5 maneras de salir de la trampa de la indecisión

Todos los días, te enfrentas con una decisión tras otra. Cuando sale de su casa por la mañana, ha tomado quizás hasta 100 decisiones: cuándo levantarse, qué desayunar o qué llevar, qué ropa usar, qué zapatos, qué abrigo, si tomar un paraguas … La lista sigue y sigue. Si cada decisión requería un minuto, agregaría casi dos horas a su rutina diaria. Y esto es incluso antes de que hayas salido por la puerta.

Algunas decisiones, sin duda, son automáticas. Es posible que tenga lo mismo para el desayuno todos los días, use casi la misma ropa que usa, y tome la misma ruta a la oficina o a la escuela. Obviamente, también puede tomar decisiones un día antes de cuando realmente necesita actuar sobre ellas, pero aún pueden ser de naturaleza automática o prolongada.

En algunos casos, ni siquiera tomas la decisión por ti mismo, sino que la tomas para ti. Un miembro de la familia o un compañero de habitación puede ser el que resuelva sus preguntas sobre lo que debe usar a diario. También es posible que no tenga otra opción en el asunto cuando su jefe establece un código de vestimenta o le receta las tareas que debe completar cada día o adonde debe ir.

Tener autonomía en la toma de decisiones, como se puede ver en estos ejemplos, puede ser liberador o paralizante, dependiendo de cuánto valore la independencia. Si su pareja siempre le dice qué hacer, fácilmente puede comenzar a sentir que necesita un poco de espacio para respirar si su personalidad lo inclina a querer hacer las cosas por su cuenta.

Sabemos que tomar decisiones es parte de la llamada función ejecutiva llevada a cabo por la corteza prefrontal del cerebro. La capacidad de tomar decisiones significa que también debe ser capaz de ver el futuro, porque necesita ver las implicaciones de cada curso de acción que puede seguir. Incluso la planificación de su ruta a casa o al supermercado significa que debe prever dónde habrá más tráfico o cómo evitar los trenes abarrotados. Sin darte cuenta, estás pasando por un análisis de medios que te permite establecer tu meta en mente (llegar a algún lugar) y luego trabajar hacia atrás desde allí para embarcarte en tu ruta preferida.

La indecisión en sus asuntos cotidianos puede ser molesta y consumir mucho tiempo, pero estar atrapado en hacer movimientos profesionales puede costarle dinero. Estar indeciso, sin embargo, puede constituir una cualidad psicológica diferente. Annamaria Di Fabio y colegas (2013) de la Universidad de Florencia (Italia) distinguieron entre indecisión profesional e indecisión en una muestra de 361 estudiantes universitarios, examinando cómo ambos se relacionaban con la personalidad del neuroticismo (medida como baja estabilidad emocional).

La indecisión profesional es una etapa más o menos normal a través de la cual todos llegan en algún momento de la adolescencia o la adultez temprana. Según Di Fabio y sus colegas, la dificultad para tomar decisiones profesionales es "la regla general más que la excepción" (p.43). Sin embargo, la indecisión profesional es parte de un patrón más amplio en el que las personas se ven constantemente obstaculizadas en la toma de decisiones, una cualidad que afecta su capacidad para decidir sobre una carrera.

El neuroticismo, o su lado opuesto, la estabilidad emocional, puede afectar claramente la capacidad general de una persona para tomar decisiones. Cuando estás drogado con neuroticismo, estás constantemente ansioso por cometer errores y siempre te estás cuestionando. Además, en el contexto de las carreras, las personas pueden verse obstaculizadas en el proceso porque tienen una baja autoeficacia, lo que significa que no tienen confianza en su capacidad para tener éxito al hacer lo que necesitan para iniciar sus carreras. El tercer factor relacionado con la toma de decisiones de carrera, según el equipo italiano, es la inteligencia emocional o la capacidad de tener una idea de sus fortalezas y debilidades. Finalmente, contar con el apoyo social de amigos, familiares y mentores también puede facilitar el proceso de decisión profesional.

Para medir la indecisión, el equipo de Di Fabio usó una escala de 15 preguntas que incluía preguntas sobre si los encuestados están de acuerdo con afirmaciones como "Tengo dificultades para planificar mi tiempo libre", "Me pongo ansioso al tomar una decisión" y " parece que decidir sobre lo más trivial lleva mucho tiempo. "Sé honesto: ¿cómo responderías estas preguntas?

Aunque la personalidad desempeñó un papel en la predicción de la indecisión y la indecisión en la carrera (que a su vez estaban relacionadas entre sí), el equipo italiano informó que la inteligencia emocional era un factor aún más fuerte. Conocer sus fortalezas y debilidades puede ayudarlo a tomar importantes decisiones de vida, pero también puede guiarlo en su vida diaria.

Aplicando estos hallazgos a su vida cotidiana, parece que la falta de inteligencia emocional puede ser la más fuerte al causar que se quede estancado incluso en decisiones pequeñas. Debido a su importancia, analicemos sus 5 áreas principales, según lo medido en el estudio de Di Fabio con el cuestionario de inteligencia emocional Bar-On:

  1. Inteligencia intrapersonal : qué tan bien entiende sus propias emociones y sus fortalezas y debilidades, y puede comunicarle a los demás cómo se siente.
  2. Inteligencia interpersonal : qué tan consciente es de los sentimientos de los demás y qué tan bien puede mantener relaciones satisfactorias.
  3. Adaptabilidad: si puede hacer frente de manera flexible a los problemas cotidianos
  4. Manejo del estrés: ya sea ​​que pueda adaptarse adaptativamente a situaciones estresantes mientras administra sus emociones.
  5. Estado de ánimo general : si usted es generalmente optimista o pesimista en su punto de vista.

La buena noticia es que, como señalan Di Fabio y sus coautores, la inteligencia emocional se puede enseñar. Definitivamente es más difícil cambiar la personalidad, por lo que saber que puedes trabajar en tu inteligencia emocional para facilitar tu capacidad de toma de decisiones debería darte esperanza.

Para resumir, no tiene que estar atrapado con indecisión durante toda su vida. Identificar sus propias dificultades para tomar decisiones puede ser el primer paso hacia la construcción de las fortalezas internas que harán que sus decisiones sean menos angustiosas y, en última instancia, más satisfactorias.

Sígueme en Twitter @swhitbo para obtener actualizaciones diarias sobre psicología, salud y envejecimiento. Siéntase libre de unirse a mi grupo de Facebook, "Cumplimiento a cualquier edad", para analizar el blog de hoy o para hacer más preguntas sobre esta publicación.

Copyright Susan Krauss Whitbourne 2015

Referencias

Bar-On, R. (1997). El inventario de inteligencia emocional (Eq-I): manual técnico. Toronto, Canadá: sistemas de salud múltiple.

Di Fabio, A., Palazzeschi, L., Asulin-Peretz, L., y Gati, I. (2013). Indecisión de carrera versus indecisión: asociaciones con rasgos de personalidad e inteligencia emocional. Journal Of Career Assessment, 21 (1), 42-56. doi: 10.1177 / 1069072712454698

Related of "5 maneras de salir de la trampa de la indecisión"