, cuando una fábrica se cierra, los trabajos de encofrado, la gente puede considerar alejarse de esa ubicación por temor a que la economía local pueda sufrir. Esta percepción es probable que aparezca si el cierre de la fábrica resultó en 500 o 5,000 despidos, a pesar de que el primero es probablemente un pequeño golpe en la economía local, mientras que el último puede significar problemas reales en el futuro. Debido a que no solemos notar el tamaño de la diferencia entre estos valores, nuestros juicios sobre lo que significan para la empresa que realiza la contratación o el despido, y la región en la que se ubican estas empresas, pueden ser lamentablemente inexactos.

Para probar más esta idea, realicé un experimento simple a principios de esta semana en el que pedí a aproximadamente 100 participantes que leyeran una noticia inventada sobre una empresa que planea agregar empleos o despedir trabajadores en el futuro cercano. También varié si la historia escribió sobre un cambio en 500 o 5,000 trabajos. Esto dio lugar a cuatro versiones sobre las cuales los participantes fueron asignados aleatoriamente para leer: una ganancia de 500 empleos, una ganancia de 5,000 empleos, una pérdida de 500 empleos y una pérdida de 5,000 empleos. Luego les pedí que evaluaran lo que pensaban que un cambio de trabajo así le haría a la economía local. El siguiente cuadro resume los resultados, pero el punto clave es el siguiente: cuando se pierden trabajos, ya sean 500 empleos o 5.000 puestos de trabajo, las personas tienden a pensar que ambas tendrán el mismo impacto en las perspectivas económicas de las personas en esa área. Sin embargo, cuando se obtienen empleos, las personas realmente perciben una diferencia entre 500 puestos de trabajo ganados y 5,000 puestos de trabajo ganados, aunque la diferencia percibida es bastante pequeña. En este experimento, el mayor aumento de trabajo es un 1.000% más grande que el aumento de trabajo más pequeño, y sin embargo, la diferencia en la percepción del impacto en la economía es solo ligeramente mayor en el primer caso. El punto clave aquí es que las personas son muy buenas para juzgar la dirección de un efecto (las ganancias son buenas, pero las pérdidas de empleo son malas), pero no somos muy buenos juzgando las diferencias en el alcance (se ven 500 empleos perdidos sobre el lo mismo que 5,000 empleos perdidos).

Jeff Galak
Fuente: Jeff Galak

Sin duda, es probable que veamos más noticias sobre la creación de empleo y la pérdida en los próximos meses y años. Lo que es importante entender es que no todas las historias deben tratarse de la misma manera. Es importante para nosotros, como consumidores de dicha información, apreciar que las diferencias de magnitud no solo existen, sino que son importantes. Después de todo, si queremos obtener una buena apreciación de lo bien que está funcionando nuestra economía, no solo importa que se agreguen o quiten empleos, sino también cuántos empleos se agregan o quitan. Si nos damos cuenta de que estamos sujetos a tal insensibilidad de alcance, podemos ser un poco más precisos en nuestra evaluación de las perspectivas económicas de los empleadores, los barrios, las regiones e incluso nuestro país en general.

Related of "500 o 5,000 trabajos perdidos: todo nos importa"