4 señales de advertencia de que su organización está fallando

¿Pueden los líderes hacer una diferencia y salvar a su organización?

Las organizaciones muy a menudo fallan debido a un liderazgo deficiente. El liderazgo deficiente puede variar desde jefes tóxicos (más sobre liderazgo tóxico aquí) hasta líderes con habilidades deficientes, hasta negligentes que no proporcionan el liderazgo necesario.

¿Cómo podemos saber si nuestro líder está guiando a nuestra organización hacia el desastre?

1. El líder incompetente. El liderazgo sí importa en las organizaciones, y se requieren ciertas competencias para ser un líder exitoso. Piensa en el programa de televisión, The Office y su líder despistado, Michael Scott. Toma malas decisiones, carece de habilidades interpersonales y, a menudo, no entiende la diferencia entre el bien y el mal. ¿Por qué hay tantos líderes incompetentes? Hay muchas razones. Muchas empresas hacen un mal trabajo de selección de líderes. En lugar de centrarse en la competencia, muchos son promovidos a una posición de liderazgo debido a la longevidad o la lealtad. Esa fue la noción detrás del “Principio de Peter”: la idea de que en las organizaciones tradicionales las personas aumentarán su nivel de incompetencia porque recompensamos a los trabajadores por su antigüedad (suponiendo que los empleados de larga data hayan aprendido las habilidades para liderar).

Antídoto: las organizaciones necesitan promover solo a aquellos con habilidades de liderazgo comprobadas y capacitar bien a los líderes.

2. Las (buenas) ratas están abandonando el barco. Las altas tasas de rotación, particularmente si los que se marchan son empleados talentosos y con experiencia, es un indicador clave de una organización que falla. Las causas de la rotación pueden ser muchas: una cultura organizacional tóxica, un liderazgo deficiente, una compensación no competitiva y otros factores.

Antídoto: los líderes deben prestar atención a las señales de advertencia y descubrir qué es lo que está mal. Un primer paso es realizar entrevistas de salida, o encuestas anónimas de empleados, para comprender por qué se van los buenos empleados. El siguiente paso es usar esa información para tomar medidas correctivas.

3. Las ratas (malas) están ejecutando el barco. ¿Qué quiero decir con “ratas malas”? Esto es cuando una organización permite que los supervisores abusivos y los matones no sean controlados. ¿Por qué harían esto? A menudo es porque las “ratas” tienen algún tipo de control o tienen el apoyo de un liderazgo de alto nivel. Los líderes con demasiada frecuencia pasan por alto los comportamientos abusivos e intimidatorios en los empleados porque se los considera (con razón o sin ella) como una contribución a los resultados finales. Cumplir con los objetivos del departamento o de la organización al abusar de los empleados para llegar allí es un signo de una organización en deterioro.

Antídoto: los líderes de alto nivel deben asegurarse de que la organización no está apoyando inadvertidamente a los supervisores abusivos. Debería haber una política de tolerancia cero y no intimidación en todas las organizaciones. [Más sobre el acoso laboral aquí]

4. Los líderes están constantemente apagando incendios. Cuando los líderes siempre están tratando de resolver problemas, en particular los problemas que deberían haberse anticipado de antemano, es un signo de un mal liderazgo y una organización deficiente. En el Modelo de rango completo de liderazgo, esto se conoce como Gestión pasiva por excepción: los líderes esperan hasta que haya un problema antes de actuar e intentar resolverlo. A menudo es demasiado tarde.

Antídoto: Los buenos líderes son proactivos. Se involucran en la planificación estratégica e involucran a otros en ese proceso para que las metas y los objetivos de los líderes y seguidores estén alineados, y para que los problemas potenciales se anticipen y se resuelvan antes de que las cosas se salgan de control. Los buenos líderes trabajan con todos los miembros de la organización para que la organización avance en una dirección positiva. Una vez más, tener a las personas adecuadas en posiciones de liderazgo (y los seguidores correctos a bordo) es la clave del éxito.

  • Cómo ayudar al empático
  • El nuevo trato verde se basa en un miedo que simplemente no existe
  • Ayudando a su transición adolescente de verano a la escuela
  • Lo que un contratista de pisos me enseñó acerca de la vergüenza
  • Cuando nuestros líderes nos fallan
  • No le digas a mamá, la niñera es una falsificación
  • Abrazando tus talentos naturales con realismo
  • Cinco libros sobre el mal escritos por mujeres increíbles
  • Liderazgo fuera de contacto
  • Fantasmas en el patio de la escuela
  • Un método de 5 pasos para abordar el diálogo interno negativo
  • Psicología en el fuego
  • La felicidad es un lugar?
  • 6 razones por las que los niños no ayudan en la casa
  • Clases para padres: útiles a cualquier edad
  • ¿Por qué los jóvenes enojados hacen grandes cuidadores?
  • Cuidados personales: 12 formas de cuidarse mejor
  • El imperialismo intelectual, parte I
  • 6 señales de que es hora de buscar ayuda para su ansiedad
  • Disminuyendo la velocidad a medida que el mundo se acelera
  • Cómo el negocio ha socavado el racismo: la historia de Pepsi
  • Eres una restricción emergente
  • Cómo sucede el compromiso excesivo
  • Seis simples consejos diarios para vivir una vida exitosa
  • Luchando con la religión y la espiritualidad
  • “Familia instantánea”: una película sobre el fomento y la adopción
  • Ansiedad vs miedo
  • Auténtica autoestima y bienestar: Parte V - Fuentes
  • Cincuenta años después, el combate sigue acosando a los veteranos de Vietnam
  • Esa curva de felicidad de la mediana edad? Es más como una línea
  • Tomando el control sabiamente: ¿Puedes ser autoritario y humilde?
  • Por qué nos dividimos en liberales y conservadores
  • Serie de cáncer Parte III: Guía de nutrición para pacientes
  • ¿Cuánto dolor sientes?
  • Prevención del suicidio policial
  • Codependencia: ¿Es hora de un nuevo modelo?