5 consejos para establecer metas saludables

Según la investigación, no todos los objetivos son igualmente buenos para nosotros.

Pexels/Skitterphoto

Fuente: Pexels / Skitterphoto

Tómese un momento para pensar en un momento en el que estaba trabajando para alcanzar una meta. Es posible que haya experimentado una variedad de sentimientos. Si progresaste, probablemente te sentiste feliz o orgulloso. Si pensó que podría fallar, es posible que se haya sentido ansioso, frustrado o triste.

Nuestras emociones están íntimamente ligadas a nuestros objetivos. En un estudio, por ejemplo, los investigadores siguieron a casi doscientos estudiantes universitarios durante un año entero. Durante ese tiempo, los estudiantes completaron seis encuestas. Al comienzo de cada semestre, se les pidió que enumeraran ocho metas personales. A la mitad de cada semestre, se les pidió que calificaran cuánto progreso habían logrado en esos objetivos. Y, finalmente, al final de cada semestre, completaron pruebas de bienestar psicológico. No es sorprendente que cuanto mayor sea el progreso que lograron en sus metas, mayor será su bienestar psicológico.

Las metas son tan importantes para nuestra vida emocional que la investigación incluso muestra que el simple hecho de tenerlas se asocia con un mayor bienestar, ya sea que las logremos o no.

Pero, no cometa el error de pensar que todas las metas son igual de buenas para nosotros. Numerosos estudios muestran que algunos objetivos son mejores que otros. Aquí hay cinco consejos para establecer metas que lo prepararán para el éxito y la felicidad:

1. Nuestras metas deben ser importantes para nosotros.

Puede parecer casi demasiado obvio mencionar, pero las personas están más comprometidas con la búsqueda de objetivos que son personalmente importantes para ellos que los objetivos que no lo son. Esos objetivos no solo nos motivan más, sino que, cuando los alcanzamos, también nos llevan a sentimientos más positivos. A pesar de saber esto en un nivel superficial, muchos de nosotros pasamos la mayor parte de nuestro tiempo persiguiendo objetivos que no son personalmente importantes para nosotros, como completar tareas o lavar la ropa. No hay nada necesariamente insalubre en eso. Es bueno evitar consecuencias perjudiciales como ser despedido o no tener ropa limpia para usar. Pero vale la pena asegurarse de que al menos algunas de las metas en nuestras vidas sean realmente aquellas que nos interesan.

2. Nuestras metas no deberían ser demasiado fáciles ni demasiado difíciles.

Las personas reciben una patada emocional positiva más fuerte por lograr metas más difíciles que las más fáciles. Los objetivos difíciles también son más motivadores, lo que lleva a un mejor desempeño. En un estudio clásico, los investigadores siguieron a los mecanógrafos en una gran corporación durante diez semanas. Cada semana, a los mecanógrafos se les asignaron metas con respecto a la cantidad de líneas que deberían escribir, y se les asignaron metas más ambiciosas que otras. Según los resultados, cuanto más difíciles eran los objetivos, mejor hacían los mecanógrafos.

Por supuesto, los objetivos difíciles solo son motivadores hasta cierto punto. Cuando un objetivo es demasiado difícil, esto socava la motivación. Si te asignaran a leer la portada de Jane Austin’s Pride and Prejudice (o cualquier otro libro de 300 páginas) en 10 minutos, probablemente no te sentirías muy motivado para intentarlo, incluso si pudieras ganar mil dólares por hacerlo. asi que. Sin embargo, si le ofrecieron la misma recompensa por terminar el libro en una semana, es posible que se sienta más entusiasta. Por esta razón, los objetivos más motivadores son lo que los psicólogos denominan “objetivos de estiramiento”, aquellos que son lo suficientemente difíciles como para ser un tramo, pero no tan difíciles como para que parezcan inalcanzables. Afortunadamente, casi cualquier objetivo se puede convertir en un objetivo extenuante simplemente ajustando detalles como la rapidez o la exhaustividad con la que esperamos lograrlo.

3. Nuestras metas deben involucrar lograr algo, no evitar algo.

Algunas metas involucran alcanzar, lograr o aumentar algo, mientras que otras involucran evitar, detener o reducir algo. Todos hemos tenido ambos tipos de objetivos. Si alguna vez ha intentado perder peso o dejar de fumar, ha tenido objetivos de evitación.

Dependiendo de cómo elijamos enmarcarlos, muchos objetivos pueden establecerse de manera orientada a la evitación o al enfoque. Podríamos esforzarnos por “evitar estar solos” o por “hacer amigos“, por ejemplo. Las personas que habitualmente enmarcan sus metas en formas orientadas hacia el enfoque tienden a ser más exitosas en lograrlas que aquellas que enmarcan sus metas en formas orientadas a la evitación. En parte, esto se debe a que los objetivos de evitación centran nuestra atención en exactamente los resultados desagradables que intentamos prevenir. Como dice el viejo dicho, es importante “mantener nuestros ojos en el premio”, en lugar de insistir en la posibilidad de un fracaso.

4. Nuestras metas deben ser específicas.

Cuanto más específico es un objetivo, más detalla exactamente cuál será el resultado y cómo lo lograremos. El objetivo de “comer sanamente”, por ejemplo, no es tan específico como el objetivo de “comer una porción de verduras con cada comida”.

En general, las personas se desempeñan mejor cuando sus metas son más específicas. En un estudio, se pidió a los estudiantes universitarios que enumeraran 15 metas en las que estaban trabajando en sus vidas. Más tarde, los investigadores evaluaron la especificidad de los objetivos de cada persona en una escala del 1 al 5. También pidieron a los participantes que completaran encuestas que evalúen el estado de ánimo y la salud mental, entre otros resultados. Según los resultados, los participantes con objetivos más específicos experimentaron menos angustia psicológica y depresión.

5. Nuestras metas deben ser consistentes con nuestros valores más preciados.

Los psicólogos usan el término “concordante” para referirse a objetivos que satisfacen nuestros valores más profundos, que a menudo incluyen el crecimiento personal y la cercanía interpersonal. Tales objetivos están en marcado contraste con los objetivos más superficiales que conducen a recompensas extrínsecas como la riqueza, el estado o la fama. De acuerdo con numerosos estudios, es más probable que las personas alcancen metas de concordancia, tal vez porque están más motivadas para esforzarse en alcanzarlas. Las personas con un mayor número de objetivos concordantes también tienden a ser más felices, probablemente porque, en última instancia, sus objetivos son más satisfactorios. Todos tenemos valores diferentes, por supuesto, y no todos nuestros objetivos deben estar alineados con lo que consideramos más significativo en la vida. Pero, si ninguno de sus objetivos lo es, vale la pena considerar si podría hacer algunos cambios, incluso pequeños, para incorporar sus valores un poco más a su vida diaria.

Es un hecho sorprendente y tranquilizador que ninguno de estos cinco consejos tiene nada que ver con el contenido específico de un objetivo. En lo más íntimo, puede ser tentador hacer preguntas como: “¿Son mejores las metas románticas que las metas laborales?” O “¿Es más saludable centrarse en mis relaciones o mis aficiones?” Pero exactamente qué metas tienen menos que ver con si es o no saludable para nosotros que cómo lo configuramos. Con un poco de previsión, se puede hacer casi cualquier objetivo para cumplir con estos cinco criterios, y en última instancia nos ayuda no solo a tener más éxito sino también a estar más satisfechos con nuestras vidas.

  • Los padres deben ponerse de acuerdo sobre cómo criar a sus hijos
  • Hillary Clinton: "¿Narcisista desquiciada?"
  • Cuando la vida cambia en un abrir y cerrar de ojos
  • Los diagnósticos DSM-5 en niños siempre deben escribirse a lápiz
  • Lo que aprendí sobre el alcohol y el alcoholismo en el hospital
  • Cómo vencer la ansiedad naturalmente
  • Descanse para la recuperación
  • Presentamos el blog Haz lo correcto
  • Regreso a la escuela y regreso a la presión
  • Psiquiatría y recuperación
  • El humor es beneficioso, excepto cuando no lo es
  • Hospicio de animales 101
  • Acné y suicidio
  • Juega como si tu salud mental dependiera de ello
  • ¿Los perros de pura raza y de raza mixta muestran diferencias de comportamiento?
  • Convertirse en un generalista espiritual?
  • Cómo hacer amigos con beneficios
  • Ocho hábitos que mejoran la función cognitiva
  • Es bueno que las enfermedades mentales reciban el tratamiento de celebridades
  • Se dice que la abstinencia de antidepresivos afecta a “millones”
  • Apuestas deportivas a través de teléfonos inteligentes
  • El cambio no ocurre durante la noche, sucede en 5 etapas
  • Por qué los introvertidos pueden ser grandes líderes
  • Sesgo terapéutico contra la no monogamia consensuada
  • Conciencia sobre lesiones cerebrales: el tratamiento y la cuestión del seguro
  • Los pasos más importantes para recuperarse de una ruptura
  • Cómo aliviar el dolor crónico con atención plena
  • Mantenerse bien
  • Muriendo de hambre
  • 10 rompecabezas para poner a prueba tu pensamiento de múltiples maneras
  • Bailando el Blues
  • Fortalecimiento de las ataduras que se unen: control de peso
  • La vida 'a demanda' y las necesidades básicas de los bebés
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios importantes de este medicamento?
  • ¿Qué sucederá cuando los robots puedan hacer la mayoría de los trabajos?
  • Predadores de cebo